Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

A nivel hospitalario crece la atención de cuadros respiratorios pediátricos

La consulta ambulatoria por patología pediátrica se concentra por las tardes en el Consultorio 24. (LA OPINION) La consulta ambulatoria por patología pediátrica se concentra por las tardes en el Consultorio 24. (LA OPINION)

Está en marcha el Plan de Contingencia para el control de las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas. Se observa un crecimiento en el número de casos de bronquiolitis. Es alto el nivel de demanda en el Consultorio 24, donde se concentra la asistencia de bebés y niños. Aún se aguarda por el pico estacional.


Con el invierno recién llegado, en el sistema público de salud ya se aplica la estrategia para el abordaje de las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (Irab) con un seguimiento minucioso de patologías que afectan a la población pediátrica y que en algunos casos, por su gravedad, ponen en riesgo la vida. La “Contingencia Irab”, como se conoce el programa que anualmente implementa el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires en efectores del sector público, se puso en marcha a principios de este mes y estará vigente hasta el 31 de agoto inclusive. Para conocer cómo está funcionando esta estrategia sanitaria, LA OPINION tomó contacto con la médica pediátrica Silvina Rocha, que coordina el programa a nivel hospitalario. De acuerdo con su testimonio, y tal como había sido anticipado por autoridades de la cartera sanitaria y especialistas del campo de la epidemiología, en la temporada 2018 se observa un mayor nivel de demanda en la consulta y una virulencia marcada de los virus respiratorios, fundamentalmente aquel que causa la bronquiolitis en los pacientes menores de 2 años.
En el Hospital San José la atención de la patología respiratoria pediátrica se asiste de lunes a lunes de 17:00 a 21:00 en el Consultorio 24, identificado como “consultorio Irab”. A este espacio hay que sumarle la atención por Guardia y la habitual que se realiza a través de los consultorios externos. El promedio diario de consultas, solo en el consultorio exclusivo para Irab, es de 40 asistencias por tarde, una cifra sensiblemente mayor a la de años anteriores para la misma época. A nivel hospitalario se observa una curva creciente de internación, aunque por las características del programa y la consulta temprana, la mayoría de los casos se resuelven en forma ambulatoria con un seguimiento minucioso y la provisión de la medicación que requieren el tratamiento de la bronquiolitis y los cuadros respiratorios más frecuentes en la población pediátrica.

-¿Cómo están trabajando en el Hospital en el marco del Plan de Contingencia Irab?
- Estamos trabajando bien, manejando la estrategia con una dinámica similar a la de años anteriores. Se trabaja tanto en la atención de consultorio como en la internación. El consultorio Irab, que funciona año a año cada vez que se pone en marcha esta contingencia, ayuda a concentrar la atención de la patología respiratoria pediátrica y descomprime el trabajo de la Guardia Pediátrica.
-¿Cuál es el nivel de demanda que observan en el primer mes de funcionamiento de la contingencia?
-En lo que va de la contingencia -que comenzó hace menos de un mes- la demanda que observamos es muy alta. En el Consultorio 24, que es el consultorio Irab, atendemos por tarde entre 35 y 40 consultas, un número que es sensiblemente mayor al de años anteriores al inicio del programa. Este es un espacio de atención médica y de enfermería que funciona de lunes a lunes, en una franja horaria que va de 17:00 a 21:00 horas, es decir que no tiene descanso ni fines de semana ni feriados, y lo que observamos es un nivel de demanda mucho mayor al del año pasado. Otro dato que llama la atención es que los pacientes que llegan son cada vez más chicos. Tenemos bebés de menos de un mes cursando cuadros de bronquiolitis. En este consultorio recibimos bebés recién nacidos y chicos hasta los 14 años y abarcamos todo el abanico de las patologías respiratorias.
-¿Cuáles son los factores a los que se atribuye este crecimiento en la demanda?
-Se atribuye a múltiples factores. Nos habían avisado que desde el punto de vista epidemiológico iba a ser una temporada de más virulencia de los virus respiratorios. Pero estamos observando un pico importante del virus que causa la bronquiolitis. Estábamos advertidos de esta situación, incluso el Hospital Garrahan hace unos días señaló que estaban sin camas de internación. Ellos tuvieron el pico antes que nosotros. Pero aquí desde la semana pasada se observa muchísima demanda.
-¿Esta mayor demanda se traduce en una mayor tasa de internación?
-Eso es relativo, porque la función del Irab precisamente es esa: disminuir la internación. La Contingencia Irab es una estrategia sanitaria basada en una atención muy personalizada del paciente al que vemos a diario. El bebé o el niño, en la medida que su estado de salud lo permita, transcurre el cuadro en su casa con la medicación que se le provee y se lo asiste en controles que se indican en forma periódica y en los que se evalúa su evolución. En virtud de ello la internación no es tanta como cuando no existía este programa. Ahora la internación se da en casos puntuales, aunque precisamente por la virulencia de los cuadros en estos días hemos experimentado un crecimiento en la hospitalización de niños en la sala de internación de Pediatría.
-¿Cuál es la dinámica de la atención de los pacientes que llegan?
-En el consultorio lo ve un médico, una enfermera le aplica la serie de tratamiento que corresponde, se le dan las indicaciones a la familia y se les provee la medicación para que la puedan administrar en domicilio. Y se los convoca para la realización de los controles-que se dan en un mismo día, cada 24 ó 48 horas según el estado del niño y su evolución-. Esto asegura un seguimiento muy riguroso de cada cuadro.

