Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Daniel López Rosetti en Pergamino: “No se es feliz espontáneamente”

El médico cardiólogo bregó por encontrar el bienestar ya que “la vida comienza y termina cada día”. (LA OPINION) El médico cardiólogo bregó por encontrar el bienestar ya que “la vida comienza y termina cada día”. (LA OPINION)

El médico brindó una charla en nuestra ciudad el pasado jueves ante más de 500 personas.  Durante el encuentro puso el foco en el “Equilibrio, cómo pensamos, cómo sentimos y cómo decidimos”. También bregó por la búsqueda del bienestar y la felicidad aún en tiempos de adversidad. Entrevista mano a mano con LA OPINION.


En la tarde noche del jueves, organizado por la Fundación Osde, el doctor Daniel López Rosetti brindó una charla en nuestra ciudad.
El encuentro tuvo lugar en el auditorio de 9 de Julio 702 y en la oportunidad su disertación puso el eje en el “Equilibrio, cómo pensamos, cómo sentimos y cómo decidimos. Manual del usuario”.

Buscar el bienestar
En una entrevista con LA OPINION, el doctor López Rosetti contó sobre su interés en cuestiones emocionales, además instó a las personas a buscar el bienestar y la felicidad aun en tiempos de adversidad. También se refirió a la resiliencia, el analfabetismo emocional, el uso de las redes sociales y la vida en pareja.
-¿Cómo empieza a interiorizarse en los temas emocionales?
-El síndrome del estrés me interesó ya siendo estudiante de medicina. En segundo año se la carrera se dicta fisiología donde se ve el estrés. El mundo emocional, incluido el estrés, es neurociencia, tiene que ver con el funcionamiento del cerebro, estrés es la relación que existe entre las cargas que uno soporta y la capacidad de resistencia que uno tiene. Y eso tiene que ver con la función neurológica en particular y la física en general. Con lo cual siempre estuve relacionado con materias que tiene que ver con buscar el bienestar, que es el fin último que buscamos todos, sentirnos felices.
-En estos tiempos que transcurren, ¿se hace difícil de alcanzar ese bienestar?
- Es posible que sí pero la vida comienza y termina cada día, uno puede decir que el tiempo que nos toca vivir es difícil pero es el único que tenemos. Aplicar la filosofía como frontera final es importante. Puedo estar pasando momento muy difíciles sin embargo debo llevarlo adelante. El día de hoy es el único que tenemos y esto no es simplemente una retórica sino que es operativo. Saber que tenemos un período de vida y un período para disfrutarlo es verdaderamente central. Los argentinos siempre tuvimos crisis pero uno no debiera nunca de perder la capacidad de disfrutar. A veces en contexto de guerra, uno ve en las ruinas a los niños que juegan en el barro por ejemplo. A lo mejor nosotros nunca tendríamos que perder la capacidad de construirse todos los días.
-¿Este modo de vida va de la mano de la resiliencia?
- La resiliencia, son esos términos que del punto de vista popular son nuevos pero para la comunidad médica es muy común. Hay un punto para enfatizar sobre la resiliencia. Si uno pone el foco en la definición de resiliencia es la capacidad de recuperación posterior a un trauma importante, ser resiliente es superar las situaciones, algunos lo son más y otros menos, pero la resiliencia es mucho más que eso, no es cicatrizar porque superar una situación se llama cicatriz, pero ser resiliente es salir mejor que antes, es una superación.

