Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Buscaban una alimentación saludable y crearon un emprendimiento de hidroponia

Santiago Inchaurza en el invernadero con una lechuga criolla y otra mantecosa. (SANTIAGO INCHAURZA) Santiago Inchaurza en el invernadero con una lechuga criolla y otra mantecosa. (SANTIAGO INCHAURZA)

Santiago Inchaurza y Claudia, su mamá, querían llevar a las mesas alimentos sanos y así surgió la idea de producir esta forma de cultivo sin suelo. En “Mamá Ayerza” cultivan en agua, y sin agroquímicos, lechuga criolla y mantecosa, pero tienen proyectado apostar por otras variedades, además de rúcula, espinaca y hasta frutillas.


Hace unos tres meses Santiago Inchaurza y Claudia, su mamá, se entusiasmaron con la idea de llevar adelante un emprendimiento innovador que tuviera como norte la hidroponia: “Queríamos hacer algo diferente a lo que estamos acostumbrados a consumir en nuestras mesas. Nos encaminamos por la hidroponia ya que es un método sano, en el cual la planta crece con sus mejores condiciones, tanto climáticas como en nutrientes. Después elegimos una planta de huerta, la lechuga, porque nos pareció un cultivo más fácil para llevar adelante, de alguna manera es más sencillo saber si está fea, picada o posee alguna enfermedad; no es una planta como el repollo que, por sus características, no podés ver si las hojas interiores tienen alguna enfermedad. Además a la lechuga se puede manipular bien, tiene muy buenas raíces y un crecimiento muy rápido. No le agregamos ningún tipo de fungicidas ni insecticidas, solamente los nutrientes que necesita”.

El invernadero de 3 por 3 metros por 2 de alto cerrado con nylon grueso. (SANTIAGO INCHAURZA)

¿Qué es la hidroponia?
La hidroponía es una forma de cultivar plantas en la que, en lugar de usar tierra, se utiliza agua con una solución nutritiva.
La palabra hidroponia deriva de “hidro”, que significa agua, y “ponía”, trabajo o labor. Por tanto, “hidroponia” es el trabajo con agua.
Este método de cultivo (o por lo menos, las bases del proceso), contrario a lo que se pueda pensar, ya se practicaba hace muchos años. Aunque es cierto que las soluciones minerales que se usan para el aporte de nutrientes no se desarrollaron hasta el Siglo XIX.
¿En qué consiste? En la hidroponia las raíces de las plantas se mantienen en suspensión en una especie de soporte que, en lugar de tierra, cuenta con soluciones acuosas con nutrientes y minerales. Y si a esto se le agrega luz, ya produce tiene un cultivo hidropónico en condiciones y trabajando.
Las sales minerales que hay que usar en esta composición son nitrógeno, calcio, cobre, azufre, potasio, hierro, zinc, oxígeno y carbono.
La hidroponia es especialmente productiva en plantas herbáceas y especies de huerto. Además, funciona tanto en interior como en exterior, por lo que ofrece numerosas posibilidades de cultivo.
No obstante, aunque el método parezca sencillo, tiene algunas dificultades. Por ejemplo en las primeras semanas de crecimiento de las lechugas, Santiago tuvo que pagar derecho de piso: “Apenas arrancamos tuvimos un pequeño problema, la planta llegaba a un determinado tamaño y se debilitaba, además de que tenía un color amarillo. Entonces nos informamos y entendimos que la planta tenía estas características porque le faltaban nutrientes, por ende le agregamos más nutrientes y de un día para otro se recuperó. Este es un punto a favor de la lechuga, por la enorme cantidad de raíces que tiene en un día ves el cambio en el color de las hojas y en el tamaño de la planta”.

“Mamá Ayerza” produce de 100 a 120 plantas de lechuga por mes. (SANTIAGO INCHAURZA)

“Mamá Ayerza”
Santiago vive en Ayerza y lleva adelante el proyecto con su madre, de ahí la denominación del emprendimiento: “Mamá Ayerza”. Lo que era una pérgola, punto de reunión familiar para las mateadas viendo el atardecer en los campos pergaminenses, hoy se transformó en un invernadero de 3 por 3 metros por 2 de alto (el que cerraron con un nylon grueso), además de numerosos caños en los que están insertas las lechugas.
Entre 100 y 120 plantas por mes es la actual producción de “Mamá Ayerza”, las que se comercializan por paquete con un adhesivo con el logo y el teléfono. Por ahora cultivan dos variedades: criolla y mantecosa. Pero apuestan por más y tal vez por eso el futuro sea promisorio para el emprendimiento ya que, según palabras de Santiago, “debido a la alta demanda entre amigos y conocidos siempre tenemos casi todo vendido. Además varias verdulerías ya nos han pedido algún cajón o por kilo; ocurre que la gente cuando va a comprar a estos comercios busca productos con buen color, que no tengan manchas, de buen aspecto. Hemos tenido muy buenos resultados y estamos muy satisfechos. Tenemos ganas de agrandar el espacio donde cultivamos las lechugas para agregar otras variedades, además queremos hacer rúcula y espinaca. También tenemos la intención de cultivar la frutilla hidropónica, algo que no está muy visto y no es tan conocido, pero es muy rica y sana”.