Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Ayekan, una propuesta de circo social que recorre Pergamino

A principios de esta semana, los jóvenes desarrollaron dos funciones en la Escuela Nº 503. (ESCUELA 503) A principios de esta semana, los jóvenes desarrollaron dos funciones en la Escuela Nº 503. (ESCUELA 503)

Andrés Cogliano y Nahuel Proetto son dos jóvenes que desde hace más de un año recorren el país “sembrando alegría y cosechando sonrisas”. El viernes llegaron a la ciudad y organizaron funciones y talleres en escuelas. Su experiencia en primera persona.


Ayekan es el nombre que dos jóvenes: Andrés Cogliano y Nahuel Proetto, les han dado a una propuesta de circo social que desarrollan por diferentes partes del país “sembrando alegría y cosechando sonrisas”.
El viernes, estos dos trotamundos llegaron a Pergamino, luego de haber pasado por provincias aledañas, tocaron timbre en la Escuela Nº 503 donde realizaron dos funciones, y en cada una pintaron una sonrisa en el rostro de los chicos.
Desde ese momento, los integrantes de Ayekan, que significa “Reir siempre” se encuentran parando en nuestra ciudad, han realizado una función del circo en la Plaza Ejercicios el pasado fin de semana, y tienen programado otros encuentros en comedores y establecimientos educativos.

En la Escuela Nº 503
A modo de presentación, Lorena Peralba de la Escuela Nº 503 contó que “la semana pasada dos personas tocaron el timbre de la Escuela Nº 503 para ofrecer sus servicios que están basados en funciones de circo social. Andrés y Nahuel andan de viaje, recorriendo el país haciendo feliz a la gente, sacarles una sonrisa a las personas, dar muchos besos y desarrollar su función de circo social”.
Abiertos a la propuesta, la Escuela Nº 503, fue la primera institución de nuestra ciudad es disfrutar de sus servicios: “El viernes, en ambos turnos: mañana y tarde, los chicos hicieron una función y fue una alegría inmensa verles las caras a los chicos. Nosotros contamos con una población de personas con capacidades diferentes y creímos que sería difícil poder llegar a ellos, pero cuando vimos reflejados en los rostros de los alumnos la diversión, nos quedamos atónitos”, contó Lorena Peralba.

Reír siempre
Ayekan que en mapuche significa “reír siempre”, “es una bandera con la que nosotros viajamos porque creemos que la sonrisa cura un montón de malestares, es sanadora y por eso decidimos poner este nombre a la propuesta de circo social”, contó Andrés.
En cuanto a la génesis del proyecto, el joven dijo que “nació en Catamarca, donde participamos de foros y talleres de formadores sociales con unos amigos de Chile. Y desde ese momento no paramos de recorrer el país y también Sudamérica. Esto de andar en la calle y estar en contacto con los niños nos empapa de muchos conocimientos que a medida que vamos creciendo vamos perdiendo, creemos que vamos madurando pero no es así porque cuanto más niños somos, más sabios, más sanos y mejores personas”.
Respecto a la experiencia que recogen a partir del contacto con los diferentes públicos, Andrés dijo que “de la Escuela Nº 503 nos fuimos como flotando en el aire por el amor que recibimos, son chicos con capacidades diferentes que tienen mucho amor para dar y nosotros somos receptores de ese amor”.
También contaron que el domingo hicieron una función en la Plaza Ejercicios y pudieron “sentir el amor de la gente. Cuando uno hace las cosas de corazón la gente te abraza”.

Viajeros de la vida
Por su parte Nahuel contó que “primero fuimos viajeros independientes, hemos recorrido diferentes lugares de nuestro país haciendo arte callejero. Ambos nos encontramos en la ciudad de Buenos Aires y decidimos ampliar el panorama y continuar viajando. Así el año pasado nos encontró recorriendo Santa Fe, Santiago del Estero, Chaco, llegamos hasta El Impenetrable y realizamos funciones para niños de la comunidad Quom que nunca habían visto un payaso. Esto fue muy enriquecedor. Después pasamos a Tucumán y cerramos la gira en Catamarca donde participamos del Primer Festival de Circo Social”.

A Pergamino
Interrogados sobre cómo llegaron a Pergamino, Nahuel señaló que “a principios de este año realizamos temporada en Uruguay y luego de mucho esfuerzo pudimos comprar una camioneta para viajar más cómodos y que se constituye en nuestra casa. Agarramos el mapa, y establecimos que la idea es subir por la ruta Nº 40 y decidimos llegar a Pergamino”.

Próximamente
Si bien los viajeros afirman que “nada en nuestra agenda es fijo” refirieron que “este miércoles vamos a estar en el Colegio Monseñor Scalabrini dando talleres a los chicos que cursan la secundaria, el jueves vamos a hacer una función en la Escuela Nº 502 y el martes vamos a hacer circo social en la Escuela Primaria Nº 6. Si alguien más nos solicita nos quedaremos un tiempo más si no vamos a seguir nuestro viaje, tocando puertas y haciendo familia que es lo que nos gusta”.
Los interesados en contactarse pueden hacerlo vía Facebook: Ayekan Circo Social.
Para poder costear el proyecto, los chicos señalaron que “nuestro medio de sustento es lo que hacemos. Trabajamos mucho a la gorra porque el circo social es inclusión. Si ponemos un precio hay familias que no pueden costear el pago de una entrada. La idea es que todos puedan disfrutar. También trabajamos mucho con bonos contribuciones dependiendo de la realidad social de cada lugar. También pueden ayudar con alimentos, con hospedaje. Nuestra mejor paga son las sonrisas y los aplausos que nos brindan las personas. Eso nos hace saber que estamos haciendo algo que a ellos les gusta”.

Hacia México
“El objetivo final de este viaje es México pero vamos recorriendo muchos lugares, ya hicimos América del Sur, queremos ir a Centroamérica y México nos parece un destino muy enriquecedor culturalmente”, expresaron los entrevistados.