Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El Centro de ExCombatientes de Malvinas tiene su sede en la Terminal

El espacio cedido por el Municipio al Centro de ExCombatientes se ubica en la Terminal. (LA OPINION) El espacio cedido por el Municipio al Centro de ExCombatientes se ubica en la Terminal. (LA OPINION)

La sede será formalmente inaugurada el lunes en el marco de los actos oficiales a 36 años de la Gesta de Malvinas. En diálogo con LA OPINION, Carlos Miguelena, presidente del Centro contó sobre las proyecciones que tiene la organización. Su sentir por estas horas y el mensaje a las nuevas generaciones.


El lunes, en el marco del acto oficial por cumplirse 36 años de la Gesta de Malvinas, se dejará formalmente inaugurado el nuevo espacio con que contará el Centro de ExCombatientes de Pergamino.
Luego de varias gestiones, las autoridades de la organización formada por exveteranos de la guerra, contará, desde este 2 de abril, con su sede en la Terminal de Omnibus.

Arduas gestiones
En contacto con LA OPINION, el presidente del Centro de ExCombatientes de Pergamino, Carlos Miguelena, se refirió a la importancia de contar con una sede propia e hizo alusión a algunas de las proyecciones que tiene el Centro.
En primer lugar se refirió a las gestiones que realizaron para obtener ese espacio: “Hace mucho tiempo, desde 2011, que los excombatientes venimos luchando para recuperar nuestro espacio, que en un momento supimos tener en el Ferrocarril Mitre en lo que era el Archivo y Museo Histórico de la ciudad. Luego del incendio que sufrió este espacio perdimos nuestro lugar, y de ahí en adelante fuimos teniendo algunos espacios como fue la oficina interna en el Palacio Municipal, también nos alojamos en el propio Ferrocarril Mitre una vez que fue restaurado, pero nunca más volvimos a tener nuestra sede para depositar allí los elementos y objetos con los que contamos”, recordó Miguelena.

Punto de encuentro
El año pasado, en el acto oficial del 2 de abril, durante su discurso, Miguelena en representación de los excombatientes pergaminenses, solicitó al Ejecutivo municipal una sede propia: “A todos los intendentes les solicitamos un espacio propio y Javier Martínez no fue la excepción. Hicimos el pedido formal a través de un escrito que ingresamos por mesa de entrada que fue aprobado por el Concejo Deliberante. Teníamos necesidad de recuperar nuestro espacio porque lo utilizamos como punto de encuentro para organizar nuestro trabajo por Malvinas, por los caídos, por los excombatientes pero también por la gente de la ciudad”, dijo Miguelena. Al respecto, es importante reconocer la labor que los excombatientes realizan, sobre todo en los establecimientos educativos.

Proyecciones
El espacio fue otorgado con un comodato entre el Municipio y el Centro de ExCombatientes.
Afirmando que “representa mucho volver a tener nuestro espacio”, Miguelena dijo que “la nueva sede será el punto de inicio de un trabajo interesante que estamos planificando”.
Contando algunos de los proyectos, refirió que “tenemos idea de digitalizar todos los datos que tenemos sobre los veteranos de guerra (dónde nacieron, el lugar en el que estuvieron en la Guerra de Malvinas y sus experiencias) para que quede registro de ello ya que no hay bases de datos al respecto”.
Por otro lado, se buscará rediagramar las charlas que se brindan en los colegios. “Queremos dotar nuestras charlas de más dinamismo, por ejemplo mostrando imágenes”, agregó el presidente del Centro de ExCombatientes.

Abierto a la comunidad
Otra de las iniciativas de los excombatientes es que el espacio de la Terminal pueda estar abierto por espacio de dos horas al día. “Estamos viendo si podemos mantenerlo abierto dos horas a la mañana para que pueda ser visitado por docentes, alumnos y los ciudadanos que pasan por allí ya que es un lugar de mucho tránsito, incluso puede ser un atractivo para las personas de otras localidades que lleguen a Pergamino. Notamos que Malvinas es un tema muy caro a los sentimientos de los argentinos y eso lo podemos advertir en cada acto en el que nos acompañan muchos ciudadanos, Malvinas despierta interés en todas las generaciones”, dijo Miguelena y manifestó la idea de poder crear una página de Facebook del Centro donde se brinde información sobre sus actividades.
Por último, afirmó que “la idea es que el Centro de ExCombatientes tenga una activa participación en la comunidad, sobre todo con gestos solidarios. “La idea es que empecemos a tener participación en campañas solidarias”.

Malvinas, una causa arraigada

Días pasados la portada con la imagen de los familiares de los caídos en Malvinas recorrió el mundo.
Exactamente 214 familias viajaron el lunes a Malvinas para poner fin al extenso proceso de identificación de los cuerpos que surgió tras un acuerdo entre Argentina y el Reino Unido. Instalaron por primera vez placas con nombre y apellido en las tumbas de 90 soldados que hasta ahora descansaban bajo la leyenda "soldado argentino solo conocido por Dios".
- ¿Cuál es el sentir luego de conocerse la identificación de los cuerpos de 90 soldados?
- Es maravilloso que la ciencia y la tecnología nos hayan permitido reconocer los cuerpos de los soldados y darles la certeza a sus familiares de que son ellos. Creo que el poder tener la seguridad de saber dónde está el cuerpo del exsoldado es sanador, reparador. En esa tumba los familiares saben que les pueden dejar una lágrima, una flor, hablarles. Este reconocimiento es algo sin precedentes.

Malvinas es una causa que no muere en los corazones de los argentinos. Si bien la gesta se desarrolló hace 36 años, la causa Malvinas atraviesa todas las generaciones y no hay quién no sienta interés con mezcla de patriotismo cada vez que se recuerda. Y el “no” al olvido es el objetivo principal de quienes allí batallaron y tuvieron la fortuna de regresar a su tierra.
- ¿Cuál es el mensaje que le gustaría darles a las nuevas generaciones?
- Me gustaría pedirles que den todo lo que puedan, sin pedir nada a cambio, esa es la filosofía y lo que motivó la lucha de los que combatimos en Malvinas y que es aplicable en cualquier circunstancia de la vida. En Malvinas todos pensamos en dar. Soldados han salvado oficiales teniendo esta premisa. En el Crucero General Belgrano mientras el buque se estaba yendo a pique, los conscriptos siguieron buscando a sus compañeros heridos para que pudieran salir con vida, aunque lamentablemente muchos fallecieron.
En Malvinas prevaleció la solidaridad y siempre nos preguntábamos qué más puedo hacer por el otro, un sentimiento que fue instintivo y natural. Estos son los valores que hay que infundir en los niños y en las generaciones más jóvenes, destacando la sinceridad, la humildad para así aportar, cada uno desde su lugar, algo en su vida familiar, entre sus amigos, en el ámbito de trabajo y en la comunidad.
Además me gustaría que todos entendamos que el diálogo es fundamental para empezar a erradicar la violencia que existe, porque nosotros más que nadie sabemos que con la violencia, la agresión y con la guerra, no se soluciona nada.