Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Mauricio Macri destacó la “garra” del campo y pidió un “último esfuerzo”

El presidente Mauricio Macri al dar su discurso en la Jornada Nacional del Agro 2018. (NA) El presidente Mauricio Macri al dar su discurso en la Jornada Nacional del Agro 2018. (NA)

El presidente ratificó el rumbo económico, al indicar que “no hay otro” y advertir: “Somos la generación que no se va a volver a engañar”. En referencia al impuesto a las exportaciones admitió que era “perverso” y “malísimo”, pero que no queda otra alternativa. Fue en el marco de la apertura de la Jornada Nacional del Agro 2018.


BUENOS AIRES, (NA) - El presidente Mauricio Macri destacó ayer la “garra” del “campo” al encabezar el acto de apertura de la Jornada Nacional del Agro 2018 y le pidió al sector un “último esfuerzo”, al hacer referencia al nuevo impuesto a las exportaciones.

Al respecto, pidió el “último esfuerzo temporal” en referencia al impuesto a las exportaciones que definió como “perverso” y “malísimo”, en presencia del titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa.

El presidente ratificó el rumbo económico, al indicar que “no hay otro” y advertir: “somos la generación que no se va a volver a engañar”.

Macri elogió participar de “una reunión más de la gran familia del campo que entiende la importancia de la cultura del trabajo, el esfuerzo, el valor de la palabra y del no aflojar”.

Además, expresó que el sector agropecuario está “haciendo gala de esa garra y convicción de que no se puede parar, y de apostar al futuro, están yendo por la revancha del trigo”, tras remarcar el “año difícil por la peor sequía” que padeció el campo después 50 años “que afecto no solo a los productores, a sus pueblos, comercios y toda la industria que rodea al campo”.

“Dada la emergencia le he tenido que pedir a los que tienen mayor capacidad, este último esfuerzo temporal de un impuesto malísimo, perverso porque va en contra de lo que queremos, desarrollar cada economía regional y creando empleo de calidad”, afirmó Macri.

Al respecto, sostuvo que ello permitirá “acompañar una transición y terminar con 70 años de engaños, frustraciones, no enfrentar la realidad, de gastar más de lo que tenemos, creando impuestos distorsivos que destruyen la creación de empleo formal”.

El primer mandatario precisó, además, que “tuvimos una serie de tormentas internas y externas, deteniendo al sector”, y destacó que a pesar de eso “van por una cosecha histórica”, llegando “cada vez a más mercados”, tras subrayar que “este es el rumbo”.

Macri indicó también que “en esta transición, donde estamos trabajando con los gobernadores e intendentes, con toda la autoridad, ustedes tienen que estar sentados a la mesa y decir queremos ver que se hagan las reformas estructurales”.

“Hoy estamos viendo las tasas de interés, que están castigando las Pymes y emprendedores, por un estado desequilibrado que se lleva toda la plata que hay y nos somete al flagelo de la inflación que no hemos podido erradicar, porque tenemos que erradicar el problema estructural”, precisó.

“En esta tarea de llegar a un equilibrio presupuestario y empezar una baja de la inflación nos traerá un sistema financiero que empiece a ayudar y acompañar a los que puede crecer y desarrollarse” y propiciar la “creación de trabajo formal”, indicó.

“Cada obstáculo que recibimos y superamos nos fortalece, especialmente donde los argentinos decidimos un cambio profundo”, afirmó el jefe de Estado, quien pidió “sembrar una nueva Argentina”, pero aclaró que para eso “hay que desmalezar, sacarnos de encima la resignación, las trabas y el escepticismo”.

Macri hablo al sector agropecuario en el Palacio de Aguas Corrientes, en el marco del encuentro organizado por (CRA) bajo el título “Competitividad, un objetivo a lograr”.

Desde allí, el Jefe de Estado se refirió a la proximidad de la Cumbre del G-20 que se hará a fines de noviembre, en ese sentido, indicó que “ahí planteamos que queremos ser parte de la seguridad alimentaria”.

En ese sentido, sostuvo que “tenemos la capacidad” para hacerlo, y seguidamente afirmó que “el mundo está prestándonos atención” y planteó “demostrar” que “de verdad aprendimos y crecimos y que no vamos a seguir repitiendo los mismos errores”.

“Es el momento en el cual tenemos que demostrar que acá estamos y que de verdad aprendimos y crecimos y que no vamos a seguir repitiendo los mismos errores”, enfatizó Macri.

El primer madnatario pidió mantener “el camino” porque “no hay otro” y advirtió que “somos la generación que no se va a volver a engañar”.

Advirtió además que “todos queremos un país que también deje de pensar en que las pymes son buenas y las grandes empresas son males porque el país va a crecer si muchas de esas pymes se transforman en grandes empresas, si no no hay crecimiento”.

“Lo que hay son buenos o malos empresarios, lo que hay son buenos o malos políticos, buenos o malos jueces y así en todos los órdenes de la vida”, subrayó.

 

Gabinete

Por otro lado Macri encabezó ayer una de las habituales reuniones de coordinación de Gobierno, que contó con la presencia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recuperado tras haber estado internado por “un dolor abdominal y torácico”.

Luego de participar del acto de apertura de la Jornada Nacional del Agro 2018, realizada en el Palacio de Aguas Corrientes, Macri regresó a la Casa Rosada para mantener la tradicional reunión de coordinacion de Gobierno, que desde los cambios en el Gabinete incluye a todos los ministros.

En esta ocasión, además de los titulares de las distintas carteras y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, también estuvo en la reunión en el Salón de los Científicos Argentinos la vicepresidenta, Gabriela Michetti, aunque se destacó la presencia de Dujovne.

El propio jefe de Estado, sonriente, publicó a través de su cuenta de la red social Twitter una foto de la reunión en la que se lo ve sentado entre el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y Marcos Peña.

El titular del equipo económico del Gobierno había pasado la noche del pasado martes internado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento, en el barrio porteño de Recoleta.

El funcionario nacional había concurrido a esa institución médica luego de sentir un “dolor torácico y abdominal”, por lo cual lo sometieron a una “angiotomografía de tórax y abdomen” y una “coronariografía”, estudios que arrojaron “resultados normales”.

En el encuentro con los ministros, el jefe de Estado repasó la situación económica y social actual, en lo que hace al próximo envío del Presupuesto al Congreso y a la asistencia y planes sociales para los sectores más vulnerables, principalmente.

Las reuniones de coordinación de Gobierno solían ser de la denominada “mesa chica” de la Casa Rosada, que integraban Mario Quintana y Gustavo Lopetegui: sin embargo, tras los cambios de comienzos de mes, pasó a ser una reunión de Gabinete diaria.