Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Anticoncepción: ¿cuál es la actitud de los hombres?

La vasectomía es una práctica quirúrgica que funciona como método anticonceptivo para los hombres. (www.americatv.com.pe) La vasectomía es una práctica quirúrgica que funciona como método anticonceptivo para los hombres. (www.americatv.com.pe)

A nivel local los testimonios recogidos por LA OPINION para la producción de la serie de artículos sobre este tema surge que son muy pocas las consultas para la realización de la vasectomía, una intervención quirúrgica sencilla que funciona como método definitivo. 


Como parte de la serie de artículos sobre anticoncepción producidos y publicados por LA OPINION en el último mes y medio, surgieron varios interrogantes en relación a la actitud de los hombres respecto del cuidado de la salud, la planificación familiar y la prevención de los embarazos no buscados. De la ronda de testimonios tomados a referentes del sistema sanitario local respecto de esta temática se desprendió que la mayoría de las veces la adopción de un determinado método anticonceptivo sigue recayendo sobre la mujer y que son muy pocos los varones que las acompañan a la consejería o a la consulta ginecológica para interesarse por las opciones y métodos disponibles.

También surgió de las entrevistas que, a contracorriente de lo que sucede a nivel del país- donde se observa un crecimiento del interés de la población masculina-, son muy pocos los hombres que consultan y se interesan por la posibilidad de realizarse una vasectomía, una práctica quirúrgica que resulta un método anticonceptivo irreversible de probada eficacia. No ocurre lo mismo con la ligadura tubaria que se ofrece a la mujer desde el sistema público de salud y que se adopta en muchos casos como método definitivo para evitar embarazos, sobre todo cuando ya se tiene hijos.

Según las propias autoridades sanitarias, el año pasado a nivel de la Región Sanitaria IV se realizó apenas un procedimiento de vasectomía por solicitud de un hombre. Y en el ámbito hospitalario, a pesar de que la práctica es posible de ser realizada por los urólogos que trabajan en el establecimiento, son prácticamente inexistentes las consultas que se reciben. Desde el área de Ginecología y Obstetricia y desde el propio sistema de atención primaria de la salud reconocen que el método se promociona poco y que en la consideración de las parejas siguen pesando aquellos que están dirigidos a la mujer.

¿Qué es la vasectomía?

En este contexto, vale preguntarse si todos los hombres saben de qué se trata la vasectomía. En términos médicos es un método anticonceptivo irreversible que se realiza a través de una cirugía sencilla en los conductos deferentes que transportan los espermatozoides del testículo al pene. En la práctica es un método elegido por aquellos hombres que deciden no tener hijos o quienes ya los tienen y no desean tener más.

¿Prejuicios sobre la virilidad?

Los especialistas consultados por LA OPINION reconocen que el método, a pesar de estar disponible, es poco elegido entre el abanico de opciones, quizás porque está destinado al hombre y tal vez porque se siguen manteniendo algunos mitos en relación con que la vasectomía afecta la virilidad o la potencia del hombre en su actividad sexual. Lo que tiene que quedar claro es que después de la vasectomía el hombre sigue eyaculando como siempre y que el procedimiento no afecta ni la erección ni el deseo sexual. “El aspecto del semen es el mismo, pero no contiene espermatozoides”, refieren los especialistas y aclaran que “la vasectomía comienza a ser efectiva luego de los primeros tres meses de realizada o de las primeras 20 eyaculaciones por lo que es recomendable usar otro método en ese período y cumplir con el control médico indicado para comprobar la efectividad”.

Derecho previsto en la ley

En el país, la Ley nacional Nº 26.130 establece que, a partir de la mayoría de edad, las personas pueden acceder de manera gratuita a la vasectomía. El Código Civil vigente reconoce que desde los 16 años las personas pueden tomar de manera autónoma todas las decisiones sobre el cuidado de su cuerpo. Sólo es requisito dejar constancia por escrito de la decisión después de recibir información completa y comprensible. En este marco, no hace falta el consentimiento de la pareja para poder realizar la práctica ni es un requisito haber tenido hijos.

A nivel nacional, más demanda

De acuerdo a información oficial difundida por la Secretaría de Salud de la Nación las consultas por este procedimiento quirúrgico a la línea gratuita sobre salud sexual y reproductiva superaron el año pasado, por primera vez en nueve años, a las que se hicieron sobre ligadura de trompas.

El servicio telefónico 0800 Salud Sexual se habilitó en 2010, y el año pasado recibió 580 llamados solicitando información sobre ligadura de conductos deferentes o vasectomía, mientras que fueron 354 los relacionados con ligadura tubaria. Desde el Programa de Salud Sexual y Reproductiva atribuyen este indicador a un cambio generacional en el que el hombre se muestra más predispuesto a asumir una actitud activa frente al cuidado, una conducta que de acuerdo a lo relevado por LA OPINION no pareciera tener correlato cierto en la realidad local donde siguen siendo en su mayoría las mujeres las que se muestran preocupadas por la anticoncepción y acuden al sistema de salud para optar entre las alternativas disponibles. ¿Esto sucede porque el método se promociona poco dentro del sistema de salud? ¿Ocurre porque los varones no terminan de poner el cuerpo en relación a la prevención del embarazo? O simplemente es una variable arbitraria que muestra que la anticoncepción culturalmente aún recae sobre la mujer sin que se observe que el tema pueda ser trabajado por el propio sistema de salud desde una verdadera perspectiva de género. ¿Falta información o sobran prejuicios?

Ecos de los informes

Este es el último artículo de la serie de informes sobre anticoncepción producidos por LA OPINION. Lo que dejaron los testimonios recogidos habla de la disponibilidad en el sistema de salud- tanto en la atención primaria como a nivel hospitalario- de opciones para la adopción de métodos seguros. Sin embargo, referentes sanitarios consultados refieren que mayormente son las mujeres las que recurren a la consultoría o las que optan por algunas de las opciones disponibles luego de ser atendidas en la atención de sus partos. Los hombres acuden menos al sistema de salud e incluso son muchas las mujeres que recurren a un método y piden al profesional médico que esta información no sea compartida ya que sus parejas se muestran reticentes a que ellas empleen algunas medidas de cuidado. En relación al embarazo adolescente, es una problemática que preocupa al sistema de salud por su alta incidencia. Las causas aparecen determinadas por el mal uso del método anticonceptivo elegido. En esa franja etaria, los embarazos buscados responden a un deseo fundamentalmente de las chicas que encuentran en la maternidad la configuración de un proyecto de vida.

Otro dato que se desprende de los informes es que a pesar de que la canasta de anticoncepción es amplia, faltan campañas de difusión que estimulen la adopción del hábito y que sensibilicen a la población sobre otras cuestiones vinculadas a la salud sexual como son las infecciones de transmisión sexual que van en aumento.

Viaggio Espresso