Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Javier Milei y su prédica libertaria: “Lo mío es la batalla cultural”

El economista Javier Milei y el abogado Mauricio D’Alessandro pasaron por Pergamino el jueves. (LA OPINION) El economista Javier Milei y el abogado Mauricio D’Alessandro pasaron por Pergamino el jueves. (LA OPINION)

El polémico economista estuvo en Pergamino junto al abogado, también mediático, Mauricio D’Alessandro para una charla y debate. En diálogo con LA OPINION, Milei lanzó sus desprejuiciados conceptos con críticas a la clase política, a cuyos integrantes los consideró “parásitos que le chupan la sangre a los que producen”.


El abogado Mauricio D’Alessandro y el economista Javier Milei estuvieron el jueves en Pergamino, en una charla abierta, en la que hablaron y debatieron sobre la situación política y económica del país en 2019. El encuentro se desarrolló en Cinema Pergamino, en LA OPINION Plaza ante un buen marco de público.

D’Alessandro, concejal de Tandil por el Partido Integrar Argentina, fue el moderador de la disertación que realizó Milei, sin dudas el economista más convocado por los medios argentinos durante este año y uno de los primeros en anticipar la crisis cambiaria e inflacionaria. Milei, quien se autodenomina ultraliberal y encabeza por el país lo que dio en llamar “El tour de la libertad” para sus ideales libertarios, en especial en materia económica, aceptó una entrevista con LA OPINION en la que dejó sus jugosos y siempre polémicos conceptos. De la misma también participó D’Alessandro, básicamente para explicar de qué se trata este tipo de eventos por la provincia.

“Con Milei pensamos de forma diferente y hasta antagónica en muchos temas, pero aún así entendemos que este tipo de charlas o debates sirven para que la sociedad conozca de primera mano cómo ve la situación argentina uno de los profesionales más consultados por el periodismo y las empresas”, explicó el también mediático abogado.

- ¿Cómo nace esta dupla con Milei?

- Hace un par de meses irrumpió en mi vida Javier Milei y comencé a comprender algunas cuestiones que no terminaba de entender muy bien. La primera es que siete millones de personas no pueden sostener a 28 millones de personas que viven del cheque del Estado, y la segunda cuestión es que la inflación es siempre un fenómeno monetario. A partir de ahí empecé a pensar la Economía de otra manera y decidí que sería muy bueno que las ideas de Milei fueran escuchadas por más personas. Me pareció que era una forma de hacer conocer a nuestro partido Integrar, sin perjuicio de que Javier no lo integra ni forma parte de él, pero nos hace un aporte de ideas que han quedado olvidadas, pero sin embargo son pilares de las primeras lecciones de Economía. A partir de ahí comenzamos a recorrer la provincia, Pergamino es el séptimo distrito que visitamos y en todos los casos ha sido con gran suceso, con mucha gente que quiere escucharlo, que quiere debatir y quiere compartir una buena charla técnica.

- ¿Qué es el partido Integrar?

- Cansados de colgarnos de partidos o expresiones nacionales o provinciales con los cuales no teníamos gran afinidad sino una mera conveniencia electoral, decidimos armar nuestro propio partido Integrar, que se proyecta de abajo hacia arriba, y cuyo principal desafío es entender en cada uno de los distritos las principales necesidades de la gente, más allá de la ideología. Lo que estamos haciendo es integrar los 135 municipios que tiene la provincia para después converger en una candidatura nacional o provincial.

- ¿El partido tiene algún tinte ideológico definido?

- Somos liberales en lo político y económico. Creemos que la grieta es una expresión fascista, que lo único que ha logrado es desunir a los argentinos y generar una tensión permanente con ventaja para el populismo, porque las dos expresiones de la grieta se convirtieron en populistas, con altísimo nivel de agresión para el que trabaja, porque se abusa de los impuestos y de las tasas.

La gente está harta de que le pongan la pata encima con impuestos. Cuando la gente analiza el costo de invertir en Argentina, ya sea para una empresa o un negocio, se da cuenta de que es preferible no hacer nada, y esa falta de inversión hace que la Argentina se caiga a pedazos.

Javier Milei

LA OPINION luego comenzó la charla con Javier Milei. - ¿Tiene salida esta situación económica de la Argentina?

