Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Destacando el fervor patriótico de Belgrano, Pergamino celebró el Día de la Bandera

Javier Martínez, Cristina Torrano y Guillermo Milano ubicaron una ofrenda floral al pie del busto a Belgrano. (LA OPINION) Javier Martínez, Cristina Torrano y Guillermo Milano ubicaron una ofrenda floral al pie del busto a Belgrano. (LA OPINION)

El acto tuvo lugar en la Escuela Municipal de Bellas Artes. En la ceremonia, alumnos de cuarto año de la primaria prometieron lealtad a la Bandera. Hubo malambo y baile en la jornada, que estuvo signada por la puesta en valor del accionar del prócer argentino.


Con fervor patriótico y recordando a su creador, Manuel Belgrano, ayer en Pergamino se celebró el Día de la Bandera.
La sala de la Escuela Municipal de Bellas Artes se convirtió en el punto de encuentro de numerosos ciudadanos que dijeron presente en la ceremonia organizada por la Dirección de Protocolo y la Subsecretaría de Cultura del Municipio.
Fue el último acto patrio oficial que se desarrolló en el espacio de San Martín 621 habida cuenta que a paso firme avanzan las obras de la que será su nueva sede, en uno de los galpones de ExFerrocarril Mitre.
El acto se nutrió de varios condimentos que lo hicieron atractivo, de principio a fin. En primer lugar la posibilidad de contar con alumnos de varios establecimientos educativos ya que algunos de ellos, los que cursan el cuarto año de la primaria, prometieron lealtad a la Bandera.
Por otro lado, hubo un momento para las palabras alusivas que estuvieron a cargo de la representante de la Escuela de Bellas Artes, Elena Bettelli; del presidente del Instituto Belgraniano Pergamino, Guillermo Milano y del intendente Javier Martínez.
Sin dudas los mayores aplausos se los llevaron los bailarines del Cuerpo de Malambo de la Escuela Municipal de Bellas Artes, que hicieron vibrar el escenario con sus zapateos sincronizados al compás de las guitarras y el bombo, y ante la atenta mirada de funcionarios, concejales, referentes de las fuerzas de seguridad y de la educación y ciudadanos en general.
En conclusión, la ceremonia se nutrió de diferentes atractivos que hicieron del 20 de junio una jornada memorable para muchos.

Valentino Belletti, del Cuerpo Municipal de Bellas Artes, cosechó los aplausos del público.

Bandera en alto
La jornada comenzó a las 10:00 y tal como estaba previsto, luego de la recepción se dio paso a entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino que fue interpretado musicalmente por Diego Moran y con lengua de señas por los niños del Hogar de Jesús.
Luego el intendente Javier Martínez junto a la subsecretaria de Cultura, Cristina Torrano y el presidente del Instituto Belgraniano, Guillermo Milano, depositaron una ofrenda floral al pie del busto de Manuel Belgrano que se erige en el escenario.
A la hora de los discursos, la primera en expresar palabras alusivas fue Elena Bettelli, representante de la Escuela de Bellas Artes, que se refirió a la canción “Aurora” como “una manera muy especial de cantarle a la Bandera en su honor” y se refirió a su creador Manuel Belgrano cuyo nombre figura en la Escuela Municipal de Bellas Artes.
Metafóricamente, Bettelli hizo alusión a las actividades que se allí se realizan en talleres donde se crea “una diversidad importante de obras en los múltiples talleres que se brindan a las personas que asisten. Somos testigos de los pinceles cargados de celeste y blanco que se mueven, de escuchar la melodía de los cantos, de la danza que forma compases para bailar, de pigmentos de barro al amasar y decoran una pieza al modelar, hilos de lana junto al telar tejiendo mantas, ponchos para actuar como duendes libres del teatro sobre el escenario que aquí está”, y finalizó diciendo que “es todo esto y mucho más nuestra Bandera nacional, la que en lo alto se lleva al caminar por distintos lugares. Alta en el cielo, audaz se eleva en vuelo triunfal, azul un ala del color del cielo, azul un ala del color del mar”.

