Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

A 23 años de la inundación, este sábado será el acto en memoria de las víctimas

El acto conmemorativo se realizará en el monolito ubicado en calles Estrada y Bombero Esquivel. (ARCHIVO LA OPINION) El acto conmemorativo se realizará en el monolito ubicado en calles Estrada y Bombero Esquivel. (ARCHIVO LA OPINION)

La ceremonia en conmemoración de las víctimas del fenómeno climatológico es organizada por la Cosopper y tendrá lugar en el monolito que fue erigido para recordar el bombero Fernando Esquivel (calles Fernando Esquivel y Estrada), a partir de las 11:00.


A 23 años de la inundación del 7 de abril de 1995, mañana, se desarrollará el acto que cada año organizan los integrantes de la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergamino (Cosopper).
La ceremonia en conmemoración de las víctimas de la peor inundación que atravesó nuestra ciudad se llevará adelante mañana, a las 11:00 en el monolito que fue erigido para recordar el bombero Fernando Esquivel (calles Fernando Esquivel y Estrada).
Luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, durante el acto, Carlos Gordón de la Cosopper hará un homenaje a las víctimas del fenómeno climatológico mientras que Walter Servidía contará el estado de situación de las obras pluviales que se realizan en pos de prevenir inundaciones.
También se colocará una ofrenda floral en memoria de los fallecidos.
Se hace extensiva la invitación a las autoridades locales, representantes de instituciones, organizaciones sociales y comunidades educativas. La actividad no se suspenderá en caso de lluvia.

Un antes y un después
Mañana se conmemorará el vigésimo tercer aniversario de la trágica inundación. El 7 de abril de 1995, la ciudad clareaba bajo el agua, que provocaran los 300 milímetros caídos en un lapso de dos horas y media. Sin dudas este hecho marcó un antes y un después.
Todos los pergamineneses, directa o indirectamente, se vieron perjudicados por este fenómeno que alteró la cotidianeidad de los habitantes.
El cruel suceso se llevó cuatro vidas. Primeramente la del bombero voluntario, Fernando Tomás Esquivel, quien, durante tareas de salvataje, fue arrastrado por la fuerte corriente de agua de Avenida Colón y la antigua calle Honduras, que ahora lleva su nombre. También es importante destacar la figura de Claudio Herro, el civil que, en un acto heroico por intentar salvar la vida de un niño de 8 años (Matías Rodríguez), sufrió la brutalidad del agua. Ese episodio tuvo un desenlace fatal al cobrarse la vida de ambos individuos. La última víctima fue Faustina Masciota de Ponterino, una anciana que encontraron muerta en su hogar.

Marcas
La inundación fue un suceso que dejó marcas en la sociedad, en la que hubo 3.000 personas evacuadas, 4.000 autoevacuados y una enorme cantidad de damnificados.
Cada 7 de abril, los habitantes, recuerdan con tristeza los hechos acaecidos. Sucesos que quedan grabados en esa memoria a largo plazo que posee cada uno.
Cada pergaminense recuerda aquella atípica mañana que imprimió en nuestra historia, la angustia y el dolor que no se irán jamás. Las fuerzas de la naturaleza se ensañaron con esta ciudad y dejaron pérdidas materiales y valiosas lesiones humanas. A pesar de que han transcurrido muchos años, y que la inundación forma parte de la historia, a los pergaminenses les resulta costoso borrar las cicatrices que el intenso hecho causó.