Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Apreciaciones sobre la denominada Ley Justina

El proyecto fue bautizado en honor a Justina, una niña que murió esperando un trasplante. (www.cuartointermedio.com.ar) El proyecto fue bautizado en honor a Justina, una niña que murió esperando un trasplante. (www.cuartointermedio.com.ar)

María Marino efectuó algunas consideraciones respecto del marco normativo que se analiza por estos días en torno a la llamada Ley Justina. Al respecto explicó: “Actualmente uno expresa su voluntad de donar y en caso de que no lo haga, ante el diagnóstico de muerte encefálica se consulta a la familia. Lo que intenta la Ley Justina es invertir esto y que lo que uno deba expresar sea la negativa”.
“Igualmente creo que en la práctica se seguirá abriendo alguna instancia de consulta a los familiares directos, pero lo que la ley busca ampliar es la masa de potenciales donantes”, agregó. En este punto opinó que “significaría un paso adelante para perder menos oportunidades de donación y entiendo que sería beneficioso”.
“Sabemos que hay mucha gente en contra, pero de sancionarse la ley, la persona que no esté de acuerdo con la donación de órganos, por la causa que sea, tendrá la posibilidad de expresarlo a través de la página del Incucai o de una declaración jurada”, refirió.
Sin embargo, insistió en que “independientemente del marco normativo, la falta de donante responde a múltiples factores”. Entre ellos mencionó el desconocimiento general de muchas personas, el miedo a que a su familiar se lo desconecte prematuramente. “Lamentablemente hay muchos mitos detrás de la donación y se pierde de vista que el Incucai es un organismo sumamente serio”.
“Muchas veces se pretende que la gente done en forma altruista, como un mandato para favorecer a la sociedad y en realidad, muchas veces somos los propios médicos los que no sabemos cómo hablar con las familias de este tema. Tenemos mucho que aprender como sociedad, empezando por comprender que la muerte cerebral es un diagnóstico irreversible”, resaltó.


Lo que plantea la norma
En coincidencia con el Día Nacional del Donante de Organos- el 30 de mayo-el Senado dio media sanción al proyecto de Ley Justina, en el marco del cual se plantea una reforma integral de la Ley de Trasplantes de Organos y Tejidos. Uno de los cambios que introduce es que convierte a todos los ciudadanos mayores de 18 años en donantes de órganos, salvo que hubieran dejado expresada su voluntad en contrario.
Cuando la persona fallecida no hubiera dejado expresada su voluntad, el profesional a cargo del proceso de donación deberá verificar la misma según lo determine la reglamentación. Con esta iniciativa, que deberá ser tratada en Diputados se busca dar respuestas a las más de 11 mil personas que están esperando un trasplante en Argentina, y sobre todo generar una conciencia universal solidaria y disminuir la cantidad de pacientes en lista de espera. El proyecto también establece destinar un mínimo del 20% de los recursos del Fondo Solidario de Trasplantes a capacitación de personal de salud.
La iniciativa fue bautizada como “Ley Justina” en honor a la nena de 12 años que murió en noviembre del año pasado mientras esperaba por un trasplante de corazón en la Fundación Favaloro. El proyecto fue impulsado por los padres de Justina Lo Cane y presentado por el senador de Cambiemos Juan Carlos Marino, y modifica la actual Ley 24.193.