Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

40 años de Aloe & Rodríguez, una marca registrada y señera del mercado inmobiliario

Los referentes y trabajadores de la inmobiliaria posan en el local de de calles Dorrego y San Nicolás, espacio que ocupan hace más de una década.  (LA OPINION) Los referentes y trabajadores de la inmobiliaria posan en el local de de calles Dorrego y San Nicolás, espacio que ocupan hace más de una década. (LA OPINION)

En la compra venta de un inmueble la confianza supera en incidencia a cualquier otro aspecto del negocio. Lo mismo sucede con un bien que se dispone en alquiler. Por eso, llegar a los 40 años en el rubro significa haber hecho las cosas de manera irreprochable. Emplazada en Dorrego y San Nicolás, con Héctor “Lolo” Rodríguez al frente, la firma sostiene principios claves de esta actividad: profesionalismo, cordialidad y una acertada interpretación de la demanda de los ciudadanos.


Ayer, la inmobiliaria Aloe & Rodríguez cumplió 40 años desde su fundación, de la mano de Fredi Aloe y Héctor “Lolo” Rodríguez.
Dentro del mercado inmobiliario que se desarrolla en la ciudad de Pergamino, Aloe & Rodríguez es una empresa vigente, que además ha crecido para convertirse en señera en el rubro, tanto por su permanencia como por su solidez a través de las vertiginosas etapas de esta Argentina.
Este emprendimiento no dejó de progresar desde ese día primaveral en que el querido y recordado Fredi Aloe y Héctor “Lolo” Rodríguez decidieron congregarse monetaria y amistosamente para conformar una sociedad dedicada exclusivamente al ofrecimiento de servicios inmobiliarios.

La génesis
Como todas las empresas de este bendito país, la inmobiliaria atravesó significativas dificultades que compensó con numerosos logros obtenidos. En diálogo con LA OPINION, Héctor “Lolo” Rodríguez efectuó un balance del desarrollo de la sociedad y contó sobre la actualidad de la firma.
“Un 21 de septiembre, en un Día de la Primavera de 1979, inauguramos la inmobiliaria en avenida Roca entre Azcuénaga y Moreno”, contó Rodríguez y recordó sobre el inicio de la firma: “Era empleado de la sociedad que tenía Fredi Aloe y Ramón Monclús, del rubro inmobiliaria. Cuando volví del Servicio Militar trabajé en la parte de venta de hacienda; en esa época ese negocio no arrojaba buenos resultados y fui convocado para dedicarme específicamente a la comercialización de propiedades, lo que significó un gran desafío para mí porque no tenía mucha idea de construcción y menos de la venta. Fui aprendiendo mucho de Fredi sobre las estrategias de comercialización”, expresa Rodríguez sin dejar de reconocer sus propias aptitudes: “Yo tenía una fuerte vocación de comerciante. Toda mi vida soñé con ser vendedor, no sabía de qué pero sí sabía que iba a comercializar y a ser independiente en mi labor”, afirma.
Sus primeros pasos como vendedor fueron en el rubro del seguro y luego en el rubro inmobiliario.


Héctor “Lolo” Rodríguez es uno de los fundadores y quien dirige los destinos de la firma pergaminense. (LA OPINION)

Sociedad
Con el paso del tiempo y la buena relación que supieron construir y solidificar, Rodríguez y Aloe decidieron formar su propia sociedad y así crearon la inmobiliaria que, hasta estos días, lleva como denominación los apellidos de ambos. “Fredi era una persona experimentada y con una vasta trayectoria y yo un joven proactivo, con muchas ganas de trabajar y progresar”, señaló como la fórmula para el éxito que luego cosecharían.
La de Aloe fue una presencia determinante en la vida de “Lolo” Rodríguez: “Me ayudó mucho a crecer, no solo en lo profesional sino también en lo personal porque teníamos una relación muy especial, como de padre a hijo. Y a pesar de la diferencia de edad nos llevamos muy bien”. Cabe señalar que Fredi Aloe falleció el 1º de junio del año pasado; su hija Rosana trabaja en la oficina.
La inmobiliaria atravesó sus primeras décadas de vida sobre la actual Avenida de Mayo hasta que compraron la planta baja del local ubicado en San Nicolás y Dorrego. Tiempo después adquirieron la planta alta de ese mismo edificio, y la estructura total fue refaccionada a nuevo, como se la ve hoy.
La confianza y el trabajo comprometido son sellos distintivos de Aloe & Rodríguez, y ambas cualidades son las que permitieron que el paso del tiempo no haga más que acrecentar el renombre de la firma. “Fredi era una persona muy creíble, muy seria y conocida. Aprendí mucho de él y yo tenía el ímpetu de un joven con ganas de trabajar. Ese modo de complementarnos, sumado a que los tiempos que corrían no eran tan difíciles en lo económico y que no había gran cantidad de inmobiliarias, permitieron que pudiéramos crecer rápidamente”, contó Rodríguez.

