Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Grave error en las Salas Velatorias: enviaron a cremar un cuerpo equivocado

Las Salas Velatorias ubicadas en Castelli y Florencio Sánchez. (ARCHIVO LA OPINION) Las Salas Velatorias ubicadas en Castelli y Florencio Sánchez. (ARCHIVO LA OPINION)

Mientras esperaban una mujer de 64 años para darle sepultura en el Cementerio Parque desde las Salas Velatorias llegaba la noticia que por equivocación el cuerpo de Mirta Liliana Rosa de Duna había sido cremado horas antes en Junín. 


Este martes en horas del mediodía, una familia de nuestra ciudad, vivió una pesadilla dentro de otra. Mientras esperaban una mujer de 64 años para darle sepultura en el Cementerio Parque desde las Salas Velatorias llegaba la noticia que por equivocación el cuerpo de Mirta Liliana Rosa de Duna había sido cremado horas antes en el Crematorio Peumayén de Junín.

Según puso saber LA OPINION en diálogo con Gonzalo Duna, hijo de la persona fallecida, el pasado domingo: “Estábamos con mi papá Abel Duna y otros familiares esperando que llegara el cuerpo de mi madre. Habíamos elegido la ropa para cambiarla y despedirla con mucho dolor porque fue una luchadora. En ese momento, recibimos un llamado desde las Salas Velatorias diciendo que había ocurrido un problema y necesitaban que algún familiar cercano a la persona fallecida tenía que concurrir a las instalaciones de Castelli y Avenida Florencio Sánchez para firmar una serie de papeles”.

El esposo de la mujer y su hijo se trasladaron a las Salas Velatorias y al llegar se encontraron con un “ambiente raro” declararon, los llevaron a la administración del lugar y los responsables de la Sala le dijeron que el cuerpo de Mirta había sido llevado por equivocación al Crematorio de Junín y que estaba cremado. En ese momento, tanto el esposo como el hijo de la mujer de 64 años, que luchó contra una cruel enfermedad, fueron víctimas de un ataque de nervios a tal punto que tuvieron que hacerse presentes varios móviles policiales.

La familia realizó la denuncia en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 1 a cargo de Horacio Lasarte que según ellos mismos cuentan (Abel y Gonzalo) tuvieron un trato especial y se pusieron a trabajar sobre los hechos. “A través de la buena predisposición del fiscal Horacio Lasarte y su ayudante Fernando Pertierra nos pusimos de acuerdo con el dueño del crematorio de Junín y personalmente fuimos a buscar la urna con el cuerpo de mi mamá por la tarde” dijo Gonzalo y además remarcó que “mañana (por hoy) al mediodía le brindaremos la cristiana sepultura en el Cementerio Parque La Merced como teníamos pensado antes de todo lo que sucedió. Queremos despedir a mi mamá como realmente se merece y con el resto de la familia”.