Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Expectativas sobre el rol del Maiztegui en la producción de vacuna contra Fiebre Amarilla

Aun se desconoce el rol que tendrá el Instituto Maiztegui en la fabricación de la vacuna contra la Fiebre Amarilla. (Anlis) Aun se desconoce el rol que tendrá el Instituto Maiztegui en la fabricación de la vacuna contra la Fiebre Amarilla. (Anlis)

La interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud respondió a LA OPINION varios interrogantes que se plantean en torno a la tarea que desarrollará el Inevh en la elaboración del biológico que posicionará al país en un lugar estratégico.


A principio de semana, la visita de autoridades de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) al Instituto Maiztegui abrió un marco de expectativas en relación con la posibilidad de que la vacuna contra la Fiebre Amarilla -que el país va a comenzar a producir en el marco de un convenio con Fiocruz, Brasil- pueda elaborarse en laboratorios de Pergamino. Aunque se esperaba el anuncio, las consideraciones, tanto de Claudia Perandones, interventora de Anlis, como del propio interventor del Instituto Maiztegui, Claudio Bonel, fueron cautas, por cuanto el proyecto se plantea como “un proceso colectivo” que promete integrar al trabajo a los distintos institutos con capacidad productiva que funcionan bajo la órbita de la Anlis. Al principio, esta apreciación generó alguna señal de alerta, ya que el proyecto original para avanzar en este proceso de producción de biológicos se había generado desde el propio Inevh cuyos profesionales vienen trabajando desde hace más de siete años en el tema, y las crónicas periodísticas publicadas en distintos medios tras la firma del entendimiento para la transferencia de tecnología que hará posible este proceso daban por hecho que la producción iba a concretarse en laboratorios de la sede central de Anlis.
En este contexto, las precisiones brindadas por las autoridades de Anlis abrieron un marco de expectativa y dejaron algunos señalamientos respecto de que serán expertos de la Fundación Fiocruz -principal productor mundial de la vacuna- quienes determinarán cuáles son los institutos de Anlis que cuentan con mayores capacidades técnicas instaladas para llevar adelante las distintas etapas de esta tarea. Sin precisar cuál será la labor específica del Instituto Maiztegui en particular.
En el marco de la visita realizada, Claudia Perandones, interventora de Anlis, respondió a varias preguntas efectuadas por LA OPINION en relación con este tema que por estos días capta la atención no solo del personal del Instituto sino de la propia comunidad que sigue de cerca los pasos que se darán en torno a una cuestión que posicionará al país como productor de una vacuna que requiere la región y que aportará soluciones a un problema de salud pública que preocupa por sus implicancias.
-En el marco del trabajo conjunto de los distintos institutos, ¿está establecido cuál será el rol del Maiztegui en el proceso de producción de la vacuna contra la Fiebre Amarilla?
-La realidad es que para poder identificar qué es lo que puede aportar cada instituto de Anlis en este proceso productivo es necesario que aquellas personas que ya están involucradas en este proceso, en este caso la gente de Fiocruz, identifique las fortalezas de cada una de las áreas productivas de Anlis. La visita de Félix Rosenberg, director de Planificación y Relaciones Internacionales de Fiocruz, tiene que ver con la construcción de un cronograma de visitas que los especialistas de Fiocruz van a hacer a las áreas productivas de Anlis Central, Marcos Paz y Pergamino para identificar qué capacidades tienen las sedes para ser incorporadas al proceso de producción de la vacuna contra Fiebre Amarilla. La decisión de qué parte del proceso hará cada uno de los institutos va a ser el resultado de la evaluación de esos equipos técnicos.
-¿Cuál estima que podría ser ese rol en virtud de su conocimiento respecto de las capacidades instaladas en el Instituto Maiztegui?
- Creo que es importante, cuando uno pide una opinión, escuchar esa opinión para dar una respuesta. No querría ser yo la que dice lo que se va a hacer en cada lugar sino atender a lo que ellos, que son los que en este momento están produciendo, nos digan cuál es la mejor área para cada una de las etapas. Fiocruz es el mayor productor mundial de esta vacuna y serán ellos los que nos señalarán cuáles son las mejores áreas para integrarse a las distintas etapas de estos procesos. La Anlis es la Administración Nacional de Institutos y Laboratorios de Salud y representamos a los institutos que deben producir los insumos estratégicos para la salud humana de Argentina y ayudar a la región. También estamos involucrados en los diagnósticos referenciales de determinadas enfermedades. Creo que más allá de que hay identidades propias de cada instituto, tenemos que entender que somos parte de un conjunto que está al servicio de la salud de la Nación. Y eso es lo que queremos transmitir como mensaje y atender las consideraciones que hagan los expertos de Fiocruz para aprovechar de cada uno de los institutos con capacidad productiva lo mejor que puedan aportar.
-¿Existe un calendario establecido para estas visitas técnicas y en qué tiempo estima podrá comenzar la producción de la vacuna?
-Estamos dando los primeros pasos. En el memorando de entendimiento con Fiocruz establecimos una serie de actividades que vamos a compartir en un marco de reciprocidad. Particularmente en el caso de Fiebre Amarilla habrá un proceso de transferencia de tecnología de Fiocruz hacia nosotros y necesitamos de visitas técnicas para poder optimizar todas las líneas del cronograma. No desearía dar precisiones respecto de las fechas porque vamos a ir definiéndolas con los expertos. Lo que sí puedo señalar es que la primera misión de Fiocruz a Anlis se hará los primeros días de septiembre y supondrá visitas a la sede central, a Marcos Paz y Pergamino.
-¿La asignación de los recursos que demande el proceso de producción de la vacuna va a depender de lo que surja de esa evaluación técnica?
-Nosotros para hacer este proceso firmamos un convenio de cooperación técnica el 11 de mayo en la sede central de Anlis. Este convenio plantea que la actividad va a ser financiada por el Ministerio de Salud de la Nación, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, con el apoyo de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos. Este proyecto está fuera de lo que es el marco presupuestario ordinario de Anlis. Es un proyecto especial para el cual se estableció un convenio de cooperación estratégica con el aporte de fondos de distintos organismos públicos.
-En paralelo a la tarea que le sea asignada al Instituto Maiztegui en la producción del biológico, ¿las acciones que se desarrollan en materia de diagnóstico se sostienen del modo en que se vienen realizando?
-Me interesa fortalecer todos los procesos que se vienen desarrollando en relación al diagnóstico en el Instituto Maiztegui. Estoy al tanto de los mismos porque todas las semanas tenemos reuniones con el Ministerio de Salud de la Nación y con la Dirección Nacional de Epidemiología para reportar todos los diagnósticos que se reciben acá como laboratorio nacional de referencia para virosis. La idea es fortalecer todas las áreas del Maiztegui. Por eso también vinimos con observadores de la Organización Panamericana de la Salud para sostener y potenciar el área de diagnóstico.
-Atendiendo a que profesionales del Instituto Maiztegui hace muchos años que vienen trabajando en el proyecto para incluir la vacuna contra la Fiebre Amarilla a sus áreas de producción, ¿serán convocados en alguna instancia de esta tarea?
-Por supuesto. Todos los profesionales que tiene la Anlis, y que también son del Instituto Maiztegui, tienen una capacidad increíble y única, con muchos años de trabajo y expertise. Todo lo que podamos aportar los profesionales será tenido en cuenta. La idea es que este sea un proceso inclusivo de todos los institutos que conforman la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud.

Información relacionada: Producción de la vacuna contra la Fiebre Amarila: un acuerdo estratégico