Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Jornada sobre dislexia: óptima respuesta de padres y docentes

En el auditorio de la Unnoba se llevó a cabo la capacitación para los docentes y directores.  (LA OPINION) En el auditorio de la Unnoba se llevó a cabo la capacitación para los docentes y directores. (LA OPINION)

Fue la primera coordinada por el Ministerio de Educación en el territorio bonaerense, luego de la aprobación de la Ley Nº 15.048. En la oportunidad estuvo presente el senador Marcelo Pacífico, impulsor del proyecto y referentes de Asociación Civil Dislexia Buenos Aires.


La Unnoba se convirtió ayer en el punto de encuentro de numerosas personas que participaron de la primera jornada sobre Dislexia y Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEAs) en el marco de la Ley 15.048, que se realiza en territorio bonaerense.
El evento fue organizado por el senador provincial Marcelo Pacífico junto con integrantes de la Asociación Civil Dislexia Buenos Aires y representantes del Ministerio de Educación provincial.
En dos espacios en simultáneo, se desarrolló una capacitación denominada “Hablemos de Dislexia”, la que estuvo dirigida a inspectores, directores y docentes de nivel inicial, primario y secundario; mientras que por el otro se llevó adelante un Conversatorio sobre Estrategias de Acompañamiento.

Cambios a partir de la Ley
En contacto con LA OPINION, el senador Marcelo Pacífico contó que “ha sido una jornada doble, una capacitación con los docentes que han sido convocados mientras que en un aula llevamos adelante una conversación con papás de niños con Dislexia”.
Consultado sobre la génesis de esta jornada, el legislador indicó que “el año pasado hemos aprobado la Ley de Dislexia que tiene dos consecuencias, la primera es la inclusión de la Dislexia en el Programa Médico Obligatorio a partir de ello las obras sociales, mutuales y prepagas están obligadas a afrontar los gastos que demande la atención de los chicos que tienen Dislexia”. En tanto el segundo efecto de la Ley es que “obliga al Ministerio de Educación a abordar la enseñanza pedagógica e los chicos que tienen Dislexia con adecuaciones específicas a sus habilidades o potencialidades”.
Por otro lado Pacífico aclaró que “los chicos que tienen Dislexia tiene una inteligencia normal ya que se trata de un problema neurobiológico que trae dificultades en la lectura, en la escritura o en la realización de cálculos. Sí en los niños no se detecta a tiempo la Dislexia y si no son tratados se van quedando rezagados en su educación y muy frustrados ya que no logran avanzar y en algunos casos son sometidos a bullying”.

En un aula de la casa de estudios se dio paso a la conversación entre padres de niños con Dislexia. (LA OPINION)

Punto de partida
Respecto a la importancia de la capacitación a los docentes, el senador señaló que “después de la aprobación de la normativa, éstas son las primeras jornadas de este tipo que se desarrollan en la provincia de Buenos Aires” y agregó que “hay un gran compromiso del Gobierno bonaerense para avanzar en esta Ley que es un punto de partida ya que deben desencadenarse una serie de acciones concretas para incorporar a los chicos con Dislexia a un sistema pedagógico que les dé respuestas”.

Abordaje integral
Por otra parte Silvia Ballesteros, mamá de un niño con Dislexia contó que “si bien venimos hace algunos años desarrollando capacitaciones en la Provincia, ésta es la primera orientada a los docentes que organiza el Ministerio de Educación”. En este marco explicó que “armamos un conversatorio para los padres y la comunidad porque son muchas la inquietudes que se generan en el pensar cómo abordar el hecho de que un niño con Dislexia, si bien tiene una inteligencia muchas veces superior al resto, tiene tanta dificultad en la escuela, por eso para los padres este tipo de jornadas constituyen un aprendizaje a fin de que puedan saber cómo desarrollarse en la cotidianeidad ya que la Dislexia al no tener diagnóstico, se suele tildar a los niños que la padecen como haraganes, tontos, lo que provocan situaciones emocionales difíciles tanto en el niño como en las familias”.

Estar atentos
Si bien los docentes no pueden hacer un diagnóstico de Dislexia, son ellos los que conocen cuáles son las características de la patología por lo tanto “van a poder advertir a los padres a que se acerquen a una psicopedagoga o a pediatras con formación que pueden diagnosticar y pautar un tratamiento específico, generando una adaptación en los establecimientos educativos e instando a las familias a realizar acciones que ayuden a superar, compensar, y a mejorar el rendimiento escolar”.
Por último dio a conocer una estadísticas elaborada por una científica que indica que “el 90 por ciento de las personas que tiene Dislexia no lo sabe”.

Viaggio Espresso