Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

En la jornada sobre donación de órganos presentaron el “Espacio Justina”

Referentes de la donación de órganos brindaron información y derribaron mitos y prejuicios. (PRENSA COLEGIO DE ODONTOLOGOS) Referentes de la donación de órganos brindaron información y derribaron mitos y prejuicios. (PRENSA COLEGIO DE ODONTOLOGOS)

La mamá de Justina lo Cane, Paola Stello, indicó que ese sitio tiene como misión concientizar y colaborar en el fortalecimiento de la educación y crear lugares para brindar asistencia humanitaria a los pacientes.


En el marco de la jornada “Dar vida, después de la vida”, que se llevó adelante el sábado en el auditorio de la Unnoba, fue presentado el “Espacio Justina”. Asistió Paola Stello, mamá de la niña de 12 años que murió esperando un trasplante de corazón.
La jornada, que fue declarada de Interés Municipal por el Concejo Deliberante, se realizó con los aportes de instituciones y empresas: Colegio de Odontólogos de Pergamino Distrito VI, Rizobacter, Asociación Médica de Pergamino, Fundación Leandra Barros, Colegio de Escribanos de Pergamino y la Unnoba.

En homenaje a Justina
“Espacio Justina” es el nombre de la página de Facebook a través de la que se brinda información sobre la donación de órganos. En esa red, la mamá de Justina Lo Cane cuenta que “‘Espacio Justina’ se creó en homenaje a mi dulce y pequeña princesa. Ese corazón inmenso que llevó durante 12 años y que se apagó a la espera de un trasplante que nunca llegó, dejando heridas incurables que permanecerán hasta que volvamos a encontrarnos.
“Justina se fue pero está más presente que nunca, intentaré a través de ella continuar con su deseo de ayudar a todos los que podamos, siguiendo sus señales, respetando su esencia, su luz, su ángel. Recordando cada palabra, cada gesto, cada caricia para hacer de este gran dolor de no tenerla lo mejor posible por los que tanto nos necesitan”.
También aclara que la misión del “Espacio Justina” es concientizar, simplificar, aportar y colaborar en el fortalecimiento de la educación, y crear sitios para brindar asistencia humanitaria a los pacientes.

“Un paso más”
Con un buen marco de público, durante la charla también se encontraba el doctor Alberto Maceira, presidente del Incucai que realizó un repaso sobre su recorrido profesional y la relación que lo unía a la muerte como médico de Terapia Intensiva en sus inicios. Al respecto sostuvo que “me rehusaba a pensar que el final de lo que yo podía hacer era la muerte, hasta que entendí que la muerte no es el final del proceso salud/enfermedad, porque el trasplante es un pasito más” y agregó “cuando pensaba que ya no había más nada para hacer después de la muerte, entendí por suerte que todavía quedaba tanto por hacer”.
Maceira brindó información sobre el meticuloso proceso para llevar adelante una ablación y posterior trasplante, intentando desmitificar algunos miedos.
Por último, el presidente del Incucai intentó dimensionar la escasez de donantes que posee nuestro país ejemplificando con el nosocomio local: “En Pergamino se mueren entre 18 y 20 pacientes por mes en el Hospital, si todos esos pacientes fueran donantes, en solo dos meses resolveríamos los trasplantes corneales de toda la provincia de Buenos Aires” y sumó un dato más elocuente “y la provincia de Buenos Aires tiene 77 hospitales”.

Cultura de reposición
A continuación fue el turno de la doctora Mónica Puppo, vicepresidenta de la Asociación Argentina de Hemoterapia, quien enfocó su exposición sobre la importancia de “generar campañas para conseguir donantes de sangre voluntarios y habituales” ya que nuestro país está atravesado por la cultura de reposición: “La mayoría dona cuando le piden y no por voluntad propia”.
Tres de los expositores contaron sus experiencias personales como pacientes trasplantados (los casos de Maximiliano Morales y Agustina di Palma) o como familiar de un paciente que atravesó ese proceso (el caso de Marcelo Binet) comenzando a colmar el auditorio de emoción.

En las escuelas
La última intervención de los oradores estuvo a cargo de Paola Stello, la mamá de Justina lo Cane y creadora del “Espacio Justina”. La impulsora de las modificaciones a la Ley Nacional de Donación de organos conmovió a los presentes repasando la vida de su hija y los últimos tres meses con el desenlace menos deseado, aunque siempre con una visión esperanzadora: “Justina despertó a un país y el Estado no tuvo más remedio que despertarse”.
Para finalizar, Stello hizo mención al nuevo proyecto que presentará para que la donación de órganos sea un tema a tratar en todas las currículas escolares: “Es desde ese lugar que tenemos que empezar a educar y no voy a descansar hasta lograrlo, porque Justina me lo pide todos los días”.