numerossanos.com
Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
numerossanos.com
Pergamino

El medio anillo de circunvalación en Pergamino se habilitará en noviembre

Vialidad, los trabajos estarán prácticamente terminados para fin de año. (LA OPINION) Vialidad, los trabajos estarán prácticamente terminados para fin de año. (LA OPINION)

Vialidad Nacional aseguró a LA OPINION que la mayor parte de la autovía estará operativa para fin de año. El próximo tramo a inaugurar es el que va desde Exaltación de la Cruz hasta Solís, donde a su vez se realizó a nuevo el empalme con la ruta provincial Nº 193. Luego será el turno de los 100 kilómetros que hay entre ese punto y Maguire. 


La autovía es, además de una obra muy esperada por los pergaminenses, la ejecución vial de mayor extensión construida en simultáneo por un Gobierno nacional en la historia.
Finalmente, está entrando en su última etapa; el grado de avance es más visible a los ciudadanos y ocasionales transeúntes en algunos tramos que en otros. Es que la traza en varios sectores se movió campo adentro mientras que en otros, todo lo nuevo se implantó sobre o al lado de la vieja ruta.
Entre lo visible y lo más oculto, se están completando los tramos que, como se recordará, se licitaron de manera independiente. Según autoridades nacionales, antes de terminar el año habrá habilitaciones progresivas de prácticamente la totalidad del corredor, incluyendo la circunvalación de Pergamino.
La utilización de los tramos por parte de los particulares comenzará en distintas etapas, a medida que concluyan las obras. La primera está proyectada para fines de este mes, principios de mayo; se trata de los 20 kilómetros que hay desde Exaltación de la Cruz hasta la localidad de Solís; la segunda, y más significativa, contemplará unos 100 kilómetros adicionales desde Solís hasta la estación Maguire, ya en nuestro Partido, programada en octubre. Y la última habilitación en 2019 se concretará un mes después, en noviembre, y abarca los 23 kilómetros correspondientes a la circunvalación de Pergamino.
De esta manera, antes de que termine el año, más de 150 de los 167 kilómetros de la autopista estarían finalizados y habilitados para la circulación de más de 33.000 usuarios del corredor por día. Los mismos se complementarán con el tramo de nueve kilómetros de autovía habilitados por el presidente Mauricio Macri, en febrero de 2018.
El segmento se extiende desde la carretera provincial Nº 38 y Parada de Robles, en la localidad de Exaltación de la Cruz; En aquella oportunidad, y acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal; el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich; y los vecinos de la ruta nacional Nº 8, el presidente aseguraba: “Esto que inauguramos hoy va más allá de una obra, es confirmar que no solamente son palabras cuando decimos ‘sí, se puede’ y que juntos podemos cambiar la realidad”.

Una obra emblemática
Esta autovía es un proyecto de larga data que comenzó a materializarse en 2006, durante la gestión de Néstor Kirchner, mediante el formato de iniciativa privada. En aquellas etapas la entonces diputada Rosa Tulio fue persistente en las gestiones para hacer notar la importancia del corredor y la necesidad de dotarlo de mayor seguridad y una infraestructura acorde a su acaudalado tránsito.
Luego vendrían años de vaivenes burocráticos y licitaciones caídas por falta de cumplimiento de pagos por parte del Estado. Recién a partir de diciembre de 2015, casi 10 años después, las obras fueron retomadas y mantuvieron un ritmo regular de avance. “Estamos saldando una deuda de hace muchos años largamente prometida y anunciada pero sin ningún avance. Este Gobierno se comprometió desde el día uno y lo estamos cumpliendo: obra que empieza obra que se termina. Una autopista salva vidas, mejora la conectividad de las regiones, baja los costos logísticos para la producción argentina”, manifestó Guillermo Dietrich en diálogo con LA OPINION.
Esta nueva vía de comunicación, que se extenderá a lo largo de 167 kilómetros de la ruta nacional Nº 8, es financiada por el Ministerio de Transporte de la Nación, a través de Vialidad Nacional, a partir de una inversión superior a los 19.500 millones de pesos, lo que la convierte una de las obras de más importantes que el Gobierno nacional está desarrollando actualmente en todo el país.
Para la administradora general de Vialidad Nacional, Patricia Gutiérrez, la nueva autopista “representará un antes y un después en la historia de la infraestructura vial argentina”. La titular del organismo señaló los beneficios en materia de económica y productiva del proyecto y destacó la dinámica y el protagonismo que Vialidad Nacional en el futuro de los argentinos.

Una ruta importante
Este camino es un corredor fundamental para la producción agro-ganadera del norte bonaerense y el sur de Santa Fe, una de las regiones más fértiles y productivas de todo el país. En épocas de cosecha y desde que sucesivas políticas de Estados aniquilaron el servicio ferroviario de carga, los camiones se convirtieron en la principal vía de transporte a los puertos para cosechas cada vez mayores. Esto, al tiempo que destruyó cintas asfálticas y encareció la logística de la producción agraria, alcanzó con sus perjuicios a toda la ciudadanía, toda vez que las rutas se convirtieron en un infierno, multiplicándose exponencialmente los riesgos en el tránsito vehicular.
Así las cosas, una autovía se convirtió en la alternativa cierta de dotar de mayor eficiencia y seguridad el transporte de las personas y las mercaderías. No es lo ideal para el sector productivo, que claramente tendría que estar sobre rieles, pero sí la doble mano es un atenuante para el tránsito particular, especialmente ante la presencia -por el momento inevitable- de transporte de carga en las rutas.

Viaggio Espresso