Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Carga y descarga en el radio céntrico: un problema para automovilistas y peatones

Los problemas se dan en distintos puntos de la ciudad y es evidente que los controles no se hacen por esta infracción. (LA OPINION) Los problemas se dan en distintos puntos de la ciudad y es evidente que los controles no se hacen por esta infracción. (LA OPINION)

Los vecinos no dudan en mostrar su enojo por los vehículos estacionados de forma indebida en horarios no permitidos, incluso sobre la parada de colectivos.


La legislación municipal que regula las actividades vinculadas con carga y descarga de mercadería en el radio céntrico no se cumple como debería, generando una serie de complicaciones a automovilistas y peatones. Los vecinos no dudan en mostrar su enojo por los vehículos estacionados de forma indebida en horarios no permitidos, incluso sobre la parada de colectivos y a esto hay que sumarle que el traspaso de productos, principalmente del rubro bebidas, altera de manera notoria el ya de por sí caótico flujo vial en el casco céntrico.
“El horario de carga y descarga de mercadería en el Centro está establecido de acuerdo a la zona, dado que se priorizaron los lugares de más tránsito para regular la hora”, explicaron fuentes consultadas por LA OPINION. Sin perjuicio de esto en los momentos permitidos, no significa que puedan hacerlo en cualquier lugar e infringiendo leyes de tránsito establecidas. No pueden parar en las esquinas, ni sobre las paradas de colectivos ni en doble fila o bien tapando las rampas para discapacitados.

Un problema
Mientras en otros puntos se trabaja para revertir situaciones vinculadas con la seguridad vial mediante operativos de control, sin importar la empresa involucrada, los inspectores tendrán que labrar el acta contravencional a quienes manejan los camiones que llevan bebidas o alimentos; como para citar un ejemplo de las tantas situaciones que se ven todos los días en las calles de nuestra ciudad.
“Las líneas amarillas están puestas por algo y se encuentran en total vigencia. Dentro de los cinco metros de las esquinas, enfrente de las instituciones públicas como bancos, colegios o espacios para personas con discapacidad, que además tienen sobre el pavimento un distintivo que marca el lugar, no se puede parar”, añadieron ante la pregunta de LA OPINION teniendo en cuenta que los repartidores no solo se detienen en cualquier lado, sino que dejan los rodados en mano izquierda lo que se volvió una rutina para ellos.
De igual manera también es irregular colocar sillas, conos, tachos de basura frente a viviendas o comercios para que los autos no estacionen. A diario se debe soportar esta situación en arterias que tienen medidas reducidas ante el notable crecimiento del parque automotor que incluso hace imposible estacionar en el radio medido.

Los reclamos de la gente
Los vecinos se quejan porque al estar estacionados en situaciones irregulares impiden ver semáforos y los autos que vienen por la otra calle, algo cotidiano que pasa en la ciudad sin que se note una voluntad de cambio por parte de la autoridad competente. Cabe destacar que si bien es común ver frente a supermercados, kioscos, restaurantes y negocios de toda índole -además de inmuebles particulares-, vehículos de gran porte estacionados muchas veces en doble fila y haciendo movimientos de mercadería fuera de horario, muchas de esas circunstancias suelen terminar en bocinazos, roces y discusiones con los automovilistas.