Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Daniel Arroyo, Jorge Ceballos y una charla sobre la actualidad del país

Marita Conti, Daniel Arroyo, Jorge Ceballos y Enrique Schierloh durante la conferencia de prensa. (LA OPINION) Marita Conti, Daniel Arroyo, Jorge Ceballos y Enrique Schierloh durante la conferencia de prensa. (LA OPINION)

El diputado del Frente Renovador y el secretario general de Libres del Sur estuvieron en nuestra ciudad encabezando una disertación sobre "FMI: consecuencias en tarifas, sueldos y jubilaciones". La visita se dio en el marco de una recorrida que los militantes llevan adelante por localidades bonaerenses.


El diputado nacional Daniel Arroyo y el secretario general de Libres del Sur, Jorge Ceballos, brindaron una charla en el Salón Luis Sued del Concejo Deliberante sobre "FMI: consecuencias en tarifas, sueldos y jubilaciones", es decir, el impacto de las actuales políticas económicas en la vida de los argentinos.
Ambos vienen recorriendo localidades bonaerenses con el fin de dialogar con los vecinos y recoger sus inquietudes.
Los referentes del Frente Renovador y de Libres del Sur fueron recibidos por la concejal Marita Conti, el militante Enrique Schierloh y un nutrido grupo de militantes.
En el Hotel Fenicia, Arroyo y Ceballos, dialogaron con los referentes de prensa y se mostraron preocupados por el rumbo que el Gobierno le ha dado a la economía nacional.

¿Quiénes hacen el ajuste?
En primer lugar, Jorge Ceballos hizo alusión a “la situación particular que atraviesa el país” en materia económica y se refirió a las consecuencias sociales que ello genera.
En este marco hizo alusión al “achicamiento del gasto, sobre todo en la obra pública lo que generará pérdidas de fuentes laborales, puntualmente en la construcción. Pero el cimbronazo se siente en diferentes sectores productivos y comerciales”.
Los jubilados, según Ceballos, “serán algunos de los más afectados de esta crisis”.
Por último sostuvo que “entendemos que no se puede gastar más de lo que se tiene, pero nos preguntamos ¿Quiénes hacen el ajuste? Siempre recae sobre los trabajadores, sectores medios y los más vulnerables”.

Situación complicada
Brindando sus consideraciones respecto a esta temática, Daniel Arroyo afirmó que “la situación social está empeorando” y marcó tres cuestiones: “La primera es que hay más personas en los comedores comunitarios, hay más chicos que se quedan a comer en las escuelas, los alimentos aumentan su valor considerablemente”.
Ante esta problemática, Arroyo propuso “volcar más dinero en los comedores escolares, tomar los 11 productos más importantes de la canasta básica y quitarles el IVA y regular sus precios. Comer tiene que ser barato en Argentina”.
En segundo lugar, se refirió a la cantidad de personas que “están endeudadas” y argumentó: “Como no alcanza el dinero para hacer frente a los gastos fijos, que aumentan constantemente, y para pequeñas inversiones, las personas se endeudan, en entidades bancarias y en financieras. Hemos planteado ante esta situación que se otorguen 500.000 créditos, no bancarios, a tasas del 2 y 3 por ciento anual para la compra de máquinas y herramientas. Esto servirá para desendeudar a las familias”.

Recorte
También planteó su preocupación en torno a los 300.000 millones de pesos que el Gobierno plantea recortar para el año que viene. “Estoy asustado realmente”, dijo Arroyo y agregó que “algo anda mal cuando al laburante no le va bien y al que presta plata sí, cuando al club de barrio le va mal y al que vende drogas le va bien. Hay que cuidar a la industria textil en la que se registra un 20 por ciento de desocupación, cuidar las economías regionales, no creer que esta situación se va a acomodar sola sino que el Estado debe intervenir, debe regular los precios, no liberar el valor de los combustibles, no se pueden dolarizar las tarifas porque vivimos en pesos”.
Considerando la complicada situación económica y social, el legislador señaló que “más allá de construir una alternativa política, tenemos la obligación de plantear propuestas concretas: emergencia alimentaria, créditos no bancarios y pedirle al Gobierno que en sus obras públicas tome mano de obra vecina”.

Un Gobierno ¿indiferente?
Consultado sobre porqué cree que el Gobierno no advierte la realidad, Arroyo indicó que “el Gobierno no percibe la magnitud del problema, tiene una idea equivocada de Argentina, cree que el país es soja, minería, sector financiero y salarios bajos, ese modelo deja a 20 millones de personas afuera; no contempla al ciudadano de a pie. Por otro lado, hay que considera que existe una estructura de negocios porque el Estado que tiene que controlar el precio de los alimentos no lo hace porque está interesado en la rentabilidad de los supermercados, debería controlar el precio de los medicamentos y no lo hace, debería controlar el precio de los combustibles y por el contrario lo liberó. Nadie tiene puesta la camiseta del Estado”.
En este sentido criticó a los funcionarios por “caminar poco” y les aconsejó estar cerca del vecino “deben ir a un barrio, dialogar, saber lo que le pasa a las personas.
“Hay que cuidar a los que la están pasando mal, a los sectores vulnerables y también a quienes trabajan y no llegan a fin de mes. Cuando el Gobierno dice que hay más planes sociales es verdad, aumentó la cantidad de personas que obtienen la Asignación Universal por Hijo pero el monto de ese beneficio es de 1.500 pesos ¿Qué hace una persona con 1.500 pesos? ¿Qué hace un trabajador de una cooperativa de trabajo con un sueldo de 4.700 pesos?”, expresó el diputado.

Cinismo
Respecto a esta temática, Jorge Ceballos agregó que “hay cierto grado de cinismo porque siempre el Gobierno pide ajustarse el cinturón a los docentes, a los jubilados, a la clase obrera y no se pone la mira en los funcionarios que tienen su fortuna en el extranjero que argumentan que no la traen porque no confían en lo que pasará en Argentina. Hay una falta de sensibilidad de parte del Gobierno porque advierten la crisis a partir de estadísticas y no consideran en lo que en realidad le está pasando al ciudadano, al vecino de carne y hueso”.

Oposición unida
Por último contestaron a la pregunta de si es factible la unidad de la oposición: “Es una obligación. En situaciones críticas la oposición tiene que estar a la altura del problema a resolver. En mi criterio se está rompiendo el contrato social entre el Gobierno y la comunidad.
“Esta situación nos interpela a todos, a los opositores fundamentalmente, porque debemos unirnos y construir una oposición responsable, seria, que plantea respuestas concretas ante la emergencia. La pobreza en Argentina es hereditaria y ante esta situación tenemos que modificar el modelo educativo, cortar el sistema financiero usurero y combatir el narcotráfico”, argumentaron.