Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Destruir señalizadores viales, una de las prácticas habituales de los vándalos

No es una práctica nueva el daño o robo de las señalizaciones viales en distintas zonas de nuestra ciudad. (LA OPINION) No es una práctica nueva el daño o robo de las señalizaciones viales en distintas zonas de nuestra ciudad. (LA OPINION)

Una vez más brindaron detalles sobre estas cuestiones que parecen una constante en algunos sectores de la ciudad. Existen casos donde directamente se roban los elementos de demarcación y se generan problemas por sus ausencias.


Una vez más generan preocupación los ataques vandálicos que se vienen registrando en Pergamino. En este caso se refirieron a la señalización vial ubicada en la ciudad y en muchos casos evidencia los ataques de manos anónimas que las dañan sin sentido. “Tenemos problemas recurrentes que van desde el robo de un nomenclador hasta la destrucción de un indicador de velocidad máxima o bien la advertencia de radares de control”, explicaron desde el área que tiene a su cargo la señalización en el Partido de Pergamino.
“Las roturas se dan en cualquier sector siendo el radio céntrico uno de los puntos donde con más frecuencia tenemos que trabajar”, resaltaron en el informe e indicaron que “en muchos barrios periféricos notamos una responsabilidad por parte de los vecinos que cuidan las cosas que colocamos, aunque la realidad es distinta en inmediaciones de los accesos”.
Sabido es que desde hace algunos meses está en marcha este programa integral de señalización en la ciudad y los pueblos, pero muchas veces los carteles que se colocan son dañados por “manos anónimas” durante la noche. “Obviamente que nos preocupa ya que es mucho el esfuerzo que hace el Municipio para mejorar este tipo de cuestiones que favorecen al tránsito” se agregó.
La rotura en los nomencladores o bien la señalización atacada con aerosoles es una de las malas costumbres que pueden detectarse en la vía pública, y es esto algo que se nota con mayor fluidez en algunos barrios.

Trabajar sobre el daño
Muchas veces los mismos vecinos del lugar donde se produce el ataque llaman a través del 147 o bien se acercan a alguna dependencia municipal cercana para contar lo que pasó, pero en general es el personal el que procede a notificar lo sucedido dado que está todos los días trabajando con este programa de demarcación. Más allá de lo que pueda pasar con los carteles, también se nota la manera en que se infringen las leyes colocando los autos en zonas prohibidas, parando sobre las veredas o bien se tapan las rampas para personas con discapacidad.
“Esto nos pasa a menudo con las infracciones que labra el controlador de velocidad que está en avenida Rodríguez Jáuregui; allí pusimos muchas veces el cartel que advierte la radarización del sector, pero cuando no los roban directamente los tapan con pintura en aerosol evitando que se perciba la señalización. Realmente es algo complejo de explicar porque son señalizaciones que mejoran la seguridad vial, no los ponemos por capricho o para molestar sino para evitar accidentes a través de la concientización”, explicaron a LA OPINION.