Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El Hogar San Camilo, intervenido tras denuncias por funcionamiento irregular

El Hogar, que brinda asistencia y contiene a personas con discapacidades motoras y mentales, se ubica en calle Francia al 2200. (ARCHIVO LA OPINION) El Hogar, que brinda asistencia y contiene a personas con discapacidades motoras y mentales, se ubica en calle Francia al 2200. (ARCHIVO LA OPINION)

Dos son las acusaciones que dieron paso a que la Asociación Familia Camiliana sea intervenida. Una denuncia penal efectuada ante la Fiscalía de Pergamino, y otra ante Personería Jurídica de La Plata. Las consecuencias de la intervención, sobre el Hogar y la Granja.


En los últimos días salió a la luz la noticia de la intervención del Hogar San Camilo, un espacio ubicado en calle Francia al 2200, que alberga a vecinos con discapacidades motoras y mentales.
De acuerdo con lo que pudo saber LA OPINION, la intervención se da luego de que existiera una denuncia efectuada por Juan “Juanito” Cabrera ante las autoridades del organismo de Personería Jurídica sito en la ciudad de La Plata. A dicha denuncia se suma una penal efectuada en la Fiscalía de Pergamino.
Con el objetivo de aclarar la situación, Juanito Cabrera, administrador de la Granja San Camilo que atiende a jóvenes con problemas de adicción, dialogó con LA OPINION.

Disparadores
Juanito Cabrera era miembro de la Asociación Familia Camiliana, más precisamente vocal, en momentos en que era capellán de la congregación. Junto al resto de los integrantes de la comisión directiva del Hogar San Camilo, advirtió maniobras, a su entender, irregulares. El propio Cabrera las detalló a LA OPINION: “Involucrándome en la actividad de la comisión del Hogar empecé a descubrir ciertas irregularidades, entre ellas que no todos los que trabajaban en el Hogar tenían los títulos habilitantes cuando en realidad este espacio es un dispositivo de salud; se contrataba personal sin consultar a la comisión a tal punto que había más empleados que personas para atender, los miembros de la comisión no teníamos conocimientos sobre balances y números, nunca se realizaban asambleas cuando en realidad por estatuto deben celebrarse por lo menos una vez al mes; por estatuto se debían realizar renovación de autoridades al menos una vez al año, el presidente podía ser reelecto una vez nada más y nada de eso sucedía porque el cargo de presidenta siempre lo tuvo Emilia Amorós de Pagano y el tesorero era su esposo, consecuentemente las decisiones económicas que se tomaban eran manejadas por la presidenta y su esposo”, relató Juanito.
De acuerdo con lo expuesto por el entrevistado, en sus inicios el Hogar San Camilo funcionaba bajo la órbita de la Asociación de Padres de Discapacitados, que presentó quiebra en 2005, luego pasó a estar bajo la órbita de la Orden de los Ministros de los Enfermos, que se diluyó en 2008, momento en que se creó la Asociación Familia Camiliana como comisión reguladora de las actividades del Hogar.

Denuncia penal
Cuando empezó a marcar ciertas irregularidades, Cabrera renunció a su cargo de vocal y luego se llamó a asamblea “pero de manera informal” –aclara- “no como se debía hacer con una convocatoria a través de los medios”, y asegura que “en diciembre de 2016 los empleados fueron los que terminaron votando a las nuevas autoridades”.
Según lo expuesto por Cabrera, luego de asumir, algunos integrantes de la comisión advirtieron “ciertas desprolijidades lo que generó una auditoría contable de partes de éstos”. En este marco es que el vicepresidente de la comisión, Ernesto Venier, demandó penalmente a la señora Amorós de Pagano en la Fiscalía de Pergamino.
“Un grupo de personas que habíamos trabajado en el Hogar acompañamos esta denuncia, siendo testigos de las desprolijidades administrativas que eran evidentes por la falta de libros de socios, libros de actas, etcétera”.
En cuanto al estado actual de la denuncia en la Fiscalía de Pergamino, Juanito aclaró que “en febrero la causa fue archivada hasta que asumió el interventor de Personería Jurídica”. A partir de esta instancia la causa fue desarchivada y “está en pleno proceso de investigación”, confió a LA OPINION.

