Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El Instituto Biológico provincial realizó un exhaustivo plan de control alimentario

Hubo distintos controles sobre alimentos que se producen en la ciudad. (LA OPINION) Hubo distintos controles sobre alimentos que se producen en la ciudad. (LA OPINION)

Comercios del Partido de Pergamino recibieron a los agentes de control con el objetivo de desarrollar procedimientos como los análisis microbiológicos, fisicoquímicos y especiales en productos que se elaboran en nuestro Distrito. Salvo la aparición de bromato de potasio en algunos panes verificados, en general no hubo problemas en los productos de consumo humano.


En anteriores ediciones de LA OPINION se informó sobre los controles bromatológicos que se venían haciendo en Pergamino al punto que había un programa regional de inspecciones con participación activa de municipios de la zona para evitar enfermedades transmitidas por alimentos. Es en este marco, que contempla el Plan de Control Alimentario e Industrias del Instituto Biológico “Doctor Tomas Perón” del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, se desarrolló un programa de muestreo de productos específicos en comercios habilitados en el Partido.

El procedimiento incluyó análisis microbiológicos, fisicoquímicos y especiales en aguas envasadas; embutidos, chacinados frescos y secos; pastas frescas y rellenas; pan; quesos elaborados en las plantas de nuestra ciudad; dulce de leche y alimentos sin TAC. “Los resultados obtenidos fueron satisfactorios en la mayoría de las muestras. Solo en un caso, las verificaciones de pan analizadas determinaron la presencia de Bromato de Potasio, que es un aditivo prohibido por el Código Alimentario Argentino, motivo por el cual se hicieron las notificaciones correspondientes y la autoridad sanitaria procedió en consecuencia”, explicó la médica veterinaria Sabina Salvarezza, titular del área local de Bromatología.

Los exámenes realizados expresaron que el mayor porcentaje de chacinados, pastas y quesos “reúnen todas las condiciones higiénico sanitarias satisfactorias demostrando el compromiso con la salud de todos los productores”, dijo la funcionaria durante la nota con LA OPINION. “Nosotros reafirmamos nuestro compromiso de promover siempre las buenas prácticas en la elaboración trabajando en la detección de productos, materias primas, procesos, o bien los procedimientos y por tal motivo estamos atentos a quienes no cumplen con los requisitos higiénicos sanitarios que muchas veces pueden ser modificados.

“Buscamos en estos casos adecuarlos a los requerimientos porque sabemos de la importancia de Bromatología en la salud pública, por eso trabajamos todos los días en consecuencia”, señaló Salvarezza. Cabe aclarar que esta dependencia municipal está a la espera de la segunda entrega de informes analíticos del Instituto Biológico.

Inspecciones permanentes

Acompañando el Plan Provincial, la Dirección de Bromatología con su equipo de trabajo recorrió las heladerías artesanales, haciendo un pormenorizado relevamiento y tomando muestras de su producción. En este sentido, se llevaron a cabo reuniones solicitando en los casos en que no lo hicieron que se concreten rápidamente las aplicaciones de las buenas prácticas de manufactura o bien los procedimientos operativos estandarizados; “siempre ofrecemos el acompañamiento de nuestros técnicos para el mejoramiento del producto, si hiciera falta, y reconocemos que trabajamos con excelente predisposición de los productores y en este marco se acordó con los mismos la necesidad de realizar análisis bacteriológicos de cada partida o mensuales según el volumen producido”, aseguró Salvarezza.

Asimismo, se efectuó durante toda la temporada de verano un relevamiento en los natatorios de los clubes con medición de cloro activo residual. “En el desarrollo de estas tareas se tomaron medidas correctivas en la mayoría de los natatorios para que cumplimenten los porcentajes establecidos y también se les solicitó a cada institución la determinación diaria de cloro con su correspondiente registro”, explicaron.

De acuerdo a los informes, se sumaron al análisis bacteriológico de agua de bomba y tanques de inicio del año una periodicidad mensual en temporada de colonias, y no se descarta que sigan periódicamente con estas intervenciones. “El trabajo fue acompañado por lo requerido en principio de temporada con distintas solicitudes bromatológicas, de seguridad e higiene que seguirán siendo solicitados en cada establecimiento deportivo que posea servicio de cantina cada vez que se realice una auditoría”, resaltó Salvarezza. 

Viaggio Espresso