Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El Gobierno defendió el regreso de los aplazos y los gremios salieron al cruce

La medida que será aplicable a partir de junio cosechó voces a favor y en contra. (ARCHIVO LA OPINION) La medida que será aplicable a partir de junio cosechó voces a favor y en contra. (ARCHIVO LA OPINION)

El Consejo General de Educación provincial definió la modificación del capítulo 6 del régimen académico, a través de una votación con 4 votos a favor y 3 en contra. Se podrá calificar con 1, 2 y 3 para los alumnos desde 4º a 6º grado, mientras que a nivel conceptual se podrá poner “el insuficiente” y “sobresaliente” para los chicos de 1º a 3º. 

DE LA REDACCION. El Gobierno provincial defendió ayer los cambios en la escala de calificación del régimen educativo que habilita nuevamente los aplazos en el nivel primario al considerar que “los alumnos deben aprender el valor del esfuerzo”. Mientras tanto, desde los gremios volvieron a cuestionar la medida al considerar que fue una decisión “unilateral” y “apresurada” y que “no da solución a los problemas del sistema educativo”.

Asimismo, la medida -que será aplicable a partir de junio- cosechó voces a favor y en contra de exministros de Daniel Scioli y de legisladores bonaerenses. 

El Consejo General de Educación provincial definió la semana pasada la modificación del capítulo 6 del régimen académico para volver a implementar el aplazo, a través de una votación con 4 votos a favor y 3 en contra. Así, se podrá calificar con 1, 2 y 3 para los alumnos desde cuarto a sexto grado, mientras que a nivel conceptual se podrá poner “el insuficiente” y “sobresaliente” para los chicos de primero a tercero. 

Cabe recordar que a fines de 2014, cuando se conocieron los cambios en el régimen académico, donde se establecía la eliminación de los aplazos y el tradicional boletín era reemplazado por un “cuaderno de trayectoria” que detallaba la evolución de cada alumno, también se disparó una fuerte polémica.

El titular de la Dirección de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, defendió la iniciativa del Gobierno de María Eugenia Vidal al señalar que la reforma que impulsó la administración anterior “no funcionó” y que los alumnos deben aprender “el valor del esfuerzo” ya que “dejarlos pasar porque sí, es estafarlos”. 

Asimismo, consideró que “el boletín de notas era una forma comprensible de comunicarse con la familia y se lo reemplazó por un registro de trayectoria escolar absolutamente incomprensible. Los padres no sabían si el chico sabía o no sabía matemáticas”. 

Por último, el ministro salió al cruce de los gremios al considerar que “las políticas educativas las dictan los Estados a través de los gobiernos, los gremios no pueden dictar la política educativa de un país. Se discuten condiciones salariales, laborales docentes”. Y añadió: “Una escuela inclusiva es una escuela con clases todos los días, donde los chicos aprenden lo que tienen que aprender, y se les enseñan valores. Y el esfuerzo es un valor. No todo es lo mismo, no da lo mismo, no todos pueden ser lo mismo”, respondió el ministro.

 

Críticas gremiales

Desde el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), los dos consejeros que forman parte del Consejo General de Educación votaron en contra de la medida, mientras que los representantes de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) decidieron no presentarse. Desde ambos gremios sostienen que debería haberse realizado una “consulta ampliada” que involucrara a otros miembros de la Comunidad Educativa, como a padres y docentes. 

En ese sentido, el titular del Suteba, Roberto Baradel, rechazó la medida al sostener que se trató de una “decisión unilateral” y “apresurada”. 

“Están muy equivocados en cambiar el régimen de calificación a mediados de año, se debería haber hecho para el año que viene. Quizás en una consulta general se hubiera llegado a la conclusión de hacer lo que se hizo ahora”, consideró el sindicalista. Asimismo, la secretaria gremial del Suteba, María Laura Torres, profundizó las críticas y le contestó al ministro Finocciaro al expresar que “las decisiones en educación no pueden ser a espaldas de los docentes”.

En el mismo sentido, el vicepresidente de la FEB, René Cruz, volvió a pronunciarse al respecto y sostuvo que los cambios en la escala de calificación “no va a dar solución a los grandes problemas que existen dentro del sistema educativo provincial” e insistió en que “se necesita una discusión integral, que incluya a los docentes, para avanzar hacia una Educación de calidad”. Asimismo, Cruz sostuvo que “el director general de Educación no puede desconocer que los gremios también tenemos derecho a opinar sobre todas aquellas cuestiones que afecten o modifiquen al sistema educativo, porque representamos a miles de educadores que tienen que llevar adelante esos cambios y porque existen Comisiones Técnicas creadas por la Paritaria para abordar condiciones laborales”.

 

Polémica por la repitencia

En tanto, la medida cosechó voces a favor y en contra de exministros de Educación de Daniel Scioli y de legisladores provinciales, quienes volvieron a poner en el eje del debate a la repitencia. 

El exministro de Educación bonaerense, Mario Oporto, sorprendió al manifestarse a favor de la iniciativa al considerar que “garantizan la vuelta a un lenguaje evaluativo más claro. 

“Creo que no se pueden suprimir los aplazos, las notas son una forma de comunicar a los padres la situación del alumno. Si se los sacan, confunde”, opinó. No obstante, sostuvo también que los niños en sus primeros años escolares no deberían correr el riesgo de repetir, al considerar que si hay un retraso de aprendizaje a esa edad no se debe al “desinterés individual”. Y agregó: “Retrasaría la repitencia hasta segundo grado. Pero en años más avanzados es importante para mantener el objetivo”. 

En tanto, la exministra de Educación bonaerense, Silvina Gvirtz, cuestionó al Gobierno al afirmar que “no sirve decir que la educación es un desastre o que todo está mal porque hay maestras que están al pie del cañón” y defendió la evaluación cualitativa al sostener que “se ve a nivel internacional que la mirada sobre la trayectoria escolar del chico puede tener un buen impacto en la calidad el aprendizaje”. Asimismo, consideró que estudios de la Unesco establecen que “la repitencia y el trabajo sobre lo negativo no mejora los aprendizajes, los empeora. “Hay que bajar la repitencia y buscar la manera de explicarlo mejor para que el chico aprenda”.

Asimismo, el dirigente del Frente Renovador Daniel Arroyo, exministro de Desarrollo Social celebró la medida, pero coincidió con los gremios en que “debería haber sido una decisión más consultada”. 

Por último, el presidente de la Comisión de Educación del Senado bonaerense, Juan Pablo Allan, respaldó la decisión del Gobierno, y sostuvo: “El sistema educativo nos mentía. Validaba conocimientos que no se incorporaban y eso, creo, es lo peor que les puede pasar a los chicos de la provincia”.

Viaggio Espresso