Un equipo reforzado
Para la implementación del Plan de Contingencia Irab en el Hospital San José se diagramó un esquema de atención que supuso el refuerzo de personal de distintos servicios, con recursos que vienen del Ministerio de Salud para la ejecución del Programa.
-¿Se refuerza el plantel de personal para la implementación del programa?
-La estrategia se lleva adelante con personal del propio Hospital. Lo que se hizo fue estructurar otra carga horaria. Al recurso humano afectado a este programa se le paga un extra con fondos que llegan del Ministerio de Salud. Esto contempla personal médico, enfermería ambulatoria y de internación -para reforzar el personal de Neonatología, Terapia Intensiva Pediátrica y sala de internación de Pediatría-, kinesiología y laboratorio.
-¿Hasta cuándo estará vigente el Plan de Contingencia?
-Comenzó este mes y estará vigente hasta el 31 de agosto inclusive.
-¿Las consultas se dan por demanda espontánea?
-Algunos pacientes llegan por demanda espontánea y otros derivados por los Centros de Atención Primaria de la Salud (Caps). Hay gente que lleva los chicos a la sala durante la mañana y en función del estado de los chicos y del horario de funcionamiento del consultorio de Irab en el Hospital, los mandan para acá para hacer el seguimiento que generalmente luego se continúa aquí. Hay que tener en cuenta que el ciclo de la bronquiolitis tiene más o menos siete días, y requiere de un seguimiento clínico muy minucioso. Los controles los realizamos cada 24 ó 48 horas, tenemos bebés de menos de un mes con bronquiolitis y a ellos los controlamos muy de cerca porque el riesgo de vida es muy alto.

El tabaquismo es un factor de riesgo muy difícil de controlar. (Consalud.es)

A la espera del pico
Con un alto nivel de demanda de atención, desde el sistema sanitario aún se espera “el pico” para las próximas semanas. Sobre ello, la coordinadora del Programa Irab en el Hospital San José, planteó sobre la base de su experiencia previa, que “en este momento se atienden muchos pacientes en consultorio, pero a mediados del mes próximo, como sucede todos los años, ocurre una baja en la demanda ambulatoria y aumenta la internación”.
“Creemos que el pico aún no llegó y estamos preparados para afrontarlo. Contamos con personal e insumos necesarios provistos por el Ministerio de Salud a través de la Región Sanitaria IV y por el momento no tenemos faltantes de ningún tipo”.


Prevenir, la clave
Atendiendo a que para evitar la bronquiolitis -principal causa de mortalidad en bebés menores de un año y la patología respiratoria de mayor prevalencia en bebés menores de 2 años- no existe vacuna, la principal herramienta es la prevención. Y para ello es necesario poner en práctica una serie de medidas que abarcan lo ambiental y familiar. “Al momento de prevenir hacemos hincapié en los controles, en el cumplimiento del calendario de vacunación y en la lactancia materna”, precisó Silvina Rocha.
En esta línea agregó que hay otros aspectos que influyen y son “más difíciles de manejar”. Entre ellos mencionó algunas cuestiones sociales vinculadas al hacinamiento y las condiciones de vida de muchas familias que no favorecen una prevención adecuada. “Algo que es complicado es el hacinamiento. Y en estos casos ponemos énfasis en que puedan extremarse algunas medidas de cuidado que tienen que ver con evitar el contacto de personas enfermas con niños pequeños. Evitar toser o estornudar encima del bebé y no fumar en los domicilios, además de lavarse frecuentemente las manos y ventilar los ambientes”.
La pediatra advirtió con cierta preocupación que un factor que resulta “muy difícil de controlar” es aquel vinculado al tabaquismo. “Es muy nocivo para los niños que se fume en presencia de ellos, no importa si se fuma en el interior de los hogares o en el exterior de las viviendas. Las sustancias nocivas y tóxicas del cigarrillo quedan impregnadas en la piel y en la ropa de fumadores y esto no contribuye a la buena salud y complica la evolución de los cuadros respiratorios cuando ocurren”, planteó. Y admitió que “el tabaquismo es un factor que nos cuesta manejar. Los adultos fuman mucho, adentro y afuera y esto es muy perjudicial”.