Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Cristian Roma: “Seguiré trabajando para la gente, en este cargo o fuera de él”

Cristian Roma, titular de la dependencia de la Anses Pergamino. (LA OPINION) Cristian Roma, titular de la dependencia de la Anses Pergamino. (LA OPINION)

Así lo afirmó el titular de la oficina de la Anses Pergamino en una charla con LA OPINION. La Agencia de Seguridad Social es un organismo dependiente de la órbita nacional, por ende existe incertidumbre respecto de quién dirigirá sus destinos desde diciembre. Un repaso por la gestión iniciada en 2016.


Con el cambio de gestión que se producirá en diciembre, luego de la asunción del presidente electo, Alberto Fernández, varias serán las definiciones que se producirán sobre todo en organismos de alcance nacional como es la Anses.
La Agencia de Seguridad Social tiene innumerables oficinas a lo largo y ancho del país. En Pergamino existe la Unidad de Atención Integral de la Anses cuyas oficinas se emplazan en San Nicolás 623. Sus destinos son dirigidos desde 2016 por Cristian Roma, cuya continuidad en el organismo no está confirmada.
Con el objetivo de hacer un balance de su gestión, LA OPINION dialogó con Roma, que afirmó: “Mi idea original siempre fue una gestión de cercanía con la gente”.
- ¿Cuál es el balance que cabe hacer desde su asunción en 2016?
- Con el transcurso del tiempo y viendo lo que se hizo desde 2016 cuando llegué a la Anses, la mayoría de las cuestiones que propuse en la oficina local del organismo se fueron cumpliendo. Mi idea original era una gestión de cercanía, de contacto directo con la gente que lo hemos logrado sobre la base de sacar las oficinas a la calle, en las Comisiones de Fomento, a tener presencia en los pueblos del Partido durante todo el año, y una cercanía que también estuvo en la oficina, porque quien quiera hablar con el jefe de la Anses no necesita audiencia, sabe que las puertas están abiertas, y siempre he escuchado a los que han venido, en algunos casos hemos podido solucionar la dificultad o problemática y en otros no, pero siempre hemos mostrado la mejor predisposición para atenderlo.
Cuando ingresé había una determinada cantidad de trabajadores en la Anses que fue reducido en un 30 por ciento y la cantidad de público que en la actualidad llega a las oficinas es de un 50 por ciento más que en 2016. Esto significa que hubo un compromiso significativo de parte de los empleados, en un organismo tan importante, que maneja lo social, y además es un contexto socioeconómico que ha sido y es complejo.
- La buena administración del recurso humano ¿Tiene que ver con la modernización también?
- La idea de modernizar la gestión vino aparejada de los manejos de las nuevas tecnologías. En la oficina hemos conseguido terminales de autogestión y se ha dispuesto personal para que las personas que vinieran a hacer una consulta aprendieran a realizarla a través de estos dispositivos. Hay personal destinado a esa área y son los encargados de realizar una especie de docencia para que los ciudadanos se familiaricen con el nuevo sistema.
Por otro lado se inició la digitalización de expedientes. Los trámites previsionales se manejan con esta nueva modalidad y esta digitalización hace que se haya podido dotar de celeridad a estas tramitaciones. La mesa de cómputos de la oficina, dedicada a esta área, ha sido galardonada como una de las mejores a nivel país y eso es mérito del personal que ha consolidado su trabajo grupal, siempre teniendo como premisa que el ciudadano que llega a las oficinas se vaya con una buena impresión de la atención y un principio de solución.
- Se refirió a que la cantidad de personas que diariamente asisten a la oficina se vio incrementada en un 50%. ¿Esto a qué responde?
- La cantidad de ciudadanos que pasan por la oficina diariamente se ve incrementada porque se han incorporado trámites que antes se hacían en otros organismos estatales.
Hubo una sumatoria de cosas que permitieron que las oficinas de la Anses se vean concurridas. En principio la modificación de los Créditos Anses con que se habilitó a diferentes segmentos de la población a que pudieran acceder a los créditos, algo que fue altamente positivo para las personas que cobran Pensiones no Contributivas, Asignaciones Familiares y Asignaciones Universales por Hijo. Ello generó un aluvión de consultas. Una nueva prestación que se empezó a generar desde el organismo fue el Monotributo Social que antes era manejado por el Ministerio de Desarrollo Social al igual que las Pensiones No Contributivas. Han llegado a pasar 9.000 personas por las oficinas de la Anses diariamente.
