Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Con un emotivo acto celebraron el 40º aniversario del Instituto Maiztegui

Referentes del Instituto Maiztegui recibieron de parte de la Municipalidad una placa por sus 40 años de labor. (LA OPINION) Referentes del Instituto Maiztegui recibieron de parte de la Municipalidad una placa por sus 40 años de labor. (LA OPINION)

Durante la ceremonia de la que participaron legisladores provinciales, funcionarios municipales y autoridades y trabajadores del Instituto Maiztegui, fueron reconocidas las doctoras Delia Enría, Ana María Ambrosio, Silvana Levis y la licenciada Maria Rosa Feulliade. Los oradores destacaron la importante labor sanitaria del Inevh.


En la tarde noche del jueves, el auditorio de la Biblioteca Menéndez, fue el punto de encuentro de numerosas personas que participaron del acto que se llevó a cabo por el 40º aniversario del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Doctor Julio Maiztegui”.
Durante la ceremonia de la que participaron legisladores provinciales, funcionarios municipales y autoridades y trabajadores del Instituto Maiztegui, no solo se demostró la importante labor en materia sanitaria que despliega ese espacio sino también que fue una ocasión propicia para reconocer a algunas de las profesionales que aportaron su sapiencia y pasión por la ciencia en tiempos en que el Inevh daba sus primeros pasos.

Palabras alusivas
El acto comenzó con la recepción de autoridades y como es de rigor, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino que fue interpretado por el Trío de Cámara 21. Luego se proyectó un video institucional para después dar paso a los discursos de rigor cuyo denominador común fue el reconocimiento a la importante labor del Instituto, destacando a Julio Maiztegui, y poniendo en valor el compromiso asumido por un grupo de profesionales que el jueves fueron homenajeadas.
El primero en dirigirse a los presentes fue el presidente de la Fundación Maiztegui, Ariel Torti; luego tomó la palabra el interventor del Instituto Maiztegui, Claudio Bonel y la última en dirigir palabras alusivas a la fecha, en representación del intendente Javier Martínez, fue la secretaria de Salud del Municipio, María Martha Perretta.

Homenaje
El momento más emotivo de la velada fue el de los reconocimientos a las doctoras Delia Enría, Ana María Ambrosio, Silvana Levis y la licenciada María Rosa Feulliade, previo discurso de Carmen Saavedra colega y compañera de trayectoria de las reconocidas. Con un cerrado aplauso, se distinguió no solo a las profesionales homenajeadas sino también a todo el personal que se desempeña en el Instituto.

Compromiso institucional
La apertura del momento de los discursos estuvo a cargo de Ariel Torti, presidente de la Fundación Maiztegui que se mostró complacido por estar presente en la ceremonia en la que se reconoció a “profesionales que han desarrollado una comprometida labor que ha trascendido en el Instituto Maiztegui”.
Torti puso énfasis en el compromiso institucional y a modo de ejemplo mencionó la Fiesta de la Estaca “en la que todas las instituciones de Acevedo, pueblo del que soy oriundo, despliegan un trabajo mancomunado”.
En este marco instó a los ciudadanos a comprometernos con las instituciones porque la vida de éstas depende del trabajo conjunto de las personas.
En otro tramo de su discurso, Torti reconoció a las homenajeadas y agregó que “para que estos científicos que hoy son reconocidos puedan cumplir sus proyectos, se requiere mucha capacitación, formación y es necesario contar con recursos que muchas veces no son fáciles de obtener por parte de los gobiernos de turno. Sin embargo ellos han sabido cumplir sus objetivos a pesar de las adversidades y esto es porque en todo momento tuvieron vocación de servicio. Ellos supieron con su trabajo hacer un aporte valiosos a la sociedad para que ésta sea cada vez más justa y equitativa”.
Por último reconoció al fundador del Instituto, el doctor Julio Maiztegui, “que fue un visionario, y puso en práctica sus convicciones, marcó el inicio de un camino que fue continuado por los trabajadores y autoridades del Instituto, algunas de las que esta noche reconocemos y que han dedicado gran parte de su vida el desarrollo del Instituto”.

