Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Con misas y un certamen musical recordaron la beatificación de Crescencia

Numerosos fieles participaron de la celebración de la misa que se ofició en horas de la tarde. (LA OPINION) Numerosos fieles participaron de la celebración de la misa que se ofició en horas de la tarde. (LA OPINION)

Numerosos fieles se acercaron al templo para agradecer a la beata por las gracias concebidas. Durante el día se celebraron misas mientras que por la noche se desarrolló un certamen de música católica. El padre Mariano Díaz instó a los fieles a ser “sencillos humildes y trabajar desde el silencio” como lo hizo la Beata.


El sábado se cumplió el sexto aniversario de la declaración de beata a María Crescencia Pérez. Por este motivo en la Capilla del Colegio del Huerto, donde yace el cuerpo incorrupto de la beata, el sacerdote Mariano Díaz celebró una misa en acción de gracias por la declaración de “sor dulzura” como beata y pidiendo por su pronta canonización.
A las 18:00 y ante la presencia de numerosos feligreses, muchos de los cuales arribaron a Pergamino desde diferentes localidades, el padre Díaz, párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Luján dio inicio a la ceremonia.
Como es habitual, luego de la misa, los devotos de Crescencia rezaban en cercanías de la tumba de la beata y le ofrendaban ramos de violetas la flor que a ella la identifica, besaban la imagen y rezaban en profundo silencio.
Ya entrada la noche, tuvo lugar en el templo el primer certamen de música católica: “Bienaventurados le canta a Crescencia”, que contó con la participación de 14 inscriptos, entre unipersonal, dúos, tríos, cuartetos.

Por la noche se desarrolló el Certamen de música radial católica en el que hubo 14 inscriptos. (LA OPINION)

Propuesta de Dios
Luego de dar lectura al Evangelio, el padre Mariano Díaz se dirigió a los presentes, en primer lugar haciendo referencia a la Palabra de Dios en la que se expresa una vez más el amor de Dios por sus hijos. “No fueron ustedes quienes me eligieron a mi sino yo a ustedes, dijo el Padre, y son estas palabras las que deben motivar y alentar nuestra vida de fe. Por eso esta iniciativa que parte del corazón misericordioso del padre es que nosotros estamos compartiendo la Eucaristía, nos congregamos en la mesa del altar cada domingo, Día del Señor, respondiendo de este modo a la propuesta de Dios que nos llama porque nos quiere, nos ama y se nos ofrece como ese alimento para fortalecer y robustecer la fe”, sostuvo el padre Díaz.
De acuerdo con lo expuesto por el sacerdote, la Eucaristía y la Palabra de Dios “nos ayudan a discernir los signos de los tiempos, a descubrir en cada momento de nuestra vida lo grande que es Dios en el corazón de los hombres”.

Esperanza cristiana
Por otro lado hizo alusión al Evangelio: “Mis palaras no pasarán jamás”, y agregó que “nadie sabe el día ni la hora de la venida de Dios lo que genera una tensión en el corazón del cristiano, genera esperanza que no es sentarse y cruzarse de brazos, es una esperanza activa que me ayuda a trabajar desde ese llamado a la santidad que nos hace el Padre el día de nuestro bautismo”.
Interrogando a los presentes, el sacerdote dijo: “¿Cómo trabajo en la santidad en mi vida cotidiana? Dios conoce nuestras debilidades pero nos ofrece las herramientas para fortalecernos en la fe: la oración, la Palabra y la Eucaristía. Nadie sabe el día ni la hora y Jesús nos invita a estar preparados”.

Los devotos agradecieron a Crescencia por su beatificación. (LA OPINION)

Modelo a seguir
Afirmando que “todos estamos llamados a ser santos”, el sacerdote recordó la vida de la beata Crescencia y dio gracias por su beatificación “estamos dando gracias por un nuevo aniversario de su beatificación. Creo que aún no tenemos conciencia del regalo que Dios le ha hecho a nuestra ciudad, tener una beata en medio de nosotros, estamos muy lejos de comprender lo que esto significa”.
También sostuvo que “la beata, desde el silencio, la sencillez y la humildad, Crescencia sigue intercediendo por nosotros ante el Padre”, y agregó que “en Crescencia tenemos un modelo de vida a seguir, en un mundo que nos ofrece el éxito, el poder, el ser reconocido, Dios nos ofrece el ejemplo de Crescencia: la sencillez, el abandono, la humildad, desde lo oculto de un convento hizo bien las cosas de cada día, teniendo como premisa el Evangelio”.
Por último pidió a Dios “que sepamos interpretar los signos de los tiempos. Dios no castiga sino que educa, enseña, corrige y en este tiempo que nos toca vivir, Dios nos está diciendo algo: ‘encuéntrense más conmigo’”.

Certamen musical
En la noche del sábado, luego tuvo lugar el primer certamen de música radial católica: “Bienaventurados le canta a Crescencia”.
Pasadas las 20:30, comenzó el evento que tuvo lugar en el la Capilla del Huerto y contó con la participación de las hermanas del Huerto, del obispo emérito Héctor Cardelli y un amplio marco de público.
Más de un decena de artistas interpretaron diferentes temas, algunos católicos y otros que dejaron un claro mensaje amoroso. Entre los artistas vale destacar a Ana Paula Posse junto a Gabriel García, Juliana Schmidt, Padre Jorge Lamas (San Nicolás), Las Virtus (Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Pergamino), Los Betania (Urquiza), Esteban Bianco, María Emilia Fangio, María Gabriela Vigo junto a Gerónimo Sanguinetti y Carlos Corroquer, Florencia Cantore, Yanina Roldán y los grupos Maranatha, Talita Kum y Manitos Vacías. A los pies de la tumba de Crescencia todos brindaron interpretaciones musicales.