Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Consultas sobre riesgos comerciales en la Omic

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (Omic) recibió durante el año pasado una importante cantidad de consultas formuladas por los vecinos que “aparecen en los informes de riesgo y el más común de ellos es el Veraz”, explicó el responsable de esta área comunal, Luciano Alesso. A su vez, el funcionario agregó que “el simple hecho de estar en este sitio a los usuarios les impide la posibilidad de sacar un crédito y también tenemos casos de personas que nunca tuvieron deuda pero igual figuran”, manifestó Alesso en diálogo con LA OPINION. Por diferentes motivos, las personas permanecen en este Veraz por más tiempo del que corresponde “siendo muy pocos los que saben qué hay que hacer al respecto”. 

 

La legislación

La Ley Nº 25.326 de Protección de Datos Personales establece que “solo se podrán archivar, registrar o ceder todos los datos personales que sean significativos para evaluar la solvencia económico-financiera de los consumidores afectados en los últimos cinco años”. Según lo determina la legislación, una vez superados estos períodos, la deuda que figura en el Veraz debe ser borrada completamente y, en caso de que la misma sea abonada, deberá quitarse a los veinticuatro meses, es decir cuando el deudor cancela o cumple -mediante algún plan de pago- con lo que permanecía impago.  “Las compañías no les informan al consumidor o a las empresas de la permanencia en el Veraz y luego aparecen en el programa sin obtener créditos que han gestionado oportunamente. No interesa por cuánta cantidad de dinero, solamente con figurar en este informe es suficiente para quedar fuera de un plan de pagos. Por su parte, los encargados de administrar el Veraz explican que ellos recolectan los datos del sistema financiero”, subrayó Luciano Alesso. 

 

Institutos provinciales

“Se encuentran los institutos de informaciones comerciales que funcionan en las provincias”, comentó el titular de la oficina comunal y añadió que “este tipo de asociaciones civiles comenzaron a aparecer en nuestro país hace más de medio siglo, a partir de la necesidad común de los comerciantes de intercambiar la información sobre el nivel de cumplimiento de los clientes en el pago de los créditos o compras financiadas. “El trámite a seguir para poder eliminar la deuda que figura injustificadamente a nombre de una persona determinada, se desprende de lo que contempla la Ley de Protección de Datos Personales Nº 25.326. Por lo tanto, los usuarios pueden enviar una carta documento al Veraz. “Nosotros aconsejamos que la gente tiene que preocuparse en pedir el certificado de libre deuda cuando se abona y también manifestar que la misma fue saldada. Muchas veces ocurre que el deudor paga y luego nadie comunica que la misma se canceló, y queda en el Veraz de por vida. El propio vecino es el que tiene que ocuparse de salir de este sistema, no se debe tener la actitud pasiva frente a este inconveniente para recién acordarse cuando se quiere pedir un crédito”, informó Alesso. 

 

Otros reclamos 

En los últimos días hubo diversos reclamos relacionados con la garantía de algunos productos y las presentaciones fueron similares a las que se hicieron meses atrás. Todos los productos durables tienen, por lo menos, tres meses de garantía aunque no le hayan dado un documento que lo acredite. “El tiempo que un producto en garantía pase en el servicio técnico amplía la duración de la misma y si es necesario trasladar el producto, la empresa debe hacerse cargo del flete”, manifestó el titular de la Oficina de Información al Consumidor. 

 

Tener cuidado

Además se recomienda seguir con las “instrucciones apropiadamente; si hay algún problema habrá que reclamar lo antes posible y no se debe arreglar el producto por cuenta de uno si tiene garantía. En caso de comprar a crédito o en cuotas, guarde los recibos de pago y al finalizar pida un comprobante de cancelación de deuda”, sugirió Luciano Alesso.  “Por supuesto que alguna vez hasta el más meticuloso comprador puede encontrarse contratando servicios que no funcionan bien y con comerciantes o fabricantes que no son muy entusiastas para resolver sus problemas. De todas formas, la mayoría de los negocios dependen de la satisfacción de los clientes para mantenerse en el mercado; firmas serias van a realizar un honesto esfuerzo por resolver los inconvenientes aunque primero debe hacerles conocer que existe un problema. 

“Si no está satisfecho con la respuesta que la compañía le dio a su carta o si nunca recibió contestación, usted debe contactarse con esta oficina municipal de Información al Consumidor donde recibirá los asesoramientos que necesita y diferentes medios de resolución de conflictos que están a su disposición”, destacó Alesso.