Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El desorden en el tránsito, un problema más preocupante que el estacionamiento

Muchas son las infracciones que se cometen a diario en Pergamino y es evidente que los controles resultan insuficientes. (LA OPINION) Muchas son las infracciones que se cometen a diario en Pergamino y es evidente que los controles resultan insuficientes. (LA OPINION)

Son muchas las conductas indebidas de los automovilistas en nuestra ciudad y resultan en algunos casos peligrosas para el resto de la ciudadanía. Los transportistas de bebidas son el fiel reflejo de la imprudencia porque dejan mal parados sus camiones en el lado izquierdo. ¿Y las motos en las veredas?


Mientras el debate sigue estando centrado en el nuevo sistema de estacionamiento medido que tendrá Pergamino, hay distintas cuestiones a resolver en materia de tránsito teniendo en cuenta que los problemas generan inseguridad vial en los distintos sectores de la ciudad.
Autos detenidos en doble fila, la utilización desmedida de las balizas para evitar el cobro de una multa, motociclistas sin el casco y el inconveniente que provocan los camiones en cargas y descarga son algunos de los puntos relevantes en materia de malas conductas al momento de manejar.
Desde hace tiempo el tema del mal estacionamiento es constante y la falta de sanciones es, quizás, una cuestión a tomar en cuenta por las autoridades locales. No es suficiente que se le “toque” la sirena del móvil de Inspección General para advertir que están mal, sino que directamente el agente debería cobrar la multa que corresponde porque ese vehículo está violando una legislación.
Una de las muestras claras de rodados parados sobre uno de los laterales es lo que sucede en avenida Illia; si bien para muchos normal, están las señalizaciones que indican la prohibición para hacerlo o bien el paso de inspectores que advierten a los automovilistas que dan la vuelta a la manzana y vuelven a ponerse en los lugares incorrectos una vez que se van las patrullas. En este sentido tendrán que reconocer en el Municipio que no le pueden encontrar solución.
En cercanías de Magallanes se complica aún más porque hay una serie de comercios y se detienen los camiones para descargar, autos dejados por sus propietarios que fueron a comprar algo o bien las motos que directamente se dejan en cualquier sector.

Cargas y descargas
La legislación municipal que regula en la ciudad las actividades vinculadas con carga y descarga de mercadería en el radio céntrico no se cumple como debería, provocando una serie de complicaciones a automovilistas y peatones. Con relación a esto, los vecinos no dudan en mostrar su enojo teniendo en cuenta que los vehículos estacionados de forma indebida están en horarios no permitidos, incluso sobre la parada de colectivos y a esto hay que sumarle que el traspaso de productos, principalmente del rubro bebidas, altera de manera notoria el ya de por sí caótico flujo vial del casco céntrico.
Es constante como esta maniobra irregular se realiza con la complicidad de los agentes de tránsito que, lejos de solicitar que se despeje el lugar o proceder a labrar la contravención correspondiente, siguen circulando como si nada pasara, o bien hacen sonar las sirenas de los móviles pero no se detienen en el lugar.
El horario de carga y descarga de mercadería en el ejido céntrico está establecido de acuerdo a la zona, dado que en su momento se priorizaron los lugares de mayor tránsito para regular la hora. Pero lo que sucede por ejemplo en 9 de Julio, a metros de Avenida de Mayo es inadmisible. Y es que en ese lugar están trabajando en una de las veredas de la Plaza 25 de Mayo, con camiones que llevan materiales o bien dejan los volquetes, pero los distribuidores de bebidas o vehículos que transportan caudales, se paran sobre el lado izquierdo generando demoras y largas filas de autos que incluso se extienden hasta Echevarría.
Sin perjuicio de esto, en los momentos permitidos, no significa que puedan hacerlo en cualquier lugar e infringiendo leyes de tránsito establecidas; “no pueden parar en las esquinas, ni sobre las paradas de colectivos ni en doble fila, o bien tapando las rampas para personas discapacitadas”, explicaron a LA OPINION.

Girar a la izquierda
Otra de las cosas que ponen en riesgo la seguridad vial de muchos pergaminenses es que en distintos trayectos de las avenidas el giro a la izquierda es normal. “vienen y se meten como si nada; y es por eso que ‘cada dos por tres’ tenemos un accidente con motos involucradas”, señalaron algunas de las personas que se contactaron con LA OPINION para hacer oír sus reclamos.
“Entre avenida Liniers y la ruta Nº 8 son pocos los que respetan la velocidad, andan todos rápidos y se meten por cualquier parte”, criticó otra de las vecinas que habló con este medio. “L os colectivos y camiones pasan como vienen, hay gente que no puede cruzar la calle pero a nadie le importa nada porque si realmente les interesara vendrían los inspectores”, se quejó la señora que se comunicó con LA OPINION.

Motos mal estacionadas
Al momento que un automovilista da “vueltas y vueltas” para encontrar un lugar, en ese espacio hay una moto detenida, o bien caminar por las veredas es una odisea en ciertos horarios del día porque se dejan estacionadas en cualquier parte.
Cercanías de las escuelas, de edificios públicos o en el radio céntrico, las motos están ocupando espacios valiosos para los peatones, aunque lo más complicado es que son riesgos constantes para la gente de a pie.

Viaggio Espresso