Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

En la Parroquia Santa Julia se celebra hoy la fiesta de San Pío

El padre Pío tuvo la manifestación en Dios con sus estigmas.  (RADIO MARIA) El padre Pío tuvo la manifestación en Dios con sus estigmas. (RADIO MARIA)

En el templo de calle Alberdi 3043 permanecerá expuesto el relicario que contiene un mitón (pañuelo de tela que contiene una gota de sangre). A las 18:00 se rezará la novena, luego el rosario para finalizar a las 19:00 con el oficio de la misa.


El santoral indica que hoy se celebra el Día de San Pío de Pietrelcina.
Heredero espiritual de San Francisco de Asís, el padre Pío de Pietrelcina fue el primer sacerdote en llevar impreso sobre su cuerpo las señales de la crucifixión, lo que lo llevó a ser conocido en el mundo como el “fraile estigmatizado”. El padre Pío, al que Dios donó particulares carismas, se empeñó con todas sus fuerzas por la salvación de las almas. Los muchos testimonios sobre su gran santidad llegan hasta nuestros días, acompañados por sentimientos de gratitud. Sus intercesiones providenciales cerca de Dios fueron para muchos hombres causa de sanación en el cuerpo y motivo de renacimiento en el Espíritu.

En Pergamino
Organizada por el Grupo Oficial de Oración San Pío y Nuestra Señora de las Gracias, en la Parroquia Santa Julia (Alberdi 3043) hasta ayer tuvo lugar la novena en la que los fieles prepararon su espíritu para la festividad del santo.
Hoy permanecerá expuesto todo el día para la veneración de los fieles el relicario que contiene un mitón (pañuelo de tela que contiene una gota de sangre). A las 18:00 se rezará la novena, luego el rosario para finalizar a las 19:00 con la celebración de la misa.
Por último los presentes serán bendecidos con la reliquia y recibirán como recordatorio aceite bendecido para que pueda ser utilizado como sacramental que proteja, fortalezca y sane a quienes lo posean.

Historia
El Padre Pío de Pietrelcina, que se llamó Francesco Forgione, nació en Pietrelcina, en un pequeño pueblo de la provincia de Benevento, el 25 de mayo de 1887. Se crió en una familia humilde donde el papá Grazio Forgione y la mamá Maria Giuseppa Di Nunzio ya tenían otros hijos. Desde la tierna edad Francesco experimentó el deseo de consagrarse totalmente a Dios
En 1892, cuando apenas tenía cinco años, ya vivió sus primeras experiencias carismáticas espirituales. Los éxtasis y las apariciones fueron tan frecuentes que al niño le pareció que eran absolutamente normales.
Con el pasar del tiempo, pudo realizarse para Francesco lo que fue el más grande de sus sueños: consagrar totalmente la vida a Dios. El 6 de enero de 1903, a los 16 años, entró como clérigo en la Orden de los Capuchinos. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de Benevento el 10 de agosto de 1910. Tuvo así inicio su vida sacerdotal que, a causa de sus precarias condiciones de salud, se desarrollará primero en muchos conventos de la provincia de Benevento. El 4 de septiembre de 1916 llegó al convento de San Giovanni Rotondo, sobre el Gargano, dónde se quedó hasta el 23 de septiembre de 1968, día de su sentida muerte.