También se realizaron en varias oportunidades operativos en la Unnoba para la prestación del Progresar; y operativos en empresas logrando realizar 2.000 tramitaciones a empleados.
- Durante su gestión le tocó hacer frente al proceso de Reparación Histórica ¿Qué balance hace sobre ello?
- Considero que ha sido una de las mejores decisiones de esta gestión, la Reparación Histórica llegó para hacer frente a una problemática que se veía viviendo en el sector previsional argentino desde hacía muchos años, tengamos en cuenta que la Reparación Histórica vino a compensar las jubilaciones que estaban mal liquidadas y que en muchos caso estaban judicializadas porque el Estado no se hacía cargo. Esta disposición aparejó que en muchos casos se registrara un incremento económico importante en los haberes. En Pergamino nos pusimos el programa al hombro e hicimos numerosas charlas informativas en la ciudad y en algunos pueblos de campaña para que las personas supieran de qué estábamos hablando. Luego realizamos operativos para generar claves de seguridad social y el aplicativo para aceptar la propuesta que la Anses brindaba mientras que, en una última etapa estuvimos haciendo operativos para que la gente asista con su abogado a fin de firmar el acuerdo que luego debía ser homologado por un juez.
En Pergamino tuvimos un 98 por ciento de los casos que fueron aceptados.
- ¿Profundizaron también el acercamiento de los Centros de Jubilados?
- Los jubilados es uno de los sectores con que más identificado me siento y por eso cuando llegué a la Anses empezamos brindando operativos en los Centros de Jubilados que se ubican en los barrios y en los pueblos, hicimos talleres de memoria, bancarios para que conozcan los diferentes productos y de acceso a las nuevas tecnologías para que los adultos mayores sepan sobre el manejo de páginas Web y de celulares y dispositivos digitales.
El año pasado por decisión de los Centros de Jubilados se creó el Día del Jubilado Pergaminense, todos los segundos sábados de noviembre. Al jubilado hay que darle la importancia que se merece, no hay que descuidarlo, hay que estar atentos a sus demandas que no son solo económicas sino también muchas veces prestándole el oído.
- ¿Cuáles han sido los resultados en los operativos realizados en los pueblos?
- En esa lógica de escuchar las problemáticas en primera persona y querer dar soluciones decidimos desde la Anses, allá por 2016, iniciar operativos en los 12 pueblos que integran el Partido de Pergamino. Hemos concurrido mínimamente tres veces por año a cada localidad rural. Hicimos una especie de estadística y llegamos a la conclusión de que atendimos alrededor de 3.000 consultas.
- ¿Cómo ha sido su experiencia personal en este trabajo de dirigir la Anses?
- Fue mi primera experiencia en la órbita de lo público. Desde que llegué a la Anses dije que esto significaba una satisfacción, orgullo y desafío el enfrentarme a la jefatura de un organismo que es uno de los más importantes de la ciudad, de los organismos descentralizados. Se han logrado muchísimas cosas positivas desde el ámbito local, pudimos sobreponernos a un contexto social y económico bastante complejo en el cual estuvimos cerca del vecino en cuanto a las demandas, lo que considero que fue un punto fuerte de mi gestión. Las cosas se fueron haciendo bien, esto me lo marcan en la calle las personas que reconocen que uno no ha puesto un límite o una distancia del funcionario al ciudadano. Me gustaría invitar a los dirigentes a que sean conscientes de que somos funcionarios y nos debemos a la ciudadanía, a escuchar y a resolver sus demandas.
Más allá de lo que suceda el 10 de diciembre, quiero dejar en claro que seguiré trabajando para la gente, comprometido con la sociedad sea en este cargo o fuera de él. Tengo una convicción y una necesidad de poner en práctica el compromiso social que me moviliza. Esto es un objetivo permanente que me voy poniendo, estar a disposición de la gente para ayudarla en los que sea posible.

Viaggio Espresso