Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
De nuestro archivo

Di Palma y su heroica ayuda con un helicóptero en la inundación de 1995

Cuando Luis Rubén Di Palma colaboró en la inundación del ‘95 con su helicóptero.


Luis Rubén Di Palma falleció el 30 de septiembre de 2000 cerca de Carlos Tejedor, al caer el helicóptero que piloteaba. Tenía 55 años y en sus días finales trabajaba a destajo para poner en pista otro Torino para el TC. Claro, porque “El Loco Luis” o “El Loco Di Palma” corría y volaba. Y era un arrecifeño solidario, de un corazón tan grande como sus éxitos y popularidad.

Ese lado solidario de este personaje tan entrañable traemos hoy a colación, recordando también aquél 7 de abril de 1995 tan trágico para los pergaminenses, cuando la ciudad vivió una devastadora inundación. Esa mañana, contaba Rubén a LA OPINION:

LA OPINION, 7 de mayo 1995

“Estaba en el taller y me disponía a salir para Buenos Aires para asistir a una carrera de Fórmula 1, cuando recibo una llamada diciendo que había necesidad de un helicóptero y de colaboración. Entonces les dije que en 40 minutos estaba en Pergamino para lo que pueda ser útil”.

“El Loco” contaba que en la inundación había un puente con mucha gente arriba: “Primero lo sobrevolé, vi las posibilidades, observé las condiciones meteorológicas –que no eran las ideales porque había viento-. Estaba sobre el Arroyo y tenía que entrar por una zona de plantas y el helicóptero tiene ciertas limitaciones para operar en determinadas condiciones climáticas. Pero pude ver que había una persona mayor arriba de una planta, supongo que hacía muchas horas que estaba allí, y nadie podía hacer nada. Entonces fui hasta donde estaba el jefe de los Bomberos e informé de la situación”.

Así reseñaba el primer salvataje que hizo con su aeronave aquel fatídico día: “Fue a un grupo de personas que estaban desesperadas; pude sacarlas del lugar y llevarlas a tierra firme en un vuelo de tres minutos, no era un vuelo de importancia por la distancia pero sí por el lugar donde había que operar. También había personas mayores que fue imposible sacarlas, había muchos cables sobre sus viviendas y era muy difícil bajar”.

Rubén contó también a LA OPINION que desde Defensa Civil le comunicaron que el jefe de Bomberos estaba sobre el puente de Juan B. Justo porque a la autobomba se la había llevado el agua: “Entonces decidí ir a buscarlo para que ordenara el operativo”.

“El Loco”, a la hora de resumir sus actos solidarios y heroicos, sintetizó: “Creo que se obró de muy buena fe. Se hizo todo lo mejor posible para hacer las cosas rápido, pero se podría haber hecho mucho más en el sentido de que mucha gente tuvo que dormir sobre los techos de sus viviendas, con criaturas, sin comida, sin agua, sin poderlos higienizar”.

Finalmente en aquella nota realizada por LA OPINION a Di Palma en su casa de Arrecifes, que saldría publicada en el Suplemento Color, agradecía “a toda la gente que colaboró en Pergamino” y al hablar de él lo hacía en tercera persona con total humildad: “No solamente fue Di Palma el que trabajó, sino mucha gente con botes, lanchas y hasta a caballo. Llamó la atención el helicóptero y que iba Di Palma arriba, pero es mucha la gente que trabajó: enfermeras, policías, médicos, la gente que donó cosas y gente que ignoraba lo que estaba pasando”.

Nos reencontramos el lunes que viene, cuando traigamos “De nuestro archivo, lo mejor”.

Viaggio Espresso