Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Capacitar al personal de Salud para afrontar la pandemia: la experiencia del Hospital San José

Ya se realizaron más de 800 actividades de capacitación desde el inicio de la pandemia. (LA OPINION) Ya se realizaron más de 800 actividades de capacitación desde el inicio de la pandemia. (LA OPINION)

Desde que se inició la emergencia sanitaria, el Comité de Control de Infecciones del nosocomio desarrolló una intensa tarea orientada a dotar al recurso humano de herramientas para intervenir de manera segura ante el Covid-19. 


La irrupción del coronavirus obligó al sistema de salud en su conjunto a repensarse. Un virus nuevo, pandémico, originado en una geografía lejana causó estragos en el mundo. Y aunque al principio parecía ajeno, a medida que fue ganando terreno a escala planetaria, se convirtió en una realidad en lugares próximos y exigió una preparación rigurosa por parte de las instituciones sanitarias. A la par que se readecuaron infraestructuras y se dispusieron espacios especiales de aislamiento, comenzó a resultar imprescindible capacitar al recurso humano que trabaja en salud para que el contacto con personas infectadas con el COV-Sars 2 no fuera pasaporte al contagio seguro.

En Pergamino todos los efectores, tanto públicos como privados, invirtieron tiempo y recursos en dotar a sus planteles de las herramientas y conocimientos apropiados para que pudieran trabajar ajustados a los protocolos vigentes. Este informe se centra fundamentalmente en la tarea de capacitación realizada en el sistema público de salud. Puntualmente en el Hospital Interzonal General de Agudos “San José”, donde cuando las primeras advertencias de la Organización Mundial de la Salud encendieron luces de alarma, comenzó a organizarse un entrenamiento para intervenir ante posibles casos.

Desde entonces y hasta hoy se fueron realizando jornadas, simulacros y capacitaciones orientadas a internalizar cuestiones concernientes a la atención de pacientes con sospecha o confirmación del diagnóstico de Covid-19.

En el intento de resolver las propias inquietudes del personal hospitalario -atravesado por el miedo inicial ante lo desconocido- y establecer los protocolos de atención correspondiente, la tarea de capacitación fue coordinada por el Comité de Control de Infecciones del Hospital. En la práctica, son las licenciadas en Enfermería especializadas en Control de Infecciones Teresa Godoy y Macarena Gómez, quienes brindan el entrenamiento al conjunto de la comunidad hospitalaria.

Construir conocimiento y transmitirlo

En diálogo con LA OPINION la infectóloga Ana Julia Crivelli, integrante del Comité de Control de Infecciones del nosocomio, describió los lineamientos que se siguieron para la capacitación y especificó aspectos del trabajo realizado hasta el momento. “Desde el principio comenzamos a interiorizarnos sobre las recomendaciones a nivel nacional e internacional e iniciamos la capacitación del personal del Hospital en una tarea que incluyó a todos los sectores, porque no solo médicos y enfermeras están expuestos sino que el personal administrativo y de limpieza también tienen un riesgo por el solo hecho de trabajar en una institución hospitalaria”, comenzó.

La infectóloga remarcó que la prioridad del entrenamiento estuvo puesta en cómo utilizar correctamente los equipos de protección personal y planteó que “estos elementos, junto al lavado de manos, son herramientas clave del cuidado del personal de salud”.

Así, comentó que se hicieron talleres prácticos y simulacros. “En cada uno de los encuentros les insistimos en cómo colocarse y quitarse en forma segura el equipo de protección para no contaminarse”.

Respecto de los simulacros mencionó que se trabajó ensayando situaciones que podían darse en la práctica y que implicaban desde la recepción de un paciente en la Guardia, hasta la atención de un parto siguiendo los protocolos que rigen en el contexto de la pandemia.

Ana Julia Crivelli destacó que en el Hospital hayan podido dividirse las guardias para separar a los pacientes febriles de aquellos que llegan por otro tipo de eventos de salud. Consideró importante que la infraestructura hospitalaria haya podido adecuarse para facilitar los espacios de aislamiento en los distintos servicios.

Asimismo comentó que se creó una página Web a la que tiene acceso todo el personal del Hospital: “Allí cargamos información actualizada sobre protocolos, procedimientos y todo aquello que hay que tener en cuenta para la atención. El objetivo fue poner a disposición del equipo de salud las herramientas”.