Ante Personería Jurídica
Luego de la denuncia penal que efectuó el señor Venier, Cabrera hizo su parte y denunció a la presidenta de la comisión de la Asociación Familia Camiliana, es decir, a quien tiene la responsabilidad de que el Hogar funcione como corresponde, ante Personería Jurídica que está en La Plata. “Pedí la intervención de la Asociación Familia Camiliana. Con todas las pruebas, la entidad notificó sobre esto a la presidenta de la comisión y le exigió que presente, si las tenía, pruebas que desestimen dicha denuncia. Los documentos presentados no fueron suficientes y en noviembre pasado Personería Jurídica resolvió la intervención de la Asociación Familia Camiliana y le solicitó al Municipio de Pergamino una nómina con el nombre de posibles interventores que debían ser contadores. La lista fue encabezada por el contador Cristian Furlano, que asumió como interventor el 26 de abril; ese día se disolvió la comisión directiva del Hogar San Camilo siendo el único responsable legal de la institución el interventor”.

¿Y la Granja?
Dentro de la obra camiliana cuestionada se encontraba la Granja San Camilo, que funciona en un predio de la ruta Nº 32 a Salto, es administrada por Juan Cabrera y atiende a personas con problemas de adicción a narcóticos. La pregunta que invadió a muchos vecinos tras conocerse la situación de la Familia Camiliana, era si el funcionamiento de la Granja se vería afectado, tanto por los hechos que se denunciaban como por el pedido de licencia sacerdotal de Cabrera. Ante la inquisitoria de LA OPINION, en el mes de febrero, cuando se conocieron ambos hechos, Juanito optó por guardar silencio. Ahora relata cómo siguieron las tratativas en la Granja tras el simbronazo y cuál es el presente.
Luego de las denuncias formales, desde la Granja San Camilo se iniciaron las gestiones para tener independencia jurídica y en este marco Cabrera insiste en señalar que siempre el Hogar y la Granja fueron dos instituciones diferentes, aunque pertenecieran hasta principios de este año a la misma entidad madre.
A partir de la denuncia de la Asociación Familia Camiliana a Personería Jurídica en La Plata y de la obtención de una nueva personería, la actividad que se desarrolla en la Granja está regulada por la Asociación Granja San Camilo Pergamino, tal la nueva denominación legal, que abarca exclusivamente el quehacer en la Granja.
Pero se suscita un inconveniente porque, en su momento fue la Familia Camiliana la que firmó un convenio con Sedronar y con el Ministerio de Desarrollo Social, que sirve para fortalecer la Granja que alberga a personas con adicciones. “Se han efectuado las tramitaciones necesarias para que ese convenio pase a ser entre Sedronar y Granja San Camilo Pergamino”, aclaró Juanito.
En este punto es importante aclarar que la Granja, como dispositivo reconocido por el Sedronar, recibe recursos económicos que al principio eran depositados en la cuenta de la Asociación Familia Camiliana”. Por ende, explica Juanito, “los únicos autorizados para retirar esos fondos eran la presidenta de dicha Asociación y el tesorero”. A raíz de la denuncia efectuada sobre irregularidades y la posterior intervención, lamentablemente “un dinero importante quedó trabado en la cuenta de Familia Camiliana”, lamenta Cabrera, quien mantiene su expectativa favorable porque “el interventor está trabajando para destrabar el dinero que el Estado envió para fortalecer el dispositivo de la Granja”.

Predio de ruta Nº 32
Otra de las cuestiones a aclarar es la relacionada con el predio donde funciona la Granja San Camilo. “Me acusan de haber usurpado el predio donde funciona la Granja actualmente” –expresó Juanito- “pero esto no es así ya que ese predio no pertenecía a Familia Camiliana sino al Estado. Fue el propio Estado el que cedió el predio, en calidad de comodato, en la década del 80, a la Asociación de Padres de Discapacitados que presentó quiebra en 2005, quedando de esta manera sin efecto el convenio firmado con el Estado por lo que el terreno nunca estuvo bajo la órbita de la Familia Camiliana”.
“El predio de la ruta Nº 32 fue utilizado muy pocas veces por los discapacitados del Hogar San Camilo, y en 2014 comenzamos con la obra de la Granja”, afirma el administrador.
En la actualidad, con la nueva Asociación Granja San Camilo Pergamino se encuentra tramitando el uso del predio, a fin de que el Estado les ceda en comodato el lugar.
“Mientras tanto la Granja sigue funcionando”, enfatizó Juanito y aclaró que “no está intervenida porque no existen irregularidades. En la actualidad hay 12 jóvenes que viven en la Granja con el objetivo de recuperarse de sus adicciones, ofreciéndoles una atención integral que está a cargo de un equipo multidisciplinario”.