Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Concejales piden informes sobre villas y asentamientos en Pergamino

El pedido de informes fue hecho por los concejales del bloque Frente para la Victoria-Partido Justicialista. (LA OPINION) El pedido de informes fue hecho por los concejales del bloque Frente para la Victoria-Partido Justicialista. (LA OPINION)

El bloque del Frente para la Victoria-Partido Justicialista elevó un proyecto para que se indiquen varios aspectos relacionados con este tipo de núcleos de viviendas precarias. Aseguran que la información actualizada de los mismos es un insumo esencial para la formulación de proyectos tendientes a la posterior implementación de políticas públicas.

DE LA REDACCION. Los concejales del bloque Frente para la Victoria – Partido Justicialista presentaron un proyecto de comunicación para solicitar al Departamento Ejecutivo que informe sobre varios puntos referidos a villas y  asentamientos en el Partido de Pergamino.

Puntualmente se pide que informe con la mayor brevedad posible y a través de las aéreas correspondientes sobre varios aspectos que hacen a este tipo de núcleos de viviendas precarias, de los cuales hay varios en nuestra ciudad y en algunos pueblos de campaña.

El proyecto incluye los siguientes puntos:

Elaborar un listado de villas y asentamientos en la ciudad de Pergamino y sus pueblos de campaña registrados con plano de ubicación.

Que se informe en lo que respecta a cada villa en particular: dirección y/o perímetro de calles. Identificación catastral de los predios sobre los que se ubica y situación dominial de los mismos. Cantidad de familias y habitantes. Cantidad de menores de edad y situación escolar de los mismos. Nivel de accesibilidad a los servicios públicos: porcentaje de hogares con acceso al agua potable. Porcentaje de hogares con acceso a la red cloacal. Porcentaje de hogares con acceso a la red de distribución eléctrica y que cuentan con un medidor de consumo individual. Porcentaje de hogares con acceso a la red de gas natural.

Que se informe sobre las obras que se encuentran en ejecución y las que está previsto realizar en torno a la mejora y ampliación de la red de distribución interna de agua potable así como también a las redes internas de desagües cloacales y su conexionado a la red pública.

Que indique si el Municipio subsidia servicios de camiones atmosféricos y que informe acerca de los servicios contratados, periodicidad, costo de los mismos e importes invertidos en los dos últimos ejercicios. 

Que informe si se realiza el análisis bacteriológico de las aguas disponibles en los predios con indicación de la modalidad.

Indique si cuentan con “mapas de riesgo de las zonas de anegamiento” en cada uno de los predios. Con indicación de las acciones propuestas.

 

Considerandos

Los ediles tuvieron en cuenta para hacer ese pedido que se define conceptualmente a las villas y/o asentamientos como barrios informales que se constituyeron mediante distintas estrategias de ocupación del suelo, que presentan diferentes grados de precariedad y hacinamiento, no cuentan con acceso regular a los servicios básicos: red de agua corriente, red de energía eléctrica con medidor domiciliario y/o red cloacal, una situación dominial irregular en la tenencia del suelo y que carece de protección contra condiciones climáticas adversas, de un espacio vital suficiente -es decir, más de tres personas por habitación-.

También consideran que en este contexto, la situación dominial de las tierras en las que se asientan estos barrios es un dato ponderable. De la misma manera, los datos actualizados sobre la cantidad de personas que viven en villas y/o asentamientos y las condiciones habitacionales y ambientales en las que lo hacen, así como las obras y demás intervenciones del Estado municipal en las mismas.

Por otro lado destacaron que las villas y asentamientos constituyen uno de los modos de inscripción social por el territorio urbano, protagonizado por aquellos sectores de población que han quedado ubicados en el extremo más desfavorecido del espacio social de las ciudades. Remarcaron los ediles que ello acontece “como consecuencia de los procesos de segregación residencial socioeconómica, y refleja la capacidad de autoproducción social del hábitat popular, entre un conjunto de formas alternativas de hacer ciudad, de habitar y pertenecer”.

Además, dicen los concejales en su proyecto que “se verifica que a los problemas de localización, se agregan otros de precariedad habitacional, deficiencias de infraestructura, inestabilidad jurídica legal, las desventajas socioeconómicas de sus pobladores, mientras se potencian los riesgos ambientales por los espacios degradados y aumenta, por tal razón, la vulnerabilidad socioeconómica de esta población”. Y agregan que esa precariedad en todos los planos materiales y simbólicos “envuelve toda su cotidianeidad emergente y condicionante a la vez de las inestabilidades que caracterizan a estos territorios de relegación social. Una sistémica comprensión de la problemática de los asentamientos lleva a mirarlos con relación a las nuevas configuraciones de lo urbano, y a una cada vez más marcada mercantilización e incremento especulativo del valor de la tierra y vivienda. Sobre todo, teniendo en cuenta que la expansión actual de las ciudades adquiere características muy distintas a épocas anteriores, puesto que a los procesos informales de los sectores populares, se agregan nuevas modalidades de ocupación residencial: las urbanizaciones cercadas y otras formas de privilegio, mal llamados barrios cerrados. De alto impacto en cuanto a los costos sociales, urbanos y ambientales, marca de época y de nuevas tensiones por la apropiación de la ciudad. Y producen rupturas en la asignación social del sentido histórico dado al espacio socialmente construido”.

También se destaca en el proyecto que “por efectos negativos y no deseados de la conurbación de la confluencia, la expansión urbana de las ciudades queda fuertemente tensionada entre estas urbanizaciones de privilegio, alternativas de oferta social y los asentamientos. Todos pujan por una misma tierra, cada vez más escasa y desigualmente distribuida. Por eso, desde este enfoque, el asentamiento y la villa puede ser comprendido como expresión concreta de los nuevos contrastes, el lugar de las desigualdades, reflejo evidente de la crisis de urbanidad”.

Para los ediles justicialistas este universo heterogéneo “constituye uno de los núcleos más duros del déficit habitacional que aqueja a nuestra ciudad. Es por esto que la información actualizada de los mismos es un insumo esencial para la formulación de proyectos tendientes a la posterior implementación de políticas públicas como medio de búsqueda de soluciones integrales al urgente problema de vulneración de derechos humanos que ocurren todos los días en estos asentamientos informales. El Estado en todos sus estamentos debe ser garante del cumplimiento de derechos a través de un rol impulsor e integrador que propenda a la inclusión social de los sectores más postergados”.