Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El arte de pasar música en las manos del pequeño DJ Lucas

 El pequeño DJ Lucas sorprendió con su música a los visitantes de Arte Noche Navidad. (LA OPINION) El pequeño DJ Lucas sorprendió con su música a los visitantes de Arte Noche Navidad. (LA OPINION)

Con apenas 9 años Lucas Campisi muestra un gran talento mezclando y compilando música en cumpleaños y eventos. El principiante disc-jockey juega a hacer vibrar a multitudes con su música y sueña con ser el alma de la fiesta. “Empecé pasando música en la casa de mi abuela Rosita. A mi primo le gustaba bailar y hacíamos shows”, contó a LA OPINION.


Los pasatiempos pueden ser aficiones para distraernos. Sin embargo, en algunos casos existe cierto apasionamiento que hace que sintamos que no se trata solamente de un hobby sino que en realidad detrás hay una gran pasión que se puede transformar en una vocación.
Al pequeño Lucas Campisi el “llamado” de la vocación le llegó a temprana edad. Con solo 9 años desarrolla una actividad poco frecuente en chicos de su edad: disc jockey, también conocido como Dj, deejay o pinchadiscos.
Es, además, la profesión de moda y una tendencia que atrapó a modelos, actrices y celebridades como Calu Rivero y Cande Vetrano, quienes pasan sus sets en eventos y hacen presencias en boliches. Paris Hilton, la heredera y empresaria, se formó como DJ y hace dos años vino a Punta del Este a un exclusivo evento para ser la anfitriona de la música.
Pero muy lejos de plantearse si es un hobby, una vocación o una pasión, o si algún día será famoso y millonario, Lucas juega a hacer vibrar a multitudes con su música.
“Desde que tiene un año y medio es fanático del ruido y de los enchufes -contó a LA OPINION María Fernanda Angeli, su madre-. Se volvía loco con el ruido de la aspiradora y andaba todo el tiempo enchufando. Yo le había enseñado que para jugar abriera un cajón metiera los entufes ahí y lo cerrara, pero después le tuve que enseñar cómo enchufar porque se enloquecía con los cables. Hasta el día de hoy en casa hay un montón de cables”, sostuvo.
“Se compró la mezcladora y era chino manejarla, pero se bajó los tutoriales solo para aprender -contó la madre-. Dedica tiempo mirando cómo implementar cosas nuevas, cómo hacer efectos. Es un chico que lee todos los manuales. Así aprendió a usar la mezcladora.
“Lucas tenía 4 años y me hacía buscar en Mercado Libre la máquinas humo, micrófonos. Para el Día del Niño le regalamos la máquina de humo y para Navidad la máquina de hacer burbujas. Después, cuando cumplió 7 años, le regalamos el primer parlante”, agregó.

Al mejor estilo de los DJs más exitosos que revolucionan los sentidos en las fiestas y los boliches más exclusivos del país, como Meme Bouquet, Tommy Muñoz, Manu Desrets, Matías Sundblad y Mariano Santos, Lucas sorprendió a los visitantes de la última edición de Arte Noche Navidad que se desarrolló en la avenida Juan B. Justo en diciembre. Allí el pequeño DJ desplegó todo su talento pasando música en su mezcladora.
“Mi papá tenía un equipo y empecé conectando mi tablet ahí y ponía música. Así seguí dos años. Después empecé a mirar videos de música y le pedí una consola a mi papá. Después de un tiempo me la compró y ahí empecé a pasar música. Después me fui comprando luces y otras cosas”, contó el pequeño, que visitó la redacción de LA OPINION acompañado se du mamá María Fernanda Angeli y su papá Gabriel Campisi
“Empecé pasando música en la casa de mi abuela Rosita. A mi primo le gustaba bailar y hacíamos shows”, comentó el niño que pasó a sexto grado en el Colegio San José.
“Después de un tiempo, la mamá de una compañera mía del colegio me preguntó si quería pasar música en su cumpleaños; le dije que sí y fui”.
Es que a Lucas le apasiona seleccionar y mezclar música para ser escuchada por una audiencia.
“Mi niñera tiene el hijo que baila hip hop y me contrató para pasar música en un evento. Me pasó la música que quería y la descargué”, explicó el niño, cuya preferencia musical es el reggaetón, la cumbia y lentos en Inglés.
Lucas, que llamó la atención a los visitantes al Arte Noche Navidad en diciembre, también brilló como DJ en un cumpleaños de 70 años. “Fue el cumpleaños del papá de la mamá de la chica que fui a pasar música. Ahí me compré más luces y pasé música ‘vieja’”, sostuvo al referirse al grupo Los Náufragos y Sandro. Descargué música de los 60 y 70, para los distintos momentos del cumpleaños”, mencionó.

Lucas con María Fernanda Angeli, su madre y Gabriel Campisi, su padre. (LA OPINION)

Como un juego
En la búsqueda de armarse de elementos, casi como un juego, Lucas se diseñó una máquina de producir humo. “Hay máquinas de humo que son comunes y otras que son de humo bajo que van por el piso, que se hace con hielo seco -explicó-. Entonces yo agarraba mi máquina de humo, hacía un agujerito en una caja de tergopol, ponía hielo y por el otro lado salía el humo”.
Otro de los elementos que adaptó fue su mesa de “trabajo”. “Era de color madera y con un aerosol la pinté de azul. También se me dio la idea de hacer la consola y una mesita chiquita para la ‘compu’. Fuimos a comprar madera con mi papá y la hicimos. Ahí pongo la ‘compu’ siempre”.
También está entre sus objetivos, armarse de una estructura para luces y un parlante “con más graves”, para lo que Lucas “deberá ahorrar un tiempo”, advirtieron sus padres.
Lucas -que tiene a Franco como hermano mayor- no tuvo referentes músicos en la familia, pero sí desde muy pequeño escuchó mucha música.
El arte del Dj, es una actividad creativa aparentemente fácil, pero, como toda actividad artística es necesaria tanto la coordinación motora como la concentración y el talento.
Esta tarea se ha convertido en algo sumamente cotizada, valorada y apreciada en el mundo entero. En algunos casos los DJs han sustituido a los músicos en vivo siendo ahora ellos el punto focal del evento, algo así como el alma de la fiesta, quien decide lo que todos van a bailar en la discoteca o en una reunión.
Con el aliento y el estímulo de sus padres, Lucas se esmera para “armarse” de más elementos y, con el tiempo, encontrar su propio estilo como pinchadiscos.

Viaggio Espresso