Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Aldo Patrone fue recordado a 37 años de su fallecimiento en Malvinas

 Se ubicó una ofrenda floral al pie de la placa que recuerda a Patrone en el Monumento a los Caídos. (LA OPINION) Se ubicó una ofrenda floral al pie de la placa que recuerda a Patrone en el Monumento a los Caídos. (LA OPINION)

Los integrantes del Centro de ExCombatientes de Pergamino ubicaron una ofrenda floral en el Monumento a los Caídos, en avenida Alsina y el Viaducto. Luego, en la Peatonal, repartieron folletos informativos sobre el héroe pergaminense, que falleció en uno de los repliegues en la última noche de la Guerra.


En la mañana de este viernes, los integrantes del Centro de ExCombatientes de Malvinas llevaron adelante un acto en memoria de la finalización del conflicto bélico y en recuerdo de Aldo Osmar Patrone soldado pergaminense que, en uno de los repliegues ocurridos en la Guerra de Malvinas, en la noche del 13 y madrugada del 14 de junio, en una situación extrema de combate perdió la vida tratando de cubrir a sus compañeros en un movimiento hacia a una mejor posición.
En este contexto es que ayer un grupo de excombatientes se congregaron en el Monumento a los Caídos, avenida Alsina y el Viaducto, para recordar en la persona de Aldo Patrone a los más de 640 fallecidos durante la guerra.

Acto de subestimar
Luego de agradecer a los presentes por su participación en el acto, el presidente del Centro exCombatientes de Malvinas, Carlos Miguelena, manifestó: “Recordamos la finalización del conflicto bélico y la caída del Conscripto perteneciente al Batallón de Infantería de Malvinas Nº 5, Aldo Osmar Patrone, con un sencillo pero emotivo homenaje en recuerdo de la figura de ese héroe nacional”.
En otro momento de su alocución, Miguelena hizo suyas unas palabras de un ciudadano, Alejandro Luis Gallo, referido a Malvinas: “El 14 de junio todo había terminado, todos los esfuerzos de nuestros valientes que habían provocado horrorosas pérdidas para el enemigo inglés, no solo materia sino de vidas humanas, nunca lo habían soñado, era la peor pesadilla. Su aventura colonialista los había llevado a gastar los presupuestos militares de muchos años, a movilizar la flota más grande que se haya movido desde la Segunda Guerra Mundial. El Gobierno británico les dijo a sus soldados que iban a castigar a un montón de indios que les habían arrebatado las Islas Malvinas, que sería un picnic y con un acto de soberbia imperialista desataron una guerra innecesaria y a trasmano de los tiempos.
“No fue un picnic, así lo reconoció el general Jeremy Moore en su libro. Aprendieron en la madrugada del 2 de abril que un marino gravemente herido con una granada en su mano hizo arrugar a la Royal Marine en la casa del gobernador Rex Hunt, que no se animaron a tomarlo prisionero, acto seguido aprendieron a rendirse sin tener muertos ni heridos entre sus filas. Así la flota más moderna de la Otan, aprendió que era vulnerable a aviones caza bombardeos de la década del 60, que sus misiles antiaéreos no eran la joya bélica que creían; aprendieron que soldados de 18 años, tras permanecer dos meses un pozo de agua y sin paga extra por combatir un fin de semana, dieron todo de sí en la dura prueba de matar o morir por la Patria. Aprendieron que solos no pueden ir ni a la esquina sin la ayuda de Estados Unidos, y otros países que se prestan a sus invasiones por territorios o recursos naturales”.

Para sorpresa de los ingleses
Prosiguiendo con la lectura, Miguelena señaló que “los ingleses aprendieron que sus pilotos de combate no pudieron dejar fuera de uso una pista de combate de 918 metros de largo que estaba inmóvil mientras que nuestros halcones hundían sus buques escurridizos y rápidos.
“Aprendieron que sus comandos no pudieron dejar fuera de combate a los aviones estacionados en la pista de la base naval de Río Negro. Aprendieron que no conviene llamar invencibles a sus buques, que un simple cuatrimotor de transporte se puede hacer bombardero y con él realizar el mayor hundimiento de la historia.
“Aprendieron que aviones civiles pueden llegar a duplicar en el radar las imágenes de los aviones atacantes sembrando la duda y obligando un desgaste de sus medios de defensa.
“Aprendieron que nombres como Estévez, Cisneros, Giachino hoy son estudiados en las academias militares del mundo y son modelo de soldados.
“Aprendieron que nuestros pilotos de combate fueron invitados por Estados Unidos a exponer sobre su actuación en la Guerra y fueron recibidos con alfombra roja”.

Sin aprendizaje
Por otra parte, el presidente del Centro de ExCombatientes afirmó que “nosotros como pueblo no aprendimos nada. Vivimos de frente a nuestras necesidades, pero dando la espalda a nuestra Patria y a nuestros soldados. No aprendimos a dar el justo valor a la entrega, al servicio, al sacrificio en aras del bienestar general. Nos moviliza la Selección cuando juega, pero luego caemos si ésta pierde y así perdemos de vista nuestra riqueza histórica”.
Finalmente aseguró: “No somos pobres por nuestros problemas económicos sino por nuestra falta de espíritu nacional que nos aleja de nuestro destino de Nación.
“Vivan las Malvinas, gracias por tanto y perdón por tan poco”, y expresó que “dicho texto me pareció tan atinado y pone en valor todo lo realizado por los excombatientes de la Guerra de Malvinas que tuvieron en todo momento una gran convicción de lo que estaban defendiendo, dando todo por la Patria hasta su propia vida, como Aldo Osmar Patrone”.

Ofrenda floral
Como en cada uno de estos actos, se guardó un minuto de silencio en recuerdo no solo de Aldo Patrone sino también de los héroes de Malvinas.
Por último, se ubicó una ofrenda floral al pie de la placa que recuerda a Patrone en el Monumento a los Caídos.

En la peatonal
Con el fin de compartir con los ciudadanos pergaminenses este momento de ejercicio de la memoria para que la gesta de Malvinas siga vigente y de este modo sea el motor de las futuras negociaciones y acciones diplomáticas en paz, que permitan recuperar la soberanía sobre nuestras queridas Islas, un grupo de excombatientes, se apostó en peatonal San Nicolás para contar a los peatones sobre la historia de la Guerra y en particular repartir una síntesis de la historia de vida de Aldo Patrone.

Viaggio Espresso