Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Guillermo Tamarit fue reelegido como rector de la Unnoba

Guillermo Tamarit se dirige a los presentes tras haber sido reelecto como rector de la Unnoba. (UNNOBA) Guillermo Tamarit se dirige a los presentes tras haber sido reelecto como rector de la Unnoba. (UNNOBA)

Por unanimidad la Asamblea Universitaria -conformada por 19 miembros (ocho profesores, tres auxiliares docentes, cuatro alumnos, un no docente y los tres directores de Escuela)- votó para que el actual titular renueve su mandato por cuatro años. Los asambleístas destacaron la trascendencia de la elección en términos de democracia universitaria.


Guillermo Tamarit fue reelecto como rector para el período 2019-2023 por los miembros de la Asamblea Universitaria, reunida ayer en el Salón de la Democracia Argentina, de Junín.
El órgano que reeligió al rector está conformado por 19 miembros (ocho profesores, tres auxiliares docentes, cuatro alumnos, un no docente y los tres directores de Escuela), quienes fueron elegidos por la comunidad universitaria en un escrutinio realizado el año pasado.
Marcelo Sena (claustro de profesores) fue quien propuso al doctor Guillermo Tamarit para estar al frente de la casa de estudios en los próximos cuatro años: “Es quien representa cabalmente las mejores tradiciones reformistas. Ha demostrado marcar un rumbo a esta joven universidad, que se ha ganado el respeto en el concierto de las universidades nacionales. La perspectiva de la calidad e inclusión es el desafío que tenemos por delante y él marca un rumbo a este eje que tenemos como reto”.
Daniel Galli, en su participación, consideró que esta universidad parece más antigua “por los resultados que tiene, por la inserción territorial: Les aseguro que la Unnoba es un modelo por su eficiencia, por su calidad académica, frente a otras universidades”. En línea con Sena, Galli apoyó la continuidad de Tamarit: “A sus condiciones académicas, morales, éticas, yo le agregaría otras dos: su capacidad de liderazgo y la capacidad de trabajar en equipo”.
Marcelo Miró, por su parte, celebró el acto eleccionario: “Se nos ha hecho un hábito la democracia universitaria, luego de que las universidades hayan estado intervenidas por tanto años”. Como el resto de los integrantes del claustro docente apoyó la continuidad de Tamarit y calificó al acontecimiento más que como una elección, como una ratificación: “Se trata de ratificar un compromiso: la Unnoba está comprometida con el desarrollo de la región, con la educación pública, más allá de sus estatutos”. En esa línea, destacó el compromiso de funcionarios de la Unnoba con otros ámbitos educativos: Danya Tavela (vicerrectora), primera mujer al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias, Jerónimo Ainchil (exsecretario de Investigación) como rector de la Unsada, Daniel Galli (excoordinador de Ingeniería) como rector de la Universidad de Ezeiza, Florencia Castro (secretaria Académica) como subsecretaria de Políticas Docentes en la provincia. “Son las políticas de la Unnoba las que nos ponen en ese lugar, porque nos involucramos en los problemas”, remarcó.
Miró también ponderó la defensa de Tamarit en la educación pública: “Creemos que la educación pública es el elemento igualador que tiene el país. Y la universidad pública en particular es el último bastión con prestigio, para el avance de la actividad privada. Lo que vamos a hacer acá no es elegir, es ratificar, porque nuestro compromiso es con la educación pública, con el país, la provincia, la región”.
Laura Durán, en su discurso, hizo un recorrido histórico por la polarización que recorre la historia argentina, como si la grieta estuviera en el ADN de la argentinidad: “siempre fueron dos partes en pugna que, en términos hegelianos, no nos permitieron hacer síntesis. Esto que pasa a nivel nación, pasa a nivel de la micropolítica de las instituciones”, aseguró. En ese sentido consideró: “Esta Universidad, en cambio, tuvo la oportunidad de hacer síntesis y un ejemplo es nuestra escuela secundaria. Ella significó un proceso muy fuerte de síntesis, porque no queremos recibir a los mejores, sino que hacer una escuela de los mejores”.
Además, Durán apoyó la continuidad de Tamarit por considerar que “va en contra del pensamiento común: El es de quienes piensan a la Unnoba como una institución de movilidad social”.
Susana Pistorale, por su parte, evaluó que en estos últimos años las desigualdades se han hecho más profundas, frente a un desarrollo tecnológico irrefrenable. También se refirió a la “educación para ricos y para pobres”, y sostuvo que “la movilidad ha sido una característica de la universidad durante muchas generaciones.
“Muchos somos los primeros universitarios y eso se lo debemos a la educación pública. Lo convocamos a Tamarit porque ha demostrado defender la inclusión a través de la educación”.
Gianina Demarchi habló en representación del claustro de los auxiliares docentes y destacó el desarrollo de la Unnoba a través de la extensión, la transferencia, la investigación”. Como hechos puntuales de la última gestión de Tamarit se refirió a la creación de la escuela secundaria, a la reforma del estatuto con perspectiva de género, a la autoevaluación institucional, al acatamiento de las norma de calidad. “Esperamos una universidad inquieta, que sea emprendedora, que no se conforme con lo logrado”, auguró para el nuevo período.
También hablaron representantes del claustro estudiantil. Karen Banega apoyó a Tamarit y manifestó la fidelidad de los estudiantes “con la educación pública”. Mauricio Palma apuntó a dar respuesta a través de la educación a “los problemas del país”. “Uno de cada dos niños está debajo de la línea de la pobreza, y debemos buscar soluciones, no podemos mirar para el costado”, exhortó.
Por el claustro de no docentes habló Héctor Lezcano: “Es un orgullo para todos los no docentes el lugar al que ha llegado la Unnoba. Lo vivimos en cada acción que emprendemos, nos sentimos parte de este éxito”.
Pablo Petraglia fue el último orador como asambleísta, lugar que ocupa por ser director de la Escuela de Ciencias Económicas y Jurídicas y fundamentó su apoyo a Tamarit por ser “un ferviente defensor de la educación pública, en contra de la mercantilización de la educación”. “Es un defensor de la autonomía, de la democracia”, añadió.
Luego del término de las participaciones orales, se procedió a la votación y al recuento de votos. El resultado fue la elección unánime de Tamarit por los 19 asambleístas presentes, en representación de toda la comunidad universitaria.

Viaggio Espresso