Hace tiempo en Bellas Artes
El presidente del Instituto Belgraniano, Guillermo Milano rememoró que en la Escuela de Bellas Artes, en 1974, “un grupo de estudiantes trajimos de la ciudad de La Plata a Jorge Luis Borges, en este lugar en la intimidad fue el propio Borges que me dijo ‘Mirá pibe que alguna vez la historia se te para en los hombros sin que vos te des cuenta’”, también recordó a una de las comisiones de Bellas Artes en la figura de la Giuffrido Magnani, Edna Pozzi y Luis Milano, “comisión que había logrado que los grandes músicos del mundo, que venían a tocar al Colón, por favor del entonces intendente Ernesto Illia y su hermano el presidente Arturo, vinieran a interpretar sus obras a esta Escuela”.
Por iniciativa de esa comisión también se decidió llamar a la Escuela de Bellas Artes con el nombre de Manuel Belgrano. “La trayectoria que ha tenido la Escuela de Bellas Artes es el fiel cumplimiento del legado de este prócer que solo se lo recuerda por la creación de la Bandera, pero fue el único prócer que tiene tres fechas conmemorativas y una muy cara a nuestros sentimientos: el 3 de junio, día de su nacimiento recordamos el Día del Inmigrante Italiano por ser hijo de inmigrantes italianos, en el mismo mes recordamos su fallecimiento, y el 24 de septiembre recordamos el gran triunfo de Tucumán, la Virgen de la Merced a la que él nombró como patrona del Ejercito”, explicó Milano.

Plan B
Por otro lado, Milano puso en valor la importante labor de Belgrano en la revolución independentista, “antes del 25 de mayo de 1810, fue Belgrano quien expresó: ‘Si mañana no se va el virrey lo sacó yo a patadas en el culo’, este hombre era el plan B. En tanto que Güemes debía contener el avance realista en Salta, Pueyrredón debía organizar la república y la faz política en Buenos Aires, y San Martín cruzar los Andes. Pueyrredón se preguntó por aquella época qué pasaba si moría San Martín a lo que éste contestó que estaba Manuel Belgrano, el mejor general de América, que en 1812 se asentó con sus tropas en Tucumán a la espera del resultado del cruce de los Andes”.
Y agregó que fue Belgrano quien “a días de fallecer, escribió: ‘Me hierve la sangre de ver lo problemas que no se solucionan, y que fácilmente se arreglarían si alguien tan solo pensara unos segundos en la Patria’”.
Por último indicó que “en un día como hoy hay que recordar y valorizar a Manuel Belgrano y considerar que a 100 años de la muerte del prócer Argentina era una de las naciones más importantes política, militar y económicamente; el año que viene se cumplirán 200 años del fallecimiento de Belgrano, es nuestros deber aproximarnos a la Argentina de hace 100 años”.

Ultimo acto
Por último, el intendente Javier Martínez, indicó que la idea de hacer este acto en Bellas Artes obedece a dos cuestiones, primero porque dicho espacio lleva el nombre de Manuel Belgrano y segundo porque “es una especie de despedida ya que pensamos que en el próximo aniversario la Escuela de Bellas Artes estará en su nuevo inmueble en calle Alsina”.
Refiriéndose al Pabellón nacional, el jefe comunal sostuvo que “conmemoramos el día de la Bandera. Un símbolo de nuestra patria, un símbolo de nuestro esfuerzo, un símbolo de nuestras venturas como vecinos; como argentinos porque en ese pedazo de tela estamos todos. En ese pedazo de tela están nuestras historias, nuestras desventuras, nuestros éxitos. Pero por sobre todas las cosas ese pedazo de tela representa nuestros anhelos. Nuestro futuro”.

La ceremonia se desarrolló en la Escuela Municipal de Bellas Artes. Hubo baile y malambo. (LA OPINION)

Simbología
Hablando de la importancia de la Bandera como símbolo, el intendente afirmó que “ese símbolo que cada uno de nosotros honramos cuando hacemos nuestro trabajo. El símbolo de la educación cuando hacemos una escuela, el símbolo de la producción cuando terminamos una ruta, el símbolo de la inclusión cuando ejecutamos obras de cloacas, agua o cordón cuenta, el símbolo de la seguridad cuando ponemos luminarias LED o cambiamos cámaras de última tecnología, el símbolo del progreso traducido en que cada uno de nosotros haga lo que tenga que hacer. Ese símbolo, esa forma de hablar se transmite con nuestra Bandera”.

Honrar la Enseña patria
Por último afirmó que “honrar a la Bandera es respetar a nuestra historia. Honrar a la Bandera es reconocer el esfuerzo de miles de argentinos. Honrar a la Bandera es establecer un futuro juntos. Honrar a nuestra Bandera es un acto de responsabilidad.
“Nuestra Bandera representa ese futuro que tenemos que cimentar juntos, ese futuro que nos conmueve cada día para dar un poquito más de nosotros, ese futuro que sabemos que existe porque sobran condiciones, pero faltaba esfuerzo; sobran recursos, pero faltaba honestidad”.

Viaggio Espresso