Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Eco Planta 2020, el programa que concientiza a partir de los residuos

Hubo reuniones durante estos últimos días para realizar balances sobre las primeras acciones. (LA OPINION) Hubo reuniones durante estos últimos días para realizar balances sobre las primeras acciones. (LA OPINION)

Existe un proyecto referido a la cuestión ambiental. Además del involucramiento de las áreas municipales, es imprescindible la colaboración de los vecinos, principales generadores de deshechos. Espacios temáticos, articulación con instituciones y uso comercial de residuos orgánicos, algunas de las estrategias para generar compromiso.


La política medioambiental tiene como medio y como fin concientizar sobre distintos temas que hacen al cuidado de los recursos naturales para las presentes y futuras generaciones. El aspecto sobresaliente, porque es el más acuciante y común a todos los ámbitos de una ciudad, es el del tratamiento de los residuos sólidos urbano. En el caso del Partido de Pergamino, la acumulación diaria es de 100 toneladas promedio, con momentos en los cuales puede superarse esa cantidad.
Qué hacer con ellos quita el sueño a las autoridades de todos los distritos y genera todo tipo de debates, como está ocurriendo por estas horas en la Ciudad de Buenos Aires, donde se analiza la eliminación por proceso de incineración, a falta de espacios en el distrito a disponerlos en tierra.
Todo proyecto que se encare en la materia tiene dos puntas: la iniciativa oficial, con las correspondientes indicaciones para la comunidad y la instrumentación de los dispositivos que sean necesarios; y, del otro lado, el compromiso de los vecinos, que son los principales generadores de basura y los primeros en la cadena de pasos hasta la disposición final, en cualquier método que se aplique. Para lograr ese compromiso, a su vez, son necesarias la educación y la concientización para sea comprensible la diferencia –actual y futura- entre hacer las cosas con criterio y responsabilidad o tirar la basura sin más.

Educar, lo más difícil
La idea de este nuevo proyecto oficial deviene, precisamente, de la necesidad de una educación ambiental concreta de las generaciones futuras como así también la concientización y sensibilización de la población actual. El proyecto Eco Planta 2020 hará visible, mediante diferentes instancias, la cuestión ecológica, especialmente la clasificación de desechos, el reciclado, el compostaje.
Actividades, espacios, presencia y permanencia del tema, que en nuestra ciudad ha sido tratado erráticamente, son los puntos salientes de la iniciativa. “La educación en esta materia está relacionada con la acción, con una metodología que estará enfocada en la participación mediante actividades adecuadas que buscarán completar todos los pasos necesarios para lograr un proceso formativo completo”, dijo Valeria Pereyra, referente del Eco Club e integrante de distintos programas que se desarrollan en el Municipio, entre ellos Eco Planta 2020.
El propósito lleva no solamente a intentar mejorar la calidad de vida de la población sino también a crear un espacio donde la interacción, el aprendizaje, la educación y culturización, sensibilización y concientización de la población en general, son materia indispensable para el bienestar social y donde la población toda pueda ver in situ los distintos procesos para la reutilización de residuos, crear distintos productos en base al reciclaje y pensar alternativas para la implementación de planes que mejoren la calidad del ambiente de la localidad.

“Trabajar con los vecinos”
Junto a Guido Baldoni, integrante del equipo de trabajo de la Planta de Tratamiento de Residuos Urbanos, Pereyra señaló que se “busca infundir a la comunidad educativa actitudes ecológicas para la conservación de los recursos y aprovechamiento de los mismos, queremos buscar que nuestra institución sea un espacio agradable, para la sensibilización de la comunidad educativa hacia el cuidado y protección de los elementos que la conforman por medio de actos vivenciales”, destacó.
Diseñar acciones que permiten realizar un adecuado manejo de basura es también parte del proceso que buscará la protección de los recursos existentes contribuyendo con las escuelas y demás instituciones públicas o privadas en la construcción de una cultura ambiental que, por la vía de la participación, comprometa a la comunidad en el desarrollo de comportamientos, garantes de una gran calidad de vida con sostenibilidad ambiental.
“Necesitamos trabajar con los vecinos porque es la manera participativa de proyectos los planes investigación relacionados con los entornos locales y enfocados a la solución de problemas ambientales”, agregó Baldoni e instó a “avanzar significativamente en el proceso de sensibilización y construcción conceptual en torno de lo ambiental porque es la forma de impulsar en las escuelas la inclusión de dimensión ambiental en currículas escolares”, destacó el joven.
Entre los puntos más importantes del programa están la creación de espacios totalmente reciclados en los cuales se mostrarán las distintas instituciones que se sumen al plan de tareas; además se mantendrá una biblioteca ambiental digital que sirva de consulta para cualquier persona interesada y de libre acceso para la comunidad en general.
También habrá un laboratorio de investigación para el compostaje, análisis y seguimiento aprovechando, entre otras cosas, todos los espacios para implementar un Arboretum de especies nativas y lograr un acercamiento al arbolado.

Usar y reutilizar
Otras estrategias refieren a tareas puntuales que, además de favorecer al ambiente, pueden generar recursos o incluso ganancias: “Planteamos en el programa de trabajos la recolección de aceite vegetal usado para la creación de biodiesel; también trabajaremos en conjunto con Bromatología para recolectar las sobras de las verdulerías y obtener mayor cantidad de residuos orgánicos, según estipula la ordenanza”, destacó Baldoni. “En esto sumaremos a los Centros de Desarrollo Comunitario (CDC) y escuelas, empresas o instituciones con comedores para la recolección sistemática de residuos orgánicos, y lo mismos sucederá con la interacción continua de distintos estamentos municipales en la separación, comercialización y reutilización de residuos inorgánicos”, agregó Pereyra.
“Sabemos que son instancias importantes, que lograremos cambios significativos pero sin concientización ni ayuda de la gente se podrán lograr las mismas”, concluyó Guido Baldoni destacando el apoyo constante de Alberto Cuesta, referente de la planta local de tratamiento de residuos.