Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Advertencias para evitar inhalación de monóxido de carbono

Este tipo de situaciones pueden ser muy riesgosas para la población. (LA OPINION) Este tipo de situaciones pueden ser muy riesgosas para la población. (LA OPINION)

Es un gas producto de la combustión mala o incompleta de materiales como leña, carbón de leña, gas, querosén, alcohol, gasoil o nafta. Los síntomas pueden variar según el organismo de la persona afectada.


En estas épocas del año donde comenzaron a bajar las temperaturas, se brindan recomendaciones y consejos para que la calefacción en los hogares se lleve a cabo de manera responsable. Ante todo, se explicó que el monóxido de carbono es un gas producto de la combustión mala o incompleta de materiales como leña, carbón de leña, gas, querosén, alcohol, gasoil o nafta. Pero a diferencia del gas que conocemos, el monóxido de carbono es incoloro e inodoro, no se percibe olor.
“Entre los efectos, se destaca que el monóxido reemplaza al oxígeno en la sangre y, por lo tanto, la falta de oxígeno afecta a órganos y tejidos vitales como el corazón, cerebro y pulmón”, explicaron fuentes consultadas por LA OPINION.
“Los síntomas pueden variar según el organismo de la persona afectada. Los más habituales son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales, convulsiones, pero inclusive puede llegar al estado de coma.
Es muy importante llegar a un diagnóstico temprano, porque a veces, los síntomas son parecidos a una intoxicación alimentaria.
“El mayor riesgo es no advertir los síntomas a tiempo o que el primer síntoma sea el desmayo. El análisis clínico es importante y vital para determinar su diagnóstico.
“Si se lo detecta a tiempo el tratamiento es con oxígeno, ya que alivia los síntomas pero, dependiendo del grado de intoxicación y de la concreción y tiempo que la persona estuvo expuesta al monóxido de carbono, puede haber secuelas, por eso es muy importante el seguimiento del profesional de la salud al paciente que sufrió la intoxicación”, subrayaron teniendo en cuenta que ya muchas personas encendieron los artefactos para calefacción.

Un cuidado permanente
A modo de prevención, profesionales médicos consultados por LA OPINION indicaron que “es muy importante hacer revisar anualmente los equipos que utilizan gas, como los calefones o los calefactores. Revisar el color de la llama (siempre debe ser azul) y si hay manchas negras (que pueden indicar mala combustión) en la pared. Si se utilizan braseros, es muy importante no encenderlos ni apagarlos dentro de la vivienda y no mantenerlos prendidos mientras la familia duerme.
“También es clave mantener una fuente de corriente de aire. Los calefones no pueden instalarse en el baño. Se recomienda evitar calefacción los ambientes con el horno o las hornallas de la cocina.
“Ante la sospecha de intoxicación, se recomienda retirar a los afectados del ambiente contaminado hasta un lugar donde puedan respirar aire limpio y fresco e ir a un centro de salud.
Se recomienda estar alerta y atento a los signos y síntomas mencionados ya que en algunos casos el proceso puede ser lento, progresivo y durar varios días; en general se registran en Argentina aproximadamente unas 200 muertes por intoxicaciones con monóxido de carbono durante el año y por tal motivo tenemos que estar siempre con la información cerca de la gente.
El monóxido de carbono ingresa al cuerpo a través de la respiración, llega primero a los pulmones y luego se incorpora a la hemoglobina del glóbulo rojo presente en la circulación sanguínea, desplazando así al oxígeno.