Miembros transformadores
Claudio Bonel, Interventor del Instituto Maiztegui, agradeció a las profesionales que fueron distinguidas, y comenzó con una frase de Weber: “Las organizaciones trascienden a los miembros que la conforman”, y refirió que “los miembros transforman a las organizaciones, les dan su carácter, su compromiso, su vivencia, su pasión, algo que sucede a diario en el Inevh y que es altamente valioso”.
Poniendo énfasis en el camino iniciado por el doctor Julio Maiztegui y reconociendo la labor de los trabajadores, Bonel indicó que “es valioso que en el proceso de transformación que las personas ejercen sobre las instituciones, exista la capacidad de delegar, para ir formando nuevos equipos y que éstos sean los que hagan que las instituciones trasciendan”.

Ante las adversidades
En otro párrafo de su discurso, señaló que “muchas veces las vicisitudes políticas y económicas, la coyuntura, no es favorable y eso hace que haya que apelar al tesón y al esfuerzo. En este punto es importante el compromiso de la comuna y de los legisladores que son quienes nos pueden ayudar cuando sea necesario solicitar más aportes para el desarrollo científico del trabajo diario”, y agregó que “es el compromiso de la intervención del Anlis y del Inevh hacer todo lo posible para conseguir el financiamiento que nos permita llevar adelante nuestra labor”.
Por último dijo que “en nombre de las cuatro reconocidas vaya la distinción a todos los compañeros que día a día hacen grandioso al Instituto Maiztegui. Ojalá el camino del Inevh hacia el futuro esté plagado de sueños”.

Orgullo local
Por su parte, la secretaria de Salud María Martha Perretta indicó: “Para mí es un honor poder estar acá, dándole las gracias a ustedes, primero como argentina, porque el reconocimiento que tiene el Instituto a nivel nacional e internacional es un orgullo para cada uno de los argentinos. Segundo, como parte de la salud pública, la importancia que ha tenido este Instituto a nivel de la salud es impresionante. Cuando estudiaba medicina, o actualmente cuando estoy en algún congreso y nombran al Instituto y nombran todas las capacidades, la calidad, la capacidad técnica que tiene, me siento orgullosa”.
Por último, extendió su agradecimiento como pergaminense, “porque cada uno de nosotros se siente orgulloso de que este Instituto sea un ejemplo de superación, de capacidad técnica, de calidad y por sobre todo de seguir proyectando hacia el futuro ya que estamos muy entusiasmados con la idea de que en nuestro Instituto, en nuestro Pergamino, se pueda fabricar la vacuna para la Fiebre Amarilla. Gracias a quienes trabajaron estos 40 años y fueron parte del Instituto y por todo lo que han logrado y no tengo dudas de que vamos por más”.

Sinergia
En la finalización de los discursos, en representación de la Muncipalidad, María Martha Perretta entregó a las autoridades del Inevh una placa en memoria de los 40 años de vida.
Antes de la entrega de los reconocimientos a cada una de las distinguidas, Carmen Saavedra, visiblemente emocionada, expresó palabras alusivas a ellas: “Es un orgullo para mi poder dedicar unas palabras a mis compañeras de carrera, de trabajo y de la vida, con las que compartí durante 35 años momentos muy gratos. Desde el inicio del Instituto estas cuatro profesionales, junto a un grupo de técnicos, trabajaron codo a codo con don Julio. Ellas persistieron en el tiempo a pesar de las dificultades del camino. Trabajaron sinérgicamente y sentaron las bases para lograr un Instituto de excelencia, un Instituto orgullo de Pergamino y de Argentina”.
Luego las doctoras Delia Enría, Ana María Ambrosio, Silvana Levis y la licenciada Maria Rosa Feulliade recibieron una placa distintiva.
En nombre de todas, la doctora Enría manifestó: “Quiero agradecer este reconocimiento al Instituto, a la comunidad, a todas las organizaciones que nos han ayudado, y a esta ciudad. A pesar de los momentos difíciles, quienes hemos trabajado durante los 40 años del Instituto no hemos hecho sino desarrollar nuestra vocación, estimulada durante mucho tiempo por Julio, y para mí lo más importante es poder decir que me ha permitido seguir lo que el corazón me dictaba y así satisfacer mis pasiones, por eso la agradecida soy yo a la Institución y a esta ciudad”.