Innovar para crecer
Conforme avanzaron los años, con la responsabilidad de administrar más de cerca la sociedad, Rodríguez decidió abrir el espectro de trabajo y fue así que incursionó en la construcción. “Comenzamos a armar fideicomisos, con la ayuda de profesionales empezamos a construir diferentes inmuebles. Todo ello después de 2001, cuando la construcción mostraba vestigios de reactivación”, explicó el entrevistado.
Las nuevas actividades que emprendió la inmobiliaria se dieron en el marco del progreso y de la innovación ya que la ciudad mostraba signos de crecimiento, de expandirse hacia zonas recientemente urbanizadas e incluso por urbanizar. Era necesario acompañar ese proceso, atendiendo la demanda de los pergaminenses. “Siempre entendimos que teníamos que trabajar en el acompañamiento de la necesidad de las personas. Hay que comprender la demanda. El incursionar en cosas nuevas nos hizo obtener buenos resultados”, sostuvo Rodríguez. Y sobre la demanda ciudadana contó que fue cambiando con el paso de los años. “En la actualidad prevalecen los barrios cerrados, en la zona céntrica los pergaminenses optan por vivir en departamentos. Todo depende mucho de la seguridad, que es prioritaria para las personas a la hora de elegir y de la comodidad también”, comentó.
La proliferación de barrios cerrados es una nota distintiva del Pergamino de los últimos años, que por cierto no es tan visible en otras ciudades de la zona. En este marco es dable destacar la innovadora propuesta de la que ha sido parte Aloe & Rodríguez con la materialización del proyecto Agora, edificios conformados por amplias unidades, con espacios compartidos como piscina, salón de usos múltiples, sauna, espacios verdes, seguridad las 24 horas, características similares de un barrio cerrado pero con la tipología de departamentos urbanos.

Crecimiento fluido
A través del tiempo, la inmobiliaria supo afianzarse en el mercado local logrando constituir una clientela que permitió a la firma crecer en el negocio con bastante fluidez, aunque también han debido soportar los vaivenes de la cambiaria economía argentina. El esfuerzo y el sacrificio de cada uno de los trabajadores de la firma, y la implementación de una óptima y transparente administración, hicieron que los obstáculos que se presentaran durante el escenario conflictivo fueran franqueados. “Cuando se han ofrecido créditos hipotecarios nos ha ido mejor que en los tiempos en que no se ofrecen estas líneas que son importantes para que las familias puedan acceder a su vivienda”, señaló Rodríguez.

Cumplir con la gente
Los mayores y más significativos logros que tuvo la firma no fueron aquellos relacionados con las ganancias y la economía sino los concernientes a los valores que desde la inmobiliaria se intentan transmitir a diario porque son ellos los que fidelizan y aumentan la clientela. Y para poder generar esos sentimientos en la gente, el recurso humano debe poder encarnarlos. “Contamos con un equipo de trabajadores que tienen la camiseta puesta, conformado por Sergio, Ignacio, Elsa, Carla, Andrea, Rosana. Entre todos congeniamos y aplicamos una filosofía de trabajo que viene desde la fundación de esta firma: cumplir con la gente. Podemos tener errores como cualquiera pero no hacemos nada de mala fe. Continuamos con la premisa de la labor seria y responsable”, afirmó Rodríguez.
Como contrapartida se encuentra la confianza que toda la comunidad pergaminense deposita en la empresa luego de reconocer su labor seria y comprometida: “Somos agradecidos a los ciudadanos. Si llegamos donde llegamos es por la gente, por la confianza y seguridad que ellos nos brindaron. Esto nos pone muy contentos y nos incentiva a seguir creciendo”. Dicho crecimiento se hace visible en las ganas de seguir progresando e innovando en el mercado al mismo tiempo que incorporando a las nuevas generaciones ya que el propósito fundamental que hoy persigue “Lolo” es que “Aloe & Rodríguez permanezca en el tiempo”

Un buen legado
Por último y con tono de expectativa, Rodríguez, que ha pasado con su empresa por todo tipo de vaivenes, instó a que los argentinos tengamos fe en el país: “Se viven momentos muy difíciles pero tengamos esperanza de que las cosas vayan a encontrar otro rumbo. Hay que mirar para adelante, con esfuerzo y sacrificio vamos a poder a progresar. Este ejemplo es el mejor legado que podemos dejarles a nuestros hijos”.

Viaggio Espresso