Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Al Banco de Medicamentos le hacen falta más donaciones

Tres veces por semana, en el Italclub, se atiende la demanda. (RED SOLIDARIA) Tres veces por semana, en el Italclub, se atiende la demanda. (RED SOLIDARIA)

La iniciativa de la Red Solidaria que lleva varios años en marcha, sigue cumpliendo un rol social relevante en la ciudad. Sin embargo se le está haciendo cuesta arriba mantener el stock de remedios debido a la demanda creciente y a la merma en las donaciones. Sus referentes apelan a la sensibilidad de quienes puedan donar.


El Banco de Medicamentos de la Red Solidaria Pergamino sigue cumpliendo un rol social relevante, con la entrega de medicación a personas que no pueden acceder a ella por diferentes motivos. Sin embargo se le está haciendo cuesta arriba mantener el stock debido a que se advierte una merma significativa en las donaciones.

Se atribuye a la crisis económica que lleva a la gente en general a restringir la compra de medicamentos y, en consecuencia, hay menos sobrantes en las casa. Cabe señalar que gran parte de las donaciones son las dosis que fueron adquiridas por un paciente y no utilizadas en su totalidad durante un tratamiento.

Así las cosas, los encargados de llevar adelante el Banco de Medicamentos apelan a la sensibilidad de la población para que haya más colaboraciones. “Sentimos que nuestro Banco de Medicamentos está cada vez más inserto y cada vez cumple una función más prioritaria en la comunidad de Pergamino, porque notamos que cada uno de los días que abrimos (tres veces por semana) asiste cada vez más gente, al punto que nos hemos tenido que organizar de una mejor manera porque de lo contrario se nos generaba un caos. Pero últimamente han caído mucho las donaciones y se nos está haciendo difícil cumplir con las demandas”, explicó Jorge Abal, uno de los referentes del espacio que funciona en la sede del Italclub.

“La solidaridad está muy arraigada en nuestro medio, pero hay una corriente de donación que está menguando, porque nos faltan medicamentos de determinado tipo para satisfacer la demanda. Vemos la estantería de determinados medicamentos que está vacía sin poder reponerla como en otros momentos y eso nos preocupa porque nuestra función es tratar de dar respuesta a gente que lo necesita y que no tiene otro camino, ya que si no existiera este Banco de Medicamentos probablemente no tendría la solución”, resaltó Abal.

- ¿Cómo se hacen de los medicamentos?

- Nosotros dependemos exclusivamente de la donación; somos intermediarios entre el que tiene y dona y el que necesita y recibe. Lo que hacemos es poner un orden a ese tránsito de los medicamentos y debe quedar en claro que no manejamos ni un solo peso.

Las donaciones son de particulares a los que les han sobrado medicamentos después de un tratamiento y también hemos hablado con médicos y visitadores médicos que suelen proveernos de algunos medicamentos. No obstante últimamente están bastante restringidas las muestras médicas y se nos hace cada vez más difícil acceder a remedios por esa vía.

- ¿Quiénes son los que trabajan en este compromiso solidario?

- Esto no es el compromiso de uno o de dos personas, sino que somos un grupo de alrededor de 30 personas, incluidos los farmacéuticos que colaboran. Todos salimos a buscar medicamentos. También hay que resaltar a Raúl Maza, que ha puesto a nuestra disposición su comercio (Heladería La Fe, de San Nicolás y Castelli) para recibir las donaciones. Nosotros los jueves pasamos a retirar lo que fue donado, a veces hay más, a veces menos, pero siempre hay donaciones.

Todo lo que nosotros entregamos es bajo receta y tiene que ser expedida por una sala de salud o del Hospital, no del ámbito privado. Esa receta la recibe un farmacéutico y queda archivada ya que contamos con la colaboración de un staff de farmacéuticos del Colegio, que tienen un organigrama y se van turnando. Sin la presencia de un farmacéutico no dispensamos ni una pastilla, ese es el compromiso que hemos firmado con el Colegio.

- ¿Cuáles son los remedios que están faltando?

- El problema ahora es que se nos está haciendo muy cuesta arriba conseguir ciertos tipos de medicamentos y nos conmueve mucho no tener antibióticos, analgésicos, reguladores de tiroides y antidepresivos por ejemplo. Son productos muy requeridos y que nos están faltando. Porque nos llegan dos cajas y se van volando.

- ¿Dónde y cuándo pueden ser entregadas las donaciones?

- La Heladería La Fe está abierta todos los días de las 12:00 hasta la medianoche. Quien tenga algo para donar solo debe llevarlo hasta ahí, con el único cuidado de que no esté vencido y si necesita cadena de frío tiene que llevarlo en un recipiente refrigerado. Otra opción para donar es lunes y jueves, de 13:30 a 15:00 y miércoles de 10:30 a 12:00, en la sede del Italclub, Florida al 800, que es donde funciona el Banco de Medicamentos. Que la gente tenga la certeza que todos los medicamentos donados tienen destino en un vecino que realmente lo necesita.

- ¿Qué creen que se puede hacer para lograr más donaciones?

- Creemos que todavía puede haber gente que no conoce nuestro trabajo y queremos llegar a ellos para sensibilizarlos y que en definitiva nos donen los medicamentos que puedan tener en sus casas y no los vayan a utilizar. El único requisito es que no estén vencidos, después no importa que sean 10 pastillas o 50, porque siempre van a ser necesitadas por alguien que no las puede conseguir.

También estamos pensando en una campaña cuando se retomen las clases en las escuelas, para que los chicos en sus charlas con los padres en la casa hagan conocer el trabajo de la Red Solidaria.

- ¿Cree que de alguna manera ha mutado aquel espíritu original de un espacio que contaba con algunos medicamentos difíciles de conseguir y los iba proveyendo a la gente que lo necesitaba, hacia lo que es ahora que es una necesidad de gente que los visita de manera crónica?

- Tal cual, así es. Tenemos gente con la que hemos establecido un vínculo cotidiano porque nos visita cada 15 ó 20 días, porque no encuentran el camino de cómo hacerse de los medicamentos que necesita y sabe que nosotros de alguna manera se lo vamos a conseguir. Lo que no hacemos es reservar a uno o a otros, sino que entregamos mientras tenemos. Sentimos que nuestra misión se va extendiendo cada vez más porque la realidad social nos lleva a esta situación.

- ¿En la periodicidad cuáles son los medicamentos más requeridos?

- Todos los que son para el estómago, analgésicos, antibióticos, antidepresivos y fundamentalmente los oncológicos que los damos en carácter de préstamo, con el compromiso de que cuando al paciente se los provean, los devuelva. La particularidad es que no se firma nada, sino que establecemos la línea de la solidaridad. Le decimos que se lo damos porque alguien lo donó y si usted lo devuelve se lo podremos dar a otra persona.

Viaggio Espresso