Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Centro Oncológico Pergamino: “No hay nada que pueda frenar que se ponga en marcha”

La aspiración es poder habilitar el servicio de Tomografía y consultorios este mes o el próximo.  (LA OPINION) La aspiración es poder habilitar el servicio de Tomografía y consultorios este mes o el próximo. (LA OPINION)

Lo afirmaron en una entrevista concedida a LA OPINION el licenciado Amilcar Osorio, gerente del Centro; y el ingeniero Diego Passadore, de la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear. Describieron la instancia en la que se encuentran los trámites de habilitación para poder brindar el servicio de radioterapia y hablaron de las prestaciones que ya se están dando.


La construcción del Centro Oncológico Pergamino en la esquina de Liniers y Monteagudo significó la inversión pública en infraestructura en materia de salud más importante de la historia de la ciudad. Para su emplazamiento, el Gobierno nacional invirtió 234 millones de pesos. Los trabajos fueron ejecutados en el marco del Plan Nacional de Medicina Nuclear. La gestión para la construcción fue de la Fundación Leandra Barros. Y los equipos que funcionarán allí para el tratamiento del cáncer son de la más alta tecnología existente en el país, lo que lo equipara con los grandes centros de oncología del mundo. Desde el mes de marzo la gestión de este emprendimiento está en manos de la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear, una entidad que maneja un centro de similares características en la Ciudad de Buenos Aires y que tiene injerencia en el funcionamiento de otros espacios dedicados a la medicina nuclear instalados en distintas partes del país. Aunque ya han comenzado a brindarse algunos servicios y el Hospital San José ha trasladado el funcionamiento del Centro de Día- para la aplicación de tratamientos de quimioterapia-, el lugar aún no está funcionando a pleno y el gran desafío sigue siendo dotarlo de la estructura de gestión y de recurso humano que acompañe la envergadura del emprendimiento y lo haga sustentable en el tiempo.
Esta semana LA OPINION visitó las instalaciones del Centro Oncológico Pergamino (COP) para entrevistar al gerente general del Centro, el licenciado Amilcar Osorio; y al gerente general de la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear, ingeniero Diego Passadore, quienes brindaron detalles de los servicios que ya se están prestando y de la marcha de las gestiones que se están llevando adelante ante la autoridad regulatoria para conseguir la habilitación del equipamiento instalado para la realización de tratamientos de radioterapia.


