Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Harper: “No hay faltantes de medicación ni de preservativos”

Los testeos, elementales como estrategia sanitaria. (LA OPINION) Los testeos, elementales como estrategia sanitaria. (LA OPINION)

Desde el Programa de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS/VIH Sida) de la Región Sanitaria IV aseguraron que a nivel regional se está trabajando bien. “No hemos tenido problemas con la provisión de medicación y contamos con folletería, preservativos y material para realizar los testeos rápidos”.


María Elena Harper, referente del Programa, señaló que los testeos como estrategia sanitaria representan una buena oportunidad para brindar información y detectar casos. “La respuesta de la gente a los testeos es cada vez mayor. En los primeros que realizamos notábamos que no muchas personas se testeaban, aunque algunas luego se acercaban al Consultorio Amigable. Ahora cada vez que hacemos una actividad, realizamos muchos testeos. La población se acerca y eso es muy valioso”, refirió.

Con respecto a la cantidad de casos, señaló que el número se mantiene estable y precisó que a nivel de la Región Sanitaria IV hay 200 personas bajo tratamiento. En este sentido aclaró que “ese es el número que corresponde a personas que no tienen cobertura social y se atienden en el sistema público de salud. Los datos del privado no los manejamos nosotros”.

En lo que atañe al perfil de esos pacientes indicó que son personas adultas, cuyas edades oscilan entre los 20 y los 35 años. “Tenemos poca detección en gente joven y los estamos testeando en forma permanente. Hay casos de personas adultas, en la franja que va entre los 20 y 35 años, mayormente mujeres, y entendemos que esto ocurre porque se realizan controles exhaustivos durante el embarazo”, describió.

Harper planteó que otro aspecto que ha mostrado buena evolución es el de la adherencia al tratamiento y lo atribuyó, por un lado, a la simplificación de los mismos; y por el otro al hecho de contar con espacios como el Consultorio Amigable, que despliegan estrategias que facilitan la adherencia por el acompañamiento que brindan al paciente.

Menos cuidado

Con preocupación, Harper observó que cada vez se relaja más la prevención. “Hubo un incremento en el uso del preservativo en la década del 80-90 y luego esto se relajó totalmente, y por eso empezaron a emerger otras infecciones de transmisión sexual como la sífilis”. Frente a esto el mensaje debe ser claro: “Si bien es cierto que con VIH se puede vivir, es preferible estar en salud, porque es una enfermedad que obliga a tomar medicación de por vida y además se transmite”.

A juicio de María Elena Harper, si bien hay un camino recorrido en relación a la conciencia, aún siguen existiendo prejuicios hacia la persona con VIH. “La discriminación sigue existiendo. Estamos bastante mejor porque todos tenemos en nuestro grupo de contacto personas viviendo con VIH, algo que antes resultaba raro. Pero igualmente todavía hay mucha discriminación que se expresa en lo laboral y en las relaciones personales. Creo que en revertir esto radica la principal tarea”, concluyó.