Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

A un mes de su apertura, el Parador Madre Teresa sigue cobijando personas

El Parador Madre Teresa se emplaza en calle 3 de Febrero 412. (LA OPINION) El Parador Madre Teresa se emplaza en calle 3 de Febrero 412. (LA OPINION)

El miércoles pasado se cumplió el primer mes desde que este dispositivo abrió sus puertas en 3 de febrero 412. Con la coordinación de la Asociación Civil Granja San Camilo, en la casona el número de residentes asciende a 12.


A un mes de abrir sus puertas, el Parador Madre Teresa sigue constituyéndose en un dispositivo de fundamental importancia para los hombres que estén en situación de calle, ya sea temporal o se trate de itinerantes por la ciudad. Desde su apertura hasta la fecha, el número no ha variado demasiado en cuanto a cantidad de personas que asisten diariamente ya que siempre se ha mantenido en 12.

El miércoles pasado se cumplió un mes desde que abrió sus puertas el espacio de calle 3 de Febrero 412. Dedicada exclusivamente a los hombres mayores de 18 años en situación de calle, esta casona permanece abierta de 19:00 a 8:00.

En contacto con LA OPINION, el coordinador Juanito Cabrera se ha mostrado satisfecho porque siente que los objetivos se han cumplido, entre ellos que se comprendiera en la sociedad y en los usuarios, cuál es el fin de este Parador: “Todas las personas que llegan entienden que este es un espacio transitorio por lo que se nota una rotación interesante entre quienes conviven en la casa”.

Cadena de favores

“La generosidad y la solidaridad de las personas de Pergamino es maravillosa y han sido los ciudadanos quienes han posibilitado que este dispositivo funcione”, señaló Juanito y manifestó que, además de cobijar en las noches frías, el dispositivo de calle 3 de Febrero se ha convertido en centro de colaboración: “Recibimos numerosas donaciones, por eso lo que hacemos, teniendo en cuenta la cantidad, es distribuir algunas de esas colaboraciones en dos lugares: la Parroquia Nuestra Señora de Luján y en el Comedor Dos Corazones. Por lo tanto, gracias a la generosidad de las personas, hemos podido asistir tanto a quienes están dentro del Parador como a quienes están recibiendo ayuda en otros espacios”.

Es dable destacar que los interesados en colaborar pueden donar alimentos no perecederos que siempre se utilizan en el Parador para la elaboración de la cena y el desayuno de cada mañana. “La respuesta que la gente tiene hacia estos dos proyectos es más que interesante y a nosotros nos motiva para seguir haciendo”, expresó el entrevistado.

Sin un lugar para pasar la noche

Con relación al perfil de las personas que pernoctan en el Parador, Cabrera señaló: “Hay personas que no tienen dónde pasar la noche y si bien no están en las plazas, buscan refugio en casas de conocidos, en la Guardia del Hospital o en la Terminal de Omnibus por ejemplo; son espacios estratégicos utilizados por los indigentes”, y agregó que “no hay registros de personas en esta situación por eso es muy difícil hablar de números pero sí podemos afirmar que desde que son muchos los jóvenes que no tienen un lugar dónde pasar la noche”.

Viaggio Espresso