-¿La gestión del Centro Oncológico Pergamino ya está a cargo de la Fundación Diagnóstico Nuclear?
Osorio: Sí, desde que se firmó el convenio en el que el Municipio transfirió la gestión del Centro.
Passadore: La Comisión Nacional de Energía Atómica transfirió a la Municipalidad el Centro y ésta firmó un convenio con la Fundación Diagnóstico Nuclear para la gestión del funcionamiento. Asimismo se conformó un comité de seguimiento que integran la Fundación Leandra Barros y el Municipio.
-¿Esto quiere decir que el Municipio no tiene responsabilidad en el funcionamiento del Centro?
Passadore: El Municipio integra el comité de seguimiento que se reúne periódicamente.
-¿En qué instancia de funcionamiento está el Centro?. ¿Qué servicios ya se están brindando?
Osorio: Hoy en día tenemos habilitadas algunas áreas de diagnóstico como ecografía, que si bien es de baja complejidad, hacen al funcionamiento del Centro. Al ser un centro oncológico el foco es la radioterapia, pero brindar este servicio requiere de un complejo proceso de habilitación que estamos llevando adelante.
-¿Existe alguna demora en estos trámites de habilitación o se está dentro de los plazos que habían sido estimados?
Osorio: La radioterapia es un tratamiento que requiere de aparatología de mucha complejidad y lograr la habilitación supone un proceso largo, además del tiempo que demanda la puesta a punto de los equipos. Esto supone la realización de pruebas de calidad que se realizan por etapas y se hacen bajo normas de seguimiento internacionales. Todo este proceso está en marcha y se hicieron la mayor parte de las acciones y el relevamiento del personal especializado. Firmamos el convenio con el Municipio el 6 de marzo, pasaron nueve meses, en las que sucedieron cosas que generaron algunas demoras, pero estamos trabajando intensamente en la continuidad de las gestiones para conseguir la habilitación definitiva.
La idea mientras tanto es ir poniendo en funcionamiento servicios de menor complejidad como ecografía y abrir consultorios de clínica médica, ginecología y oncología y de este modo ir acoplando esos servicios que son un complemento de los tratamientos de radioterapia. El próximo paso es poder habilitar tomografía, el equipo ya está listo, y estamos a la espera de la habilitación de Radiofísica Sanitaria. Ya está disponible el recurso humano y el equipamiento verificado. No descartamos poder empezar a funcionar este mes o el próximo.
-¿Estos servicios comenzarán a funcionar con recurso propio o con profesionales del Hospital San José?
Osorio: La idea es trabajar con recurso humano propio. El COP es una entidad que funciona en forma autónoma y tiene que contratar su propio personal. Vamos a ir incorporando profesionales a medida que se vayan abriendo servicios. Ya hemos entrevistado a varios y relevado la disponibilidad de recurso humano en la región.
-¿Ha sido compleja la tarea de búsqueda de recurso humano?
Osorio: En radioterapia no hay recursos propios en la región porque se requiere de una alta especialización. Se necesita contar con físicos médicos y médicos radioterapeutas. Se hizo un relevamiento y ya tenemos identificados esos perfiles para que se puedan trasladar acá. El resto del recurso humano sí está disponible en la región.
-¿Está estimada qué cantidad de personal van a necesitar para el funcionamiento a pleno?
Passadore: Es difícil establecer qué cantidad de personal se va a precisar porque depende mucho de lo que uno considere funcionamiento a pleno. Sería trabajar el día completo, nosotros posiblemente en una primera etapa estemos trabajando medio día. Y con ese esquema ya podríamos dar respuesta a una importante cantidad de pacientes y demandando de una importante cantidad de recurso humano.
-¿Desde el punto de vista administrativo hay una tarea de gestión con obras sociales?
Osorio: Sí. Se han establecido gestiones. Los estudios de diagnósticos ya acordamos con la Asociación Médica de Pergamino que se facturarán a través de la red de esa entidad. Ya inscribimos el ecógrafo y haremos lo mismo con el tomógrafo cuando este la habilitación. También la atención de consultorios. La radioterapia quedará por fuera y utilizaremos los convenios propios. Pero más allá de esto lo que tiene que quedar claro es que el objetivo es que cualquier paciente que necesite los servicios que prestamos, tenga posibilidad de acceso. Además las personas sin cobertura social podrán atenderse.
-El Centro Oncológico Pergamino cuenta con equipamiento sumamente costoso y con una infraestructura que debe sostenerse. ¿De qué manera se solventa económicamente este emprendimiento?
Passadore: La Fundación Centro Diagnóstico Nuclear está cubriendo algunos gastos. El Hospital de Día tiene sus fondos específicos que son derivados desde el Hospital. Pero en el funcionamiento integral el rol de la Fundación va a ser cada vez más importante porque empieza a involucrarse en gastos más voluminosos. Cuando uno habla del grupo médico, habla de un gasto muy importante porque es conocimiento muy especializado y que es escaso en el país.
-¿Cuánto tiempo consideran que se necesitará para hacerlo sustentable?
Passadore: Tenemos determinado que serán tres años desde que se empiezan a atender los primeros pacientes.
-¿En lo aspiracional debería estar funcionando en 2020?
Osorio: Sí, la radioterapia que es la parte más pesada debería poder comenzar a brindarse el año próximo. Y otros servicios, como el de braquiterapia, demandarán un poco más de tiempo.

