Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El mundo venera este domingo a María Crescencia

Durante la última semana muchos fieles se acercaron a la tumba de María Crescencia. (ARCHIVO LA OPINION) Durante la última semana muchos fieles se acercaron a la tumba de María Crescencia. (ARCHIVO LA OPINION)

En el 86º aniversario de su muerte, fecha señalada para ella en el santoral, la feligresía posa hoy sus oraciones en la beata cuyos restos incorruptos descansan en Pergamino. Una procesión partirá a las 15:30 de la Capilla del Hogar de Jesús hasta La Merced. 


Una vez más desde que fuera beatificada, el 17 de noviembre de 2012, cada 20 de mayo Pergamino se viste de fiesta para honrar a “la flor del Huerto” como se apoda a la beata María Crescencia Pérez.
Luego de haber culminado ayer el tiempo de preparación, hoy los fieles participarán de la celebración mayor que presidirá el obispo de la Diócesis de San Nicolás, monseñor Hugo Santiago.
Durante varios días fieles de aquí y de muchas localidades de la zona, visitaron la tumba de Crescencia, en la Capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto. Allí expresaron su gratitud por las gracias concedidas y dieron cuenta de su devoción. La acción se replica en todo el mundo pero no con el gran privilegio de poder expresarse de rodillas frente a su cuerpo, como podemos hacerlo aquí, en nuestra ciudad. En cada misa durante la novena de todas las latitudes hubo una intención común: la pronta canonización de la beata.

Procesión y misas
El aroma a violetas volverá a impregnar las calles pergaminenses cuando los fieles unan en procesión la Capilla del Hogar de Jesús con la Parroquia Nuestra Señora de la Merced. La caminata comenzará a las 15:30, desde avenida Rocha y Santiago del Estero. Entre cánticos de alabanzas, oraciones y evocaciones de las virtudes de la beata, los fieles peregrinarán hasta llegar al templo mayor de nuestra ciudad, en donde el obispo de la Diócesis de San Nicolás, monseñor Hugo Santiago, celebrará la misa en honor en honor a Crescencia. La última celebración de la Eucaristía de la jornada la presidirá el padre Carlos Pérez, sobrino directo de la beata, en la Capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto, a las 18:00.

La vida de Crescencia
La humilde violeta María Angélica Pérez nació en San Martín, provincia de Buenos Aires, el 17 de agosto de 1897. En 1905 su familia se mudó a Pergamino y dos años después, junto a una de sus hermanas, ingresó al Hogar de Jesús. Allí María Angélica no solo cursó la primaria sino que además tomó clases de costura y bordado. En esta institución educativa, a cargo de la Congregación de las Hermanas del Huerto, permaneció pupila hasta fines de 1915.
Para ese tiempo la vocación de María Angélica estaba definida. Tanto es así que abandonó el Hogar de Jesús para ingresar al noviciado. En ese momento dejó a sus dos familias: a sus padres y hermanos, y a las hermanas del Hogar.
Se trasladó para cumplir con su gran vocación a la Ciudad de Buenos Aires, a la Casa Provincial de las Hermanas del Huerto, en el barrio de Villa Devoto. Era el 31 de diciembre de 1915. Un año después, con la vestición del hábito religioso, comenzó a llamarse hermana María Crescencia en honor del santo mártir Crescencio.
En Vallenar, Chile, el 20 de mayo de 1932 María Crescencia falleció serenamente y en concepto de santidad tras padecer una gran enfermedad. Por su compromiso, su vocación de servicio, su amor y su trabajo en pos del bienestar de los más necesitados, especialmente de los hermanos enfermos, es que el 19 de diciembre de 2011 el Santo Padre Benedicto XVI autorizó al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, a promulgar el decreto que reconoció el milagro atribuido a la intercesión de la sierva de Dios María Crescencia Pérez, religiosa de la Congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto.
Crescencia fue beatificada el 17 de noviembre de 2012 en el Circuito “El Panorámico” de Pergamino.
La hermana María Crescencia Pérez se transformó en la primera beata de la provincia de Buenos Aires; la séptima beata argentina; en tanto que el acto de beatificación fue el segundo que se realizó en el país (el primero fue en 2007 en Chimpay, Río Negro, cuando fue beatificado Ceferino Namuncurá).

Oración
La oración para invocar a María Crescencia reza: “Padre de Jesús y nuestro que por tu divino Espíritu haces florecer la santidad en la Iglesia, te damos gracias por la beata María Crescencia que te amó con sencillez; te rogamos que la glorifiques, para que su ejemplo e intercesión sirvan a la extensión de tu Reino y a la multiplicación de las vocaciones a la vida consagrada. Concédenos por su intermedio la gracia que, con humildad, te imploramos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.