Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Murió a los 92 años el histórico dirigente peronista Antonio Cafiero

Comenzó a militar en el PJ en 1944 y desde 1951 ocupó distintos cargos públicos, entre los que se destacó su paso como ministro por los gobiernos de Juan Domingo Perón y María Estela Martínez, por la gobernación bonaerense y por el Congreso, donde formó parte de las dos cámaras hasta 2005. Sus restos serán sepultados en el cementerio de San Isidro.

El histórico dirigente peronista Antonio Cafiero falleció ayer a los 92 años, tras haber sido internado de urgencia días atrás debido a una afección pulmonar y la presidenta Cristina Kirchner decretó dos días de duelo nacional. Los restos del exgobernador bonaerense son velados en el Salón Azul del Senado de la Nación hasta hoy alrededor de las 10:00, cuando se prevé el traslado de sus restos al Cementerio de San Isidro, donde descansarán junto a los de su esposa.

El exsenador era padre de diez hijos, entre los cuales se encuentra el saliente embajador argentino en el Vaticano, Juan Pablo Cafiero, que confirmó a la prensa que su padre había sido internado hacía dos semanas en terapia intensiva en el sanatorio Las Lomas, de San Isidro, a raíz de “una complicación pulmonar de la que no pudo salir”.

Cafiero comenzó a militar en el Partido Justicialista en 1944 y desde 1951 ocupó distintos cargos públicos, entre los que se destacó su paso como ministro por los gobiernos de Juan Domingo Perón y María Estela Martínez, por la gobernación bonaerense y por el Congreso, donde formó parte de las dos cámaras hasta 2005.

“Demostró que lo importante es sostener un ideal, un compromiso, y llevarlo adelante con generosidad, con amplitud. Esperamos que se lo recuerde como un hombre de la democracia, que se le reconozcan sus luchas, que supo hacer docencia. El era un enamorado de la causa de Juan y Eva Perón y hasta la muerte siguió ese camino”, sostuvo Juan Pablo Cafiero en las puertas del Congreso.

Tras conocerse la noticia del fallecimiento, dirigentes de todos los sectores políticos lo despidieron con elogios y destacando su legado político, mientras que la presidenta Cristina Kirchner decretó dos días de duelo nacional.

Referente de las distintas etapas del Partido Justicialista en las últimas siete décadas, Cafiero se había alejado de los primeros planos de la política hacía tiempo, aunque se había dado el gusto de celebrar sus 90 años en su casa en el Partido bonaerense de San Isidro junto a referentes de distintos sectores del peronismo y personalidades de todos los ámbitos de la política.

Luego de confirmar que los restos de su padre descansarán en el Cementerio de San Isidro, Juan Pablo Cafiero formuló un pedido muy especial al solicitar que “no se envíen ofrendas florales sino una donación al Hospital Materno Infantil Ana Goitía de Avellaneda. 

 

Discípulo de Perón 

Antonio Francisco Cafiero, discípulo y amigo personal del general Juan Domingo Perón, fue una verdadera leyenda del movimiento nacional justicialista y con su vida se despide a uno de los últimos exponentes del primer peronismo.

A los 92 años, cumplidos el 12 de septiembre pasado, el “Tano” Cafiero atravesó la historia del peronismo en todas sus etapas y se convirtió en el dirigente justicialista con más camino recorrido: fue diputado, senador, gobernador, embajador, candidato presidencial, fue perseguido y estuvo preso, se lo vio en el poder y en la oposición.

Con una familia compuesta por diez hijos unos cuarenta nietos y bisnietos, padre de los también políticos Mario Cafiero y Juan Pablo Cafiero, inmortalizó la frase “no me gorilee”, cuando un periodista lo consultó sobre los incidentes en el traslado de los restos de Perón a San Vicente, y hacía tiempo que no se lo veía en actos públicos.

Comenzaría a militar en el justicialismo desde la marcha del 17 de octubre de 1945, que dio origen al “Día de la Lealtad”, aunque no obtendría un cargo de alto rango dentro del partido hasta 1962, cuando fue nombrado secretario político del Consejo Supervisor y luego coordinador del Movimiento Nacional Justicialista, en épocas donde el peronismo se encontraba con su líder a varios kilómetros de distancia.

Obtuvo cargos públicos desde el primer gobierno de Perón, cuando, siendo muy joven, entre 1948 y 1951, fue designado como consejero financiero en la embajada argentina en Washington, para luego quedar al frente de la Cancillería hasta el Golpe de 1955, cuando fue privado de su libertad durante un año. A partir de entonces y hasta 1973 militó activamente en la “resistencia peronista” e, incluso, visitó en varias oportunidades a Perón en su exilio hasta su regreso a la Argentina.

En 1973 fue nombrado presidente de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro; fue más tarde secretario de Comercio de la Nación, interventor federal de Mendoza entre agosto de 1974 y mayo de 1975, ministro de Economía de la Nación (1975-1976) y finalmente embajador ante la Santa Sede en 1976, cargo al que debió renunciar otra vez debido al golpe militar, que volvió a privarlo de su libertad.

En 1983, con la restauración democrática, Cafiero lideró el Movimiento Unidad, Solidaridad y Organización (Muso); fue precandidato presidencial y en la Provincia de Buenos Aires su sector fue derrotado por Herminio Iglesias.

Después de la derrota del PJ en 1983, fundó junto a otros dirigentes del peronismo, la “Renovación Peronista” y en las elecciones legislativas de 1985 encabezó la lista de Diputados Nacionales por Buenos Aires por el Frente Renovador Justicialista, por la que resultaría electo.

En 1987 sería elegido gobernador bonaerense, un triunfo que fue un hito para el partido en tiempos en que la presidencia era ocupada por el radical Raúl Alfonsín, y también fue electo presidente del Consejo Nacional del PJ.

Un año después fue precandidato a presidente por el PJ en una fórmula con José Manuel de la Sota, aunque en las internas resultó derrotada por la de Carlos Menem y Eduardo Duhalde: ocupó entonces la presidencia del Consejo Provincial del PJ bonaerense y también nacional hasta su designación como embajador en Chile, cargo que desempeñó hasta 1993, cuando asumió una banca en el Senado Nacional hasta 2001.

El 2 de abril de 2009, en ocasión del sepelio del expresidente Alfonsín, su adversario político durante los años 80, pronunció un discurso donde afirmó: “Yo tuve dos maestros en la vida, que me enseñaron todo lo que sé o mal sé. Uno se llamó Juan Domingo Perón, el otro Raúl Alfonsín”.

Cafiero también estuvo en octubre de 2010 en la despedida del expresidente Néstor Kirchner, a quien recordó entonces como un “amigo”: “El paso de él por la vida argentina no ha sido en vano. Es un hombre que ha dejado sus huellas imborrables en la historia argentina. Nos ha dado un ejemplo de lo que debe ser el político que es fiel a sus convicciones”, sostuvo.

Se despide uno de los principales símbolos del PJ, que vio morir a Perón y Evita, a quienes acompañó hasta el final: será ahora homenajeado por sus compañeros de todos los peronismos posibles y también de otras fuerzas que reconocen su trayectoria no sólo como estadista sino, especialmente, como hombre de la democracia. 

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, decretó ayer dos días de duelo en el ámbito de la provincia, con motivo del fallecimiento del exgobernador Antonio Cafiero.