Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Este miércoles se celebra el Día de los Almaceneros y Autoservicistas Alimentarios

Los almaceneros no perderán jamás su esencia, que es la proximidad efectiva y afectiva con los vecinos del barrio.  (LA VOZ) Los almaceneros no perderán jamás su esencia, que es la proximidad efectiva y afectiva con los vecinos del barrio. (LA VOZ)

Si bien la sociedad actual se caracteriza por constantes cambios, la impronta del almacenero de barrio permanece inmutable en el imaginario colectivo, sencillamente porque hoy como ayer, su presencia es necesaria y valorada por los vecinos. No olvides saludar al tuyo.


Como cada 16 de septiembre, este miércoles celebrarán su día los almaceneros y autoservicistas alimentarios de nuestro país, aquellos que rememoran el trabajo de los primeros trabajadores del sector que solían atender en las antiguas despensas de ramos generales.
A nivel local, el Día del Almacenero encuentra su correlato con la fundación de la Cámara de Alimentarios, que cada 15 de septiembre celebra un nuevo aniversario. En esta oportunidad se cumplen 76 años desde su fundación, aunque vale recordar que comenzó a funcionar como una subcámara dentro de la Cámara de Comercio y luego logró autonomía para representar a los comerciantes alimentarios.
Desde hace tres décadas la institución pergaminense, que cuenta con más de 500 asociados, es conducida por Nelson Figueredo. La entidad se emplaza actualmente en calle Florida 982, donde se atiende desde las 9:00 hasta las 17:00.
En contacto con LA OPINION, Figueredo puso de manifiesto la realidad que atraviesan los comerciantes alimentarios de nuestra ciudad en un año un tanto particular habida cuenta que la pandemia tuvo un impacto económico negativo en la mayoría de los rubros comerciales. Aprovecho la ocasión para agradecer a sus representados por los esfuerzos realizados. “Es este oportunidad quiero agradecer a los almaceneros y autoservicistas por el esfuerzo que hacen en este tiempo de pandemia, arriesgándose para dar respuesta al pedido del Gobierno nacional de abastecer a los vecinos de los productos esenciales. Por eso quiero felicitarlos y agradecerles por la buena predisposición”, comenzó diciendo Figueredo.

Bajas en las ventas
No obstante, la menor circulación de gente, la falta de ciertas actividades, las restricciones sobre otras, y sobre todo la merma del poder adquisitivo han redundado en que igualmente –aun estando abiertos y con la gente consumiendo más en la proximidad- se advierta una baja en las ventas de alrededor del 30 por ciento en los últimos meses comparando con el mismo período del año pasado. Al respecto, la autoridad de la Cámara señaló que “el problema es consecuencia de una sumatoria de factores ya que, en primer lugar hay mucho menos poder adquisitivo entre los trabajadores, menos circulación de dinero. Además los productos siguen aumentando mes a mes”.
A esto se suma, de acuerdo con lo expuesto por Figueredo, que han cambiado mucho los hábitos de consumo: “Por ejemplo, advertimos una abundante oferta de comida para llevar, ya elaborada, muchas viandas se realizan en viviendas propias, en su mayoría las ventas se realizan por las redes y a un valor muy económico, lo que nos pone en desventaja ya que a los comerciantes alimentarios declarados se les exigen normas bromatológicas. En este sentido varias personas prefieren comprar comida hecha y se genera una práctica comercial desleal para con quienes tienen todo declarado a diferencia de los que trabajan en el mercado informal”.

Derechos conquistados
El contexto de crisis ha puesto en valor la labor gremial de las entidades, como la Cámara de Alimentarios, habida cuenta que han tenido que luchar en pos de salvaguardar los derechos de sus representados. Tal el caso de los sucedido con el “toque de queda” de las 17:00 y luego de las 18:00 impuesto excepcionalmente por las autoridades locales como medida tendiente a minimizar la circulación de personas frente al avance del coronavirus. “Los comerciantes alimentarios pedimos la extensión horaria porque queríamos brindar una mejor atención al consumidor ya que todos los comercios estábamos cerrando a la misma hora y no le dábamos margen a quienes salían de trabajar a las 18:00 para que hagan sus compras diarias. El Gobierno de Pergamino escuchó nuestros reclamos ya que se dieron cuenta de que nuestros locales prestan un servicio a la comunidad”, sostuvo Figueredo y aclaró que “muchos piensan que a causa de que pedimos la extensión horaria los hemos puesto en la obligación de hacer un horario más amplio pero esto fue un pedido concreto de los comercios alimentarios”.

Aggiornarse
Sobre las expectativas para el futuro de almaceneros y autoservicistas, específicamente para lo que se denomina pospandemia, donde se estima que algunas prácticas de este tiempo se instalarán para siempre, Figueredo contó que “nos estamos preparando”. Reconoció que se debe hacer mucha docencia entre los asociados en cuanto al i-Commerce (comercio instantáneo) “que es la modalidad que se avecina en el futuro inmediato y que son utilizadas por las nuevas generaciones”.
“También debemos hacer escuela respecto del uso de las tarjetas de débito o crédito y otros medios de pago como la billetera electrónica que deben ser afianzadas porque son tendencias que vienen para quedarse”, aseguró.

El comercio amigo
Ha pasado el tiempo, y si bien se imponen nuevas modalidades de venta, el comercio alimentario de proximidad sigue manteniendo intacta esa esencia de “comercio amigo”. En este sentido, Figueredo señaló que “el comerciante alimentario de proximidad es el amigo que está en la esquina, que siempre está disponible a atender al cliente y que además tiene un escucha atenta para con el vecino. Esa cercanía no se va perder por más que el modernismo avance por sobre el comercio estableciendo nuevas dinámicas para operar. Si no fíjense que cada vez hay más carnicerías, más pollerías, más panaderías y esto es porque los pergaminenses en su mayoría prefieren elegir lo que compran en el comercio de proximidad antes que comprarlo en los grandes supermercados”.