Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Endurecen los controles en Pergamino para que se cumpla con la cuarentena

 Muchos pueden justificar por qué circulan por las calles y no tienen problemas para poder continuar. (LA OPINION) Muchos pueden justificar por qué circulan por las calles y no tienen problemas para poder continuar. (LA OPINION)

En las últimas horas se advirtió mayor presencia de fuerzas de seguridad y una actitud más activa ante quienes circulan por las calles.


Emulando la tónica que se comenzó a aplicar en los grandes conglomerados urbanos con relación al cumplimiento de las medidas de aislamiento social por parte de la comunidad, en Pergamino las fuerzas de seguridad intensificaron los controles en las calles con el fin de evitar que haya circulación innecesaria de personas.

Así pudo advertirse desde el martes, en que personal de las distintas fuerzas, incluidos empleados municipales del área de tránsito y seguridad, ganaban en presencia en las calles con la finalidad, en principio, de disuadir cualquier salida de una persona de su domicilio y, llegado el caso, de interceptarlo y requerirle que justifique su presencia en la vía pública.

En ciertas medida somos hijos del rigor y cuando nadie nos ve somos capaces de transgredir hasta este tipo de normas que no solo protegen nuestra integridad sanitaria sino –y fundamentalmente- la de conjunto de la sociedad.

Lo que justifica la mayoría es que está en la calle haciendo compras de insumos para su hogar. En estos casos la recomendación es adquirir productos en negocios de cercanía. Sin embargo hay quienes residiendo en un extremo de la ciudad pretenden justificar que necesitan un producto que está en el punto cardinal opuesto. En esos casos se les sugiere que regrese a su domicilio. El paso siguiente es la aprehensión y la formación de una causa penal.

Este miércoles amaneció con lluvia y verdaderamente en las primeras horas las calles son un desierto. Tal vez el mal clima desaliente la salida de gente a “hacer los mandados”. Pero también la mayor presencia de agentes y la manera más activa de accionar con los que circulan, comenzó a dar sus frutos, porque el objetivo es que esté en las calles la menor cantidad de gente posible, pues la premisa es que si un hay circulación de personas el virus no circula.

Otro de los problemas advertidos en los últimos días fue la presencia de grupos en algunos sectores de la periferia, haciendo relaciones sociales y hasta bebiendo en las calles. Vecinos indignados hicieron as denuncias y en la noche del martes se notó un refuerzo de patrullaje en varias zonas, incluso los efectivos con megáfonos solicitaban por los vecindarios a las personas que permanecieran en sus casas.

Al operativo están abocados, por turnos de 24 horas, 30 móviles y 60 uniformados de las diferentes reparticiones policiales (Delegación Departamental de Investigaciones, Comando de Patrulla, Comisaría Primera, Segunda y Tercera, Delegación de Drogas Ilícitas, Grupo de Apoyo Departamental) También hay personal de la Patrulla Urbana, Defensa Civil y Transito, en este caso con presencia en los ingresos al macro centro, es decir el espacio demarcado por las llamadas “cuatro avenidas”: Rocha, Alsina, Colón, Intendente Biscayart.
A la tarea de estas dependencias, se suman los efectivos de la Policía Federal, cuya tarea específica es recibir y actuar sobre las denuncias de aquellas personas que llegaron al país y no estarían cumpliendo el aislamiento total exigido para estos casos.

También Gendarmería y Policía Vial tienen tareas puntuales asignadas: tienen a su cargo el control de la circulación por las rutas, puntualmente sobre quienes se movilizan en la corta, media distancia y larga distancia, pero no sobre los tramos urbanos.