Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Alerta pescados: Bromatología controla la venta en Pergamino

Durante estos días la mirada estará puesta en la comercialización de pescados y todos sus derivados. (LA OPINION) Durante estos días la mirada estará puesta en la comercialización de pescados y todos sus derivados. (LA OPINION)

Desde el Municipio programaron operativos para controlar las condiciones en las que se comercializan estos productos en vísperas de Semana Santa. Los trabajos tienen como objetivo preservar la salud de los vecinos. 


El Municipio, a través de la Dirección de Bromatología, informó que se desarrollan en estos días controles en comercios que se dedican a la venta de pescados y derivados que se ofrecen típicamente en esta época del año con motivo de Semana Santa. “Insistimos en que vayan a comprar la mercadería en pescaderías que estén habilitadas y tengan el paso registrado por nuestras oficinas, cosa de poder revisarla en la introducción para lograr un aspecto sanitario importante”, explicaron desde esta área a cargo de Sabina Salvarezza.
“En Bromatología se están verificando las condiciones de traslado porque el pescado debe respetar la temperatura necesaria para su mantenimiento de 0 a 2º y que el mismo no tenga las características macroscópicas u organolépticas deterioradas”, agregaron en el informe.
En ocasiones es probable encontrar que desde la costa (San Nicolás, San Pedro o Ramallo) vienen algunos aventurados pescadores que hicieron cierta diferencia vendiendo casa por casa y resulta difícil su identificación; en este tipo de situaciones se le pide a la ciudadanía que ayuden, que avisen sobre la venta ambulante llamando al 147 y el Municipio actuará en consecuencia. “En Semana Santa la elaboración de alimentos a base de pescados frescos o congelados obliga a tomar precauciones para evitar que una incorrecta manipulación de esta materia prima pueda afectar la salud de los consumidores”, señaló Salvarezza.
Aun cuando se trata de un producto sumamente beneficioso para el cuerpo humano por la riqueza de nutrientes y su origen natural, como todo alimento no está ajeno a la amenaza que suponen las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) y que constituyen un importante problema de salud a nivel mundial. Estas enfermedades se producen por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos, parásitos o bien las sustancias tóxicas que estos producen.

Advertencias
Con relación al pescado, uno de los alimentos más consumidos en esta época del año, las infecciones e intoxicaciones aparecen como una amenaza cierta si no se atienden pautas de elaboración sujetas a determinadas precauciones.
Al momento de puntualizar los síntomas más comunes que presentan quienes padecen este tipo de enfermedades producidas por los alimentos, aparecen vómitos, dolores abdominales, diarrea y fiebre. También pueden presentarse síntomas neurológicos, ojos hinchados, dificultades renales y visión doble.
Al respecto, Salvarezza señaló que estos síntomas pueden variar dependiendo de la cantidad de bacterias o toxinas presentes en el alimento, de la cantidad de alimento ingerido y del estado general de salud de la persona afectada, entre otros factores y remarcó que “para las personas sanas la mayoría de las ETA son patologías pasajeras que solo duran un par de días y sin ningún tipo de complicación, algo que no sucede con personas más susceptibles como los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas o los que se encuentran enfermos, ya que en estos casos una enfermedad causada por un producto alimenticio en mal estado puede dejar secuelas más severas”.

Prevenir intoxicaciones
Con la salvedad de que no solo el pescado puede ser vehículo de determinados microorganismos que causen problemas en la salud de la población, por estos días la dieta de Semana Santa presenta la necesidad de prestar particular atención a la forma de cocción y uso de esta carne, sin desatender que en términos generales las pautas de manipulación deben ser cuidadas en cualquier tipo de alimento.
En este sentido, se destaca la importancia de preservar las cadenas de frío, por cuanto las bacterias que provocan muchas de las enfermedades transmitidas por los alimentos se reproducen en una amplia variedad de temperaturas, pero alcanzan su mayor capacidad reproductiva a temperaturas similares a las del cuerpo humano, lo que incrementa el riesgo de producir trastornos. Cuando el producto se adquiere congelado, es necesario cuidar que no se corte la cadena de frío, tener en cuenta que cuando el envase presenta escarcha, es un indicador de que en algún momento se ha interrumpido y se debe proceder a su descongelamiento dentro de la heladera y no a temperatura ambiente.

Viaggio Espresso