Amilcar Osorio, Gabriela Barros y Diego Passadore recibieron a LA OPINION en el COP. (LA OPINION)


Faltan firmas
En otro tramo de la entrevista mantenida con LA OPINION el ingeniero Pasadore, a cargo de la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear, recalcó que más allá de los trámites que quedan pendientes para poder dar operatividad a los aceleradores lineales para realizar tratamientos de radioterapia, “lo más importante ya lo tenemos”.
En este punto enumeró algunos de los avances logrados en la conformación de la estructura funcional del Centro Oncológico Pergamino al mencionar: “Tenemos una persona como Amilcar Osorio gerenciando el Centro. Es un licenciado en Física Médica que hizo su maestría en el Instituto Balseiro y que, además de estar finalizando su maestría en Administración de Empresas para contar con herramientas de gestión conoce a la perfección la naturaleza de de organizaciones e instalaciones como estas. A la par de ello tenemos definido el equipo médico, que no es menor, ya que no se puede pensar en el funcionamiento de este Centro sin tener un plantel de profesionales con la experiencia suficiente como para aprovechar al máximo esta tecnología”.
En el plano de las cuestiones pendientes, Pasadore explicó que “lo que faltan son firmas” y acotó que este tipo de realidades se han vivido también en otros centros de estas características cuando se pusieron en marcha. “El análisis de la información para estas habilitaciones es complejo y requiere mucho de nuestra parte porque no es lo mismo enviar un mail que ir personalmente a explicarle a un funcionario cuál es la relevancia de este Centro”.
En relación al aporte que puede hacer la política para el seguimiento de estas gestiones, remarcó que “en el caso del Centro Oncológico Pergamino todos los actores involucrados en la gestión han estado muy comprometidos en ayudar y hacer que esto se haga realidad”
“La mejor conclusión que uno saca es que vamos por el buen camino, no hay nada que pueda frenar que el Centro Oncológico Pergamino se ponga en marcha”, aseguró.


La voz de la familia
Gabriela Barros, integrante de la Fundación Leandra Barros, estuvo presente en la entrevista que LA OPINION mantuvo con autoridades del Centro Oncológico Pergamino y la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear. En ese contexto marcó que como familia viven con mucha ansiedad las instancias de gestión para la puesta en marcha a pleno de este espacio. “Para nosotros esto es algo muy personal, queremos que se ponga en marcha pronto, sabemos de los tiempos que demandan las habilitaciones, es una tarea muy compleja”, expresó. Y reconoció: “Estamos muy agradecidos de que ellos -por la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear- hayan aceptado la propuesta de gerenciar el Centro porque nosotros no lo hubiéramos podido manejar jamás”.
Consultada sobre el rol que imagina para la Fundación Leandra Barros cuando el Centro esté funcionando a pleno, planteó que la intención es “poder ayudar desde adentro”. Y agregó: “Nosotros estamos en contacto con muchos pacientes, con sus familiares. Mucha gente de distintos lugares se comunica con nosotros, así que la idea es seguir trabajando por ellos como Fundación, y seguir aportando aparatología a este lugar y todo lo que podamos desde nuestro lugar. No decimos ‘hasta acá llegamos’, esa nunca fue la idea”.
Respecto de esta apreciación, tanto el ingeniero Diego Passadore como el licenciado Amilcar Osorio resaltaron el trabajo realizado por la Fundación Leandra Barros. “Hay mucho por hacer en prevención y nos imaginamos a la Fundación Leandra Barros cumpliendo un rol fundamental en eso porque es una organización que tiene predicamento en la sociedad y aceptación”, planteó Passadore e insistió: “La enfermedad oncológica se previene adoptando ciertos hábitos de vida y para eso es necesario informar y crear conciencia. Tenemos mucho que explorar en este terreno y la Fundación Leandra Barros puede hacer un gran aporte a esa tarea porque además nos va a transmitir esa sensibilidad social para que el que necesite pueda atenderse en el Centro”.

Viaggio Espresso