Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

En Pergamino se celebró el Día de las Personas con Síndrome de Down

Los alumnos de Los Buenos Hijos junto a sus docentes y al presidente del Consejo del Discapacitado, Daniel D’Elío. (LA OPINION) Los alumnos de Los Buenos Hijos junto a sus docentes y al presidente del Consejo del Discapacitado, Daniel D’Elío. (LA OPINION)

Cada 21 de marzo se propone desarrollar diferentes actividades a fin de concientizar sobre las capacidades y necesidades de quienes tienen este síntoma. En nuestra ciudad, el miércoles los alumnos de la Escuela Los Buenos Hijos festejaron en la Peatonal.


El miércoles se celebró el Día Internacional de las personas con Síndrome de Down. Es una jornada en la que se pretende que la población a nivel mundial tome conciencia de la existencia y de las necesidades que provoca el Síndrome de Down. Motivó ello que en nuestra ciudad se hiciera una jornada de concientización, la que estuvo protagonizada por los alumnos y docentes de la Escuela Los Buenos Hijos y el Consejo Municipal de Personas con Discapacidad.
A media mañana, los jóvenes que asisten al establecimiento educativo se apostaron en la peatonal San Nicolás con el objetivo de repartir folletos informativos sobre el Síndrome de Down, además interactuaban con los peatones y les convidaban elaboraciones dulces que ellos hacen en el taller de cocina.
El objetivo se cumplió y los jóvenes compartieron un día de alegría, felicidad e inclusión.

Más de 27 años
Romina Tagliani Leta es licenciada en terapia ocupacional y desarrolla su labor en el equipo técnico de la Escuela Los Buenos Hijos junto a una psicopedagoga y una fonoaudióloga. En diálogo con la profesional, LA OPINION pudo saber que en el establecimiento también hay un cuerpo docente coordinado por la directora Valeria Bachanini. Por otro lado, funciona una comisión directiva integrada por padres de los alumnos y representantes legales. La escuela se creó hace 27 años por una iniciativa de los padres que formaron una comisión a través de la que empezaron a brindar apoyo a los alumnos. Después de un tiempo, se logró establecer como escuela.
“La Escuela Los Buenos Hijos es un establecimiento ubicado en Marcelino Ugarte 427, al que asisten los chicos con retardo mental leve y moderado y con Síndrome de Down. La matrícula es de 43 alumnos y otros 20 que están en la etapa de integración en escuelas comunes”, explicó Tagliani y agregó que “los chicos asisten a una jornada de ocho horas, de 8:30 a 16:30. Por la mañana desayunan, tienen la parte pedagógica, almuerzan y realizan diferentes actividades, entre ellas de alimentación, jardinería y artesanía, meriendan y luego se retiran”.
Respecto a la actividad que se llevó a cabo en el Día de las Personas con Síndrome de Down, la profesional señaló que “decidimos venir a la Peatonal a compartir una jornada con los ciudadanos para que los chicos les cuenten sobre el trabajo que desarrollan en la escuela y compartan los productos comestibles que hacen en los talleres a los que asisten y celebrar”.
También enfatizó en que “la idea de esta fecha es que podamos promover la inclusión y aprovechamos para realizar salidas a la comunidad. Durante el año asistimos a diferentes lugares porque los chicos disfrutan mucho de ello”.

Los chicos convidaron a los peatones con elaboraciones dulces. (LA OPINION)

Los protagonistas
Juani y Lula asisten a la Escuela, hablando con LA OPINION contaron que con sus docentes trabajaron sobre la fecha que se estableció para destacar a los chicos con Síndrome de Down, y aclararon que “el Síndrome de Down no es una enfermedad ya que todas las personas somos iguales. Los down nos caracterizamos por tener boca, mano, oreja y nariz chiquita y boca grande”.
Por otro lado, contaron su experiencia y dijeron que “en la escuela trabajamos muy bien, me encanta ir a los talleres, a todos sobre todo nos gusta el de cocina. Más adelante me gustaría poner un local para trabajar. En los talleres aprendemos a cocinar pizzas, pastas y cosas dulces como pepas de membrillo y tarta de coco”.