Analfabetismo emocional
-¿Con qué se encuentra en el diálogo que mantiene con las personas?
-Yo disfruto mucho esto de brindar mensajes de estas características, tiene que ver con la medicina, con el atender pacientes ya que soy médico hospitalario y cuando hay medios de comunicación que me dan la oportunidad me gusta dar mensajes porque siento que detrás no hay un paciente sino muchos, siento que tengo una obligación que cumplir y la disfruto mucho.
-Los hemos escuchado hablar de analfabetismo emocional ¿Qué es y cuanto influye en el bienestar físico?
-La inteligencia emocional es un desarrollo neurocientífico extraordinario. La palabra inteligencia emocional reúne ambos elementos que parecen que fueran antagónicos pero no lo son y consta de tres partes: la percepción emocional, la comprensión de por qué tengo las emociones que tengo y el tercer punto es la regulación emocional. La realidad no existe es una construcción que hacemos cada uno de nosotros de nuestros propios procesos psíquicos por eso todos vemos distintas cosas aún de una misma circunstancia. La percepción es el ABC de la inteligencia emocional porque nuca podría yo comprenderme ni comprender a otro si no percibo. Si yo no percibo es como no saber leer, es como no entender un idioma por eso lo comparo con un analfabetismo emocional. El punto es que desarrollar la percepción emocional es una forma de analfabetismo quizá la más importante. Me preguntaban si se puede ser feliz ahora, ¿Y qué pasaría miles de años atrás cuando un grupo de cavernícolas tenían la alegría de cazar un mamut? Es probable que hayan tenido la misma y mayor felicidad que cualquiera de nosotros en el mejor de los momentos.
La felicidad es un fenómeno individual y depende de una relación entre las demandas subjetivas, lo que yo quiero y lo que yo tengo. Si la diferencia entre mi expectativa y mi realidad es muy alta, no voy a ser feliz. Si la diferencia entre mi expectativa y la realidad es más corta es más probable que pueda ser feliz.
-Ante una decisión importante, trascendental para la vida, ¿prima la razón o la emoción?
-Varía con las personas. Mi libro “Equlibrio” habla de un equilibrio dinámico. Pongo una balanza, de un lado el cerebro como metáfora del pensamiento y del otro lado un corazón como metáfora del sentimiento. Pensamiento y emoción deben jugar en conjunto porque en el cerebro no hay una parte que piense y otra que sienta sino que está todo mezclado pero si yo tengo que decidir me quedo con la emoción.

Parejas
-¿Y en las parejas cómo se trabaja en pos del bienestar y la armonía en un momento en que todo atenta contra el diálogo?
-Es muy claro y está muy bien estudiado que una pareja funcional, una pareja que funcione es un elemento mensurado como bienestar. Hay muchas que no funcionen y en ese caso es preferible que no sigan juntas. Somos seres sociales y la sociedad más chica es la pareja, la que le sigue es la familia. Hay toda un área que se trabaja y es el estrés marital, un tema que hay que tener muy presente. El término pareja es algo muy rico porque quiere decir que son parejos, los dos tienen la misma responsabilidad.
-¿Y en este contexto el diálogo es fundamental?
-Es lo que diferenció al ser humano del animal. Hay tres cosas que cambiaron a la humanidad, el habla, el desarrollo de la herramienta y la construcción y aparición de tribus, es decir, vivir en conjunto

El auge de las redes sociales
-¿Cuánto ha cambiado el desarrollo de las redes sociales a las relaciones interpersonales?
- Si algo no se puede detener es la ciencia, las redes sociales son muy útiles como cualquier herramienta pero hay que saber usarlas. Recomiendo usar las redes sociales pero bien. Ahora si me dan a elegir, en mis recetarios recomendaría aumentar las relaciones personales. Hoy vos mandás un mensaje de texto escrito y tiene un determinado valor para quien lo lee, si al final le agregás una carita feliz tiene otra connotación. Todo lo que tenemos hoy llegó para quedarse pero si volvemos al tema de estos hombres cavernícolas que tenían la felicidad con casi nada, a lo mejor es una buena propuesta que la busquemos. No se es feliz espontáneamente, hay que meterle ganas, hay una responsabilidad para buscarla, hay que desarrollar la inteligencia emocional, hay que hacer pequeñas cositas que justifiquen ese día de la mañana a la noche.

Viaggio Espresso