Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Impulsan programas educativos sobre adicción a videojuegos

Los senadores Pacífico y Geloso junto al Defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello, analizaron el proyecto de ley.  (DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES) Los senadores Pacífico y Geloso junto al Defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello, analizaron el proyecto de ley. (DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES)

Considerando las distintas iniciativas propuestas por la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires sobre dicha problemática, los senadores Marcelo Pacífico y Ana Laura Geloso presentaron un proyecto de ley para incluir en los contenidos de educación, actividades de prevención primaria de enfermedades psicosociales.


Días pasados los senadores Marcelo Pacífico y Ana Laura Geloso, presentaron un proyecto de ley para abordar la problemática de la adicción a los videojuegos y el suicidio adolescente.
La propuesta elaboró en base a distintas iniciativas realizadas por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, que se encuentran a cargo del Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello.
“Creemos que una vez que este proyecto se convierta en ley, el sistema educativo de la Provincia tendrá importantes herramientas para hacer frente a problemáticas que se han profundizado en esta época que vivimos, la cual se encuentra atravesada por el impacto de las nuevas tecnologías y por crecientes dificultades en la comunicación interpersonal”, explicó Martello.

Guía informativa
Asimismo, el Senado bonaerense declaró de interés legislativo la guía informativa -elaborada por el Observatorio de Adicciones- para el consumo responsable de videojuegos. Se trata de una herramienta destinada principalmente a niños, niñas y adolescentes (NNyA), padres y docentes. Además, el Senado expresó, a través de otra resolución, su “beneplácito y satisfacción por la investigación e informe ´Videojuegos y adicciones: desafíos para la salud pública´, realizado también por el mencionado Observatorio que fue creado, el año pasado, a instancia del Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

Resultados del relevamiento
A partir de distintos trabajos de campo, la Defensoría detectó que el 37 por ciento de los usuarios de videojuegos consultados pasa entre 4 y 6 horas por día frente a la pantalla, mientras que el 51 por ciento de los usuarios juega entre dos y tres horas diarias. Además, se alertó sobre el impacto del videojuego “Fornite” en la vida cotidiana de NNyA.

Reconocer señales
“La adicción a los videojuegos es un trastorno al que pueden estar expuestos muchos chicos y por eso debemos alertar a los adultos para reconocer las señales a tiempo", dijo Pacífico, al tiempo que destacó: ¨Nos parece de suma utilidad contar con una guía que brinde consejos sobre la prevención y alerta temprana”.
Por su parte, Geloso manifestó que ¨el fundamento en el cual nos basamos al hablar de la adicción es el uso excesivo que generan conductas tales como la pérdida de control sobre la frecuencia, la intensidad y la duración de la actividad; haciendo del videojuego, muchas veces, una prioridad sobre otros intereses de la vida de los NNyA".

Reforma de artículo
El proyecto de ley presentado por Pacífico y Geloso plantea la modificación del artículo 1 de Ley 10.670 para contemplar, dentro de los programas educativos destinados a la prevención primaria de enfermedades psicosociales, la adicción a los videojuegos. También se incluye la necesidad de abordar el flagelo del suicido adolescente, problemática que también motivó la intervención de la Defensoría del Pueblo.
“Inclúyase dentro del sistema educativo bonaerense programas destinados a la prevención de enfermedades psico sociales tales como alcoholismo, tabaquismo, violencia, adicción a los videojuegos, suicidio adolescente”, reza la iniciativa parlamentaria.

Creciente preocupación
Desde la Defensoría del Pueblo se laboró un estudio que se hizo en base a un trabajo de campo que se desarrolló entre el 30 de julio y el 3 agosto. Se realizaron unas 273 entrevistas presenciales con cuestionario y respuestas online. Participaron mujeres y hombres de entre 12 y 45 años.
En los encuentros, el Defensor recepcionó la preocupación de referentes políticos y sociales por la sucesión de hechos ocurridos en los últimos años. La magnitud del flagelo es tal que, en territorio bonaerense, el suicidio es una de las principales causas de muerte de jóvenes. De dicho relevamiento se desprenden ciertos datos concretos a saber:
*La cantidad de suicidios de chicos de entre 15 y 24 años (850) duplica a la cantidad de personas de la misma franja etaria que muere por tumores (426).
*A nivel nacional, los suicidios es la segunda causa de muerte de jóvenes, después de los accidentes de tránsito en la Argentina. Pero en la provincia de Buenos Aires es la principal causa en las personas de entre 20 y 24 años.
*En la provincia de Buenos Aires, se suicidan tres personas por día. El 20 por ciento corresponde a chicos de entre 15 y 24 años, mientras que el 19% tiene entre 25 y 34 años.
*El 40 por ciento de las personas suicidas en la Provincia tiene menos de 34 años.
También se advirtió que el 17 por ciento de los consultados definió como “un vicio” el vínculo que mantienen con distintas plataformas: consolas, tablet, smartphone, notebooks y computadoras de escritorio.

Desorden mental
La investigación del Observatorio se produce en momentos donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la adicción a los videojuegos dentro del listado de desórdenes mentales, en una categoría que está al mismo nivel que la acción de apostar compulsivamente (ludopatía). La Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), que elabora la OMS, es un instrumento fundamental para identificar tendencias y estadísticas de salud en todo el mundo. Es utilizada por las aseguradoras médicas cuyos reembolsos dependen de la codificación de la CIE, por los administradores de los programas nacionales de salud, por los especialistas en recopilación de datos, y hasta por funcionarios que determinan la designación de los recursos sanitarios.