Dinámico pero protocolizado

“Las capacitaciones son constantes porque el comportamiento de la pandemia es dinámico, toda la atención está protocolizada y es importante que todos sepamos cómo actuar y de qué manera cuidarnos”, añadió, y opinó que aunque inicialmente toda la comunidad hospitalaria sintió miedo frente a lo desconocido, esa emoción inicial se fue regulando, fruto de la seguridad que brinda el conocimiento y también del comportamiento que ha tenido la situación sanitaria local. “Es cierto que la evolución de los casos sospechosos ha sido muy progresiva”, señaló, aunque consideró que es necesario “no relajar las medidas de cuidado y estar muy alertas”.

“Hoy estamos más tranquilos, algunas actividades que habían sido suspendidas se están retomando, pero seguimos muy atentos a que los casos pueden llegar y frente a eso tenemos que ser muy responsables y seguir entrenándonos”, remarcó.

Como infectóloga del Hospital San José reconoció que trabajar en el contexto de una pandemia representa en lo personal “un enorme desafío y una responsabilidad”.

“Me he apoyado mucho en las enfermeras que integran el Comité de Control de Infecciones, en los profesionales que lo integran, y en la comunidad del Hospital con quienes estamos acostumbrados a trabajar en equipo. También articulamos mucho con la Secretaría de Salud”.

Entrenamiento en terreno

“Como enfermeras especializadas en control de infecciones, desde que se conocieron las primeras noticias sobre el coronavirus comenzamos a estudiar para que los agentes de salud que están en la primera línea de atención conocieran los procesos y las medidas de bioseguridad que debían implementar para no contagiarse”. Con esta apreciación las licenciadas en Enfermería Teresa Godoy y Macarena Gómez describieron a LA OPINION parte de la tarea realizada en el entrenamiento al personal para afrontar la pandemia.

Mirá también: Así se prepararon en el San José para atender la pandemia de Covid

Hasta el momento llevan desarrolladas más de 800 actividades de capacitación en distintas modalidades. “Cuando comenzó a hablarse del coronavirus en el mundo, como un modo de anticiparnos a lo que podíamos necesitar, nos pusimos a estudiar cuáles eran los mejores equipos de protección personal porque no todos los elementos que aparecían en el mercado eran adecuados”, comentó Godoy. Y prosiguió: “Luego, desde el Comité de Control de Infecciones planificamos e instrumentamos las capacitaciones para que todo el personal estuviera entrenado para el abordaje de pacientes con sospecha o confirmación de Covid-19”.

Mirar y adecuar

“Estudiamos mucho y con la experiencia de otros países y los protocolos que se fueron diseñando fuimos entendiendo qué medidas había que tomar y de qué modo adecuarlas a la realidad de nuestra institución”, sostuvo Gómez.

En relación al entrenamiento del personal, ambas precisaron que comenzó en febrero, al principio en el anfiteatro del Hospital y luego con grupos reducidos. El énfasis desde el primer momento estuvo puesto en el uso correcto del equipo de protección personal: “Podíamos tener el mejor recurso, pero si no lo sabíamos utilizar no iba a servir de nada”, remarcaron. En este punto comentaron que ellas asesoraron en la asignación de lugares donde colocar y retirar los equipos de protección personal, como así también en la demarcación de las áreas de aislamiento hospitalario. También trabajaron en la capacitación de agentes del sistema de atención primaria de la salud y del Same.

En la actualidad las capacitaciones continúan, ahora a través de recorridas que realizan por los distintos servicios. También siguen los simulacros que sirven para revisar técnicas y actualizar criterios validados en la evidencia científica.

Vencer la incertidumbre

Teresa Godoy y Macarena Gómez observaron que al principio en el personal hospitalario había incertidumbre. “Fue un trabajo de equipo ir nutriéndonos de los conocimientos para poder transmitirlos. Una semilla que fue germinando, hoy la mayoría sabe cómo tiene que actuar”.

“Cuando uno se familiariza con el equipo de protección personal disminuye el temor”, acotaron y resaltaron que “todo el personal está entrenado y ha mostrado una enorme predisposición y compromiso”.