Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

A la espera de medidas que protejan la industria, la confección celebra su día

Martín Benavídez, secretario general del Sutiv delegación Pergamino. (LA OPINION) Martín Benavídez, secretario general del Sutiv delegación Pergamino. (LA OPINION)

El secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de la Industria del Vestido dio distintas referencias sobre lo que significa la jornada en honor de los obreros de este sector productivo tan gravitante en nuestra ciudad, en momentos complicados como el presente, con falta de puestos laborales. El control sobre la importación haría la diferencia.


Con la incertidumbre que acompaña a diario al trabajador de la confección, debido a la inestabilidad que la producción que hace pender de un hilo cada puesto laboral, hoy hay espacio para la celebración. Por la extensión de esta actividad en nuestra ciudad, prácticamente todas las familias tienen un allegado, familiar o amigo, a quien felicitar hoy. Tal es la trascendencia que tiene el rubro en la historia productiva de Pergamino.
“Siempre es una fecha cargada de sensaciones porque recordamos cada una de las cosas que se vivieron cuando la ciudad era referencia indiscutida por la gran cantidad de prendas que se elaboraban”, manifestó Martín Benavídez, titular de Sindicato Unico de Trabajadores de la Industria del Vestido (Sutiv), en diálogo con el Diario.
El sindicalista, que ya lleva varios mandatos al frente de la entidad, asegura que su preocupación pasa porque al obrero de la confección no le falte nada, “por tal motivo nos abocamos a lograr mejoras permanentes en sus condiciones laborales, ya sea en talleres de costura chicos como en las grandes empresas que se encuentran instaladas en esta región”.
En lo que respecta a la situación actual, Benavídez indicó que no hay en estos momentos una “estabilidad concreta” y que padecen “los avatares de la economía que genera despidos por la importación desmedida de prendas de vestir”. Dice que “no hay una política que defienda la industria argentina en todos sus sentidos”.

Con el empresario también
“Hablar de confección es especial para Pergamino por lo que significa la historia; acá se logran productos de excelente calidad y reconocimiento internacional provocando cierta satisfacción porque sabemos que, del otro lado de la máquina, tenemos personal que con muchísimo esfuerzo dedican sus horas de trabajo para lograr la prenda perfecta que se comercializa en las principales capitales”, reconoció Martín Benavídez durante la nota que se llevó a cabo en la sede gremial de calle Pueyrredón al 300.
Al tiempo que sostiene que los operarios del sector “no están bien” y que “el cese de las actividades golpea sus hogares”, plantea que para que a todos les vaya mejor, a la patronal le debe ir mejor:”Es por eso que además acompañamos también a los empresarios que tienen dificultades con su pequeño taller, y si está al alcance de nuestras manos lo asesoramos porque muchas veces la compañera trabajadora tiene necesidades que ese industrial sin ayuda no puede satisfacer”.
Asegura Benavídez que el Sutiv es un gremio que coopera siempre en lo que puede: “Hablamos en reiteradas oportunidades con los propietarios para que no despidan al obrero buscando alternativas y hay veces en que tenemos respuestas alentadoras”.
Para ejemplificar que su defensa del trabajador no es en contra del empresario, comentó cómo fue la negociación salarial en este difícil momento: “En estos días cerramos un aumento anual del 27 por ciento, que resulta insuficiente, pero es lo que se obtuvo, aunque no cerraremos nunca las puertas del diálogo y la negociación con las cámaras empresariales”, dijo el secretario general.
No obstante la propensión al diálogo y al acuerdo cuando se trata de mediar entre lo que un empleado debiera cobrar y lo que el empresariado puede pagar, son inflexibles en cuanto a leyes sociales se trata: “Trabajamos todos los días de manera intensa para recuperar aportes y contribuciones destinadas a la obra social dado que es un bastión primordial en el marco de los servicios que brindamos a la gente, hay atrasos en los pagos y esto repercute en todos los prestadores de salud que en muchos casos comprenden la buena voluntad gremial y siguen atendiendo al compañero”, reconoció Benavídez.
La misma inflexibilidad es la que se ejerce para con el trabajo informal: “No admitiremos nunca la clandestinidad laboral ni muchos menos que la gente desarrolle sus tareas en un lugar que no cuenta con las normativas vigentes; el compañero que no tiene recibo de sueldo queda al margen de numerosos beneficios que le corresponden porque son derechos adquiridos a lo largo de la historia”, resaltó Benavídez que además alentó a ser parte de las actividades gremiales.

Maneras de estar cerca
“Hoy estamos desarrollando con mucho esfuerzo el torneo de fútbol de la ‘costurera’, con equipos locales y de la zona, con árbitros oficiales y un formato de doble eliminación. Queremos recuperar la confraternidad con la gente, que el compañero venga, nos cuente su situación y ahí trataremos de estar al lado en todo lo que el Sutiv pueda hacer”, indicó el secretario general. “Por eso en esta jornada tan especial siento el compromiso más que nunca de hacer extensivo el saludo a los trabajadores de la costura y sus familias, a aquellos que a diario se sientan detrás de la máquina para producir en tiempos difíciles. Pero también sabemos que un número importante de compañeros no la están pasando bien, y es ahí donde más tenemos que estar para recuperar las fuentes laborales que se perdieron evitando además que se sigan cerrando talleres y fábricas en la Argentina”, concluyó Martín Benavídez.

Viaggio Espresso