- Por el momento, con esta estructura de Estado y este nivel de presión fiscal, Argentina es absolutamente inviable. Tiene 101 impuestos, 65 mil regulaciones y eso hace que invertir en el país sea un infierno. Y si por esos milagros de la Naturaleza llegarás a ganar plata, va a venir un político “chorro” con el verso de la justicia social y la redistribución del ingreso y te va a robar lo que ganaste.

- ¿Cuál fue el principal error de este Gobierno en materia económica?

- Sería más fácil preguntarse si tuvo algún acierto, porque ha sido una máquina de cometer errores, hizo todo mal, desde el momento en que Marcos Peña decidió dinamitar el Ministerio de Economía y darle el cargo más importante que era Hacienda y Finanzas a un keinesiano como Prat Gay, la suerte del Gobierno quedó echada para mal.
Después le siguieron una concatenación de errores, hasta que terminó de dinamitarlo todo el 28 de diciembre del año pasado cuando directamente se generó una debacle en la economía.

- ¿Cuál sería el plan para reconvertir esta situación económica y social crítica que vive el país?

- Hacer una reforma que baje drásticamente el peso del Estado sobre el individuo que produce. No puede ser que a los parásitos le vaya mejor que al que produce. Eso hace que la sociedad sea inviable. Hay que bajar el gasto público, reducir impuestos y volver a crecer.

- ¿Los planes del Gobierno para bajar el gasto público no son suficientes?

- No tiene ni la capacidad ni las agallas para hacerlo.

- ¿El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional es un salvavidas de plomo?

- Al Fondo fuimos porque si no estaríamos en default. Argentina está en crisis y si no fuera porque fue a pedir la escupidera al FMI estaríamos peor. Al país se le cortó el financiamiento voluntario, por lo cual sin la asistencia del Fondo estaría el default. El tema es qué hacemos con el acuerdo con el Fondo. Porque la cosa no tiene que pasar por subir los impuestos sino por bajar el gasto público, y sin embargo de eso ni noticias.

- El Estado como administrador de los recursos, si reduce impuestos, se desfinanciaría y no podría sostener, por ejemplo, todo el asistencialismo que es cada vez mayor. Puntualmente: ¿Qué se hace con los pobres?

- Con el verso del Estado presente para ayudar a los pobres, lo único que se consiguió fue tener cada vez más pobres, porque recuerdo que en la década de 1970 la pobreza en Argentina era del cinco por ciento y hoy es del 33 por ciento. La pobreza se multiplicó por seis mientras que el Estado se multiplicó por dos. Los números son claros.
Cada vez que se pone un impuesto se está castigando a alguien. El origen de la palabra impuesto indica que es algo no voluntario, o pagás o garrote. La sociedad se divide en dos: en los parásitos inútiles de los políticos y en los que producimos riqueza. Y lo único que les interesa a estos parásitos es chuparles la sangre a los que producen. Al político solo le interesa estar en el poder y eso está claro porque los únicos que progresaron son los políticos, todos los demás vamos para atrás, y esto pasa en el país desde hace más de 70 años. Argentina antes de 1945 era el quinto país más rico del mundo hoy está por debajo del puesto 60. Con ese dato está todo dicho. Si queremos insistir con el populismo, tendremos cada vez más pobres. Como dice mi amigo Lázzari, me temo que mis hijos envidiarán el bienestar de Somalía.

- Usted, claramente, detesta a la clase política. ¿Se ve dentro de la política o lo suyo es solo un aporte desde su condición de economista?

- Detesto la política, me parece una actividad de m….., sucia, roñosa, tengo la peor de las opiniones. Lo mío es la batalla cultural, es abrirle los ojos a la gente para que se dé cuenta lo que son los políticos. Estos tipos le quieren hacer creer a la gente que en la sociedad son todos unos inútiles, unos inválidos en todos los aspectos de su vida y que si no fuera por ellos no se podría vivir. Y en realidad es al revés, porque la gente es la que produce y ellos son los parásitos. Lo que quiero es que la gente se dé cuenta de que el motivo por el cual la Argentina se hunde es la política.

- ¿Aceptaría algún cargo en el Gobierno, sea en el actual o futuro?

- Sí, uno solo aceptaría: ser el presidente del Banco Central pero con la condición de ser el último. Hago la reforma financiera, elimino el peso como moneda, dejo la libre elección de moneda y lleno el Banco de dinamita hasta que se destruya todo.

Viaggio Espresso