Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El camino de los residuos, a 20 años de inaugurar la planta de tratamiento

Es permanente la realización de visitas guiadas para concientizar y mostrar la manera en que se trabaja. (LA OPINION) Es permanente la realización de visitas guiadas para concientizar y mostrar la manera en que se trabaja. (LA OPINION)

Este espacio municipal lleva dos décadas funcionando con distintos programas que se fueron desarrollando en materia de medioambiente. Hay un ingreso diario de 120 toneladas de basura que proviene del Partido con el fin de lograr una correcta manipulación de la misma, evitando principalmente la contaminación y los riegos que genera. 


Pergamino cuenta con un centro de tratamiento y disposición final de residuos sólidos urbanos, pero esto no siempre fue así teniendo en cuenta que allá por 1993 la Municipalidad inició las gestiones para la implementación de una alternativa de manejo de su basura que permitiera dar solución a los problemas que se generaban en el viejo basural de la ciudad.
Con relación a esta iniciativa, cabe señalar que el primer paso se dio en agosto de ese mismo año cuando se firmó un convenio con el Ministerio de Salud y Acción Social de la provincia de Buenos Aires, con el objetivo de “celebrar un acuerdo de colaboración para desarrollar el diseño y ejecución del Centro de Tratamiento y Disposición Final de Residuos Sólidos Domiciliarios”, basado en el método de relleno sanitario.
De acuerdo a los informes municipales, la Unidad Ejecutora de Proyectos elaboró el Proyecto Director Sobre Residuos, en el cual se incluye el Proyecto del Centro de Disposición y Tratamiento de Residuos Sólidos Domiciliarios elaborado por el Ministerio de Salud a través de su Dirección Provincial de Medio Ambiente; y allá por 1997 la antigua Secretaría de Obras y Servicios Públicos realizó dos llamados a Licitación Pública (6/1/97 y 4/3/97 respectivamente), para la adquisición de un predio destinado a la construcción del Centro pero no se logró la presentación de ofertas que se ajustaran a lo solicitado.
Ese mismo año las autoridades locales giraron el expediente al Concejo Deliberante a fin de solicitar autorización para realizar la compra directa de un terreno; y esto motivó la adquisición a fines de 1997 de un predio de 47 hectáreas ubicado sobre calle Miguel Cané, camino al Camping Municipal, a 3.200 metros de la ruta nacional Nº 8.

En estos últimos años la gestión municipal fomentó un nuevo impulso para esta Planta de Tratamiento de residuos. (LA OPINION)

Saneamiento del basural
Uno de los puntos importantes en esta historia de los 20 años que está cumpliendo el Centro de Tratamientos es que en 1998, el juez en lo Criminal y Correccional, doctor Emilio José Aboud, notificó al Municipio que ante la denuncia de un vecino había resuelto intimar al Gobierno local para que en un plazo de cinco días procediera al cierre del “basural” existente, hecho que motivó una reducción en los plazos que se manejaban hasta ese momento para completar los estudios y habilitaciones previas a la puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento.
Luego de un lento proceso de adjudicación, se procedió a la firma del contrato con una empresa (Comaco SCA), la cual finalizó los trabajos previstos en el mes de diciembre de 1998 y en enero del año siguiente comienza a utilizarse la Planta.
“Cuando el manejo de los residuos no es el adecuado, los problemas ambientales a los que nos exponemos son la contaminación del aire teniendo en cuenta que la materia orgánica que hay en la basura produce malos olores durante el proceso de descomposición, los cuales se difunden en los entornos”, señaló Valeria Pereyra, una de las integrantes de la conducción del Eco Club Pergamino.
“Asimismo hay una afectación al suelo por el depósito de basura en un vertedero, es directa por los líquidos lixiviados; y lo mismo pasa en el subsuelo con los líquidos que se generan durante la degradación de la basura ya que contienen altas concentraciones de sustancias orgánicas tóxicas, por lo que al estar sin control, escurren en forma vertical contaminando el subsuelo, afectando acuíferos recursos naturales de la nación”, agregó la funcionaria en la charla con LA OPINION.
Todos estos generan impacto en la salud ya que se provoca gran cantidad de microorganismos patógenos que afectan los ecosistemas de la flora y fauna del lugar motivando la muerte de especies animales y vegetales por sus altas concentraciones de contaminantes como metales pesados, DBO, DQO, nivel bajo del PH; entre otros.

Los procesos y el cambio
A partir de la puesta en marcha del nuevo espacio para el tratamiento y disposición final de la basura, en Pergamino se cambiaron por complejo algunos paradigmas al punto que en estos días ingresan 120 toneladas de residuos domiciliarios y asimilables que son parte de lo que se recolecta en el Partido de Pergamino.
“Nuestra planta es un espacio de 47 hectáreas dividida en diferentes áreas que tienen una funcionalidad específica para el desarrollo de las políticas ambientales desarrolladas por el Municipio; en relación a esto es que la puesta en marcha de los programas locales de reciclado están en un proceso integral de expansión”, destacó Pereyra en la charla con LA OPINION y remarcó la labor del personal del sector, en especial el trabajo que lleva a cabo desde hace años Alberto Cuesta, un incansable mentor de las charlas de capacitación sobre manera responsable de la basura; entre otras iniciativas que son parte de los ejes que tienen los programas a concretar.
Nuestra ciudad, al igual que otras, enfrentaba en aquel entonces el grave problema de la progresiva contaminación del medio ambiente ocasionado por el inadecuado manejo de los residuos sólidos urbanos que se generaban y que se disponían en un basural a cielo abierto sin ningún tipo de control ambiental.
El proyecto en ese momento fue cambiando radicalmente el modo de actuar ante la problemática creada por la producción de residuos urbanos y Pergamino comenzaba hace 20 años a “hacerse cargo” con responsabilidad política y ciudadana de los mismos.
Si bien el manejo integral de los residuos es responsabilidad de los gobiernos locales, es evidente que son los ciudadanos los que también deberán comprometerse en este sentido; y la presencia de algunos focos contaminantes de basura a cielo abierto en la periferia llama a la reflexión. ¿Tanto camino recorrido para que algunas personas se sigan desprendiendo de los residuos de manera incorrecta?
“Es muy importante saber que como ciudadanos podemos ir a arrojar residuos a la planta para que no lo hagamos en lugares que no corresponde”, señalaron tanto Cuesta como Pereyra al ser consultados por LA OPINION sobre este tema en particular.